El freno brusco de la actividad pegó durísimo en el trabajo. Hay que ir hasta septiembre de 2014 para encontrar una cantidad más de baja de trabajadores registrados. En el sector privado, el salto atrás llega hasta octubre de 2010. Fuertísimo impacto en comercio, hotelería y restaurantes.

Es la caída más brusca desde que hay estadísticas (2012). La masa total de trabajadores registrados (públicos, privados, de casas particulares, autónomos, monotributistas) cayó un 2,65% en apenas dos meses. Es una barbaridad, son 319.883 personas que perdieron su trabajo registrado de un saque. Esa retracción llega al 3,91% en el caso de los monotributistas y al 3,66% en todo el sector privado registrado. De ese modo, la cantidad de trabajadores registrados totales en abril de 2020 apenas supera a la de septiembre de 2014. Para hacerlo más gráfico…

Esa curva drástica comprende sólo a los trabajadores en blanco. Se puede observar cómo la situación heredada por el actual gobierno era claramente de cuesta abajo. En el sector privado, que explica el 49% del trabajo registrado total, se nota mucho más cómo sobre la crisis que dejó el macrismo –niveles en diciembre de 2019 apenas superiores a los de septiembre de 2011– se superpone el efecto del coronavirus, cuyo impacto retrotrae la cantidad de trabajadores a los niveles de octubre de 2010.

En apenas dos meses 220 mil trabajadores del sector privado perdieron su laburo. Pero el sector privado no es homogéneo. Los segmentos que más empleados poseen son la industria y el comercio (al que sumamos los hoteles y restaurantes, por su similitud en el impacto de la cuarentena). En las gráficas no sólo se puede observar el sablazo que significó la era Macri, que directamente fue una bomba industrial, sino que además también se nota cómo pega ahora la pandemia.

En la industria, el macrismo produjo la pérdida de casi 169 mil puestos de trabajo, una caída del 13,4% en los 48 meses de su gobierno. La pandemia, en apenas dos meses, reventó 15.468 puestos industriales en blanco, una pérdida del 1,4% sobre lo que dejó Macri. El bajón es tan grande que la situación actual no se puede comparar con ningún punto previo del actual registro.

En el caso del comercio, los restaurantes y la hotelería, la pérdida de punta a punta durante el macrismo fue del 2,5% de los puestos que recibió, unas 35.493 personas perdieron su laburo registrado en esos segmentos. En dos meses de pandemia, 73.640 personas perdieron su trabajo en esos sectores, que se contrajo a niveles de septiembre de 2011. Es decir: dos meses de coronavirus equivalen al doble del macrismo para tres sectores que fueron de los más afectados por el parate de la actividad.

Organizado en su mayor parte a partir de pequeñas empresas, incluso familiares, el comercio, la hotelería y los restaurantes necesitan de respuestas específicas muy precisas –acaso innovadoras–, si acaso ya llegó la hora de asumir que la histórica crisis del coronavirus llegó para quedarse por un largo, largo rato.

Los impactos más duros

La cuarentena fue un choque de frente para la construcción. Perdió en dos meses el 14% de sus trabajadores registrados, unas 53 mil personas. En segundo lugar viene la hotelería y los restaurantes (sin el comercio), donde en términos absolutos la merma es menor (44 mil trabajadores menos) pero de forma relativa el impacto es mayor (representan el 15,9% de los trabajadores registrados que había en febrero).

Gastronómicos y Construcción son dos gremios con pobre representación sindical (el impresentable Luis Barrionuevo y el represor Gerardo Martínez. Son además dos sectores con una muy fuerte inserción en sectores populares, también incorporados a empresas pequeñas o muy pequeñas.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí