Qué le dice a 12 mil ricos y a millones de ciudadanos la ley de Aporte Solidario y Extraordinario

Con un breve articulado, la Ley de Aporte Solidario y Extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia explica cuánto se le cobrará a los que más tienen y qué beneficio tendrá para millones de argentinos. Descargá el texto completo.

Con autoría de Carlos Heller, secundado por Máximo Kirchner, la Ley de Aporte Solidario y Extraordinario (descargala acá) será el próximo gran debate en la Cámara de Diputados, donde se verán los cruces más álgidos ya que el oficialismo necesita construir una mayoría que no tiene cerrada del todo. A primera vista, oponerse a la ley suena bastante piantavotos pero, en tiempos de terraplanismo, antivacunas y libertarios, todo es posible.

El FMI contrajo coronavirus y pide gasto público, condonación de deudas y derechos laborales

En primer lugar, la ley deja claro que se trata de un aporte que no se va a repetir. Se trata de un gravamen «con carácter de emergencia y por única vez», «un aporte extraordinario que recaerá sobre los bienes existentes al 31 de diciembre de 2019». Este aporte será hecho por «las personas humanas y sucesiones indivisas residentes en el país, por la totalidad de sus bienes en el país y en el exterior», también alcanza a los residentes en el exterior. El gravamen se aplicará siempre y cuando los bienes valuados sean «igual o superior a $ 200.000.000 (pesos doscientos millones) al 31 de diciembre de 2019». El impuesto alcanza también a «aquellas personas humanas de nacionalidad Argentina cuyo domicilio o residencia se encuentre en países no cooperantes o jurisdicciones de baja o nula tributación».

El gravamen varía según la riqueza. Hay un aporte fijo y luego un contribución porcentual. En un cuadro:

De A Pagan Y una tasa de Sobre el excedente de
200.000.000 300.000.000 4.000.000 2% 2.000.000
300.000.000 400.000.000 6.000.000 2,25% 3.000.000
400.000.000 600.000.000 8.250.000 2,50% 400.000.000
600.000.000 800.000.000 13.250.000 2,75% 600.000.000
800.000.000 1.500.000.000 18.750.000 3% 800.000.000
1.500.000.000 3.000.000.000 39.750.000 3,25% 1.500.000.000
3.000.000.000 y más 88.500.000 3,50% 3.000.000.000

Si los bienes está en el exterior, las tasas se elevan en cada segmento a 3%, 3,375%, 3,75%, 4,125%, 4,50%, 4,875% y 5,25%. Quien posea bienes en el exterior podrá zafar del diferencial de tasas respecto de los bienes situados en el país «en el caso de verificarse la repatriación de los bienes en un plazo de 60 días desde la publicación de la presente ley en el boletín oficial, siempre que dicha repatriación sea igual o superior al 30% de sus tenencias financieras en el exterior». Es decir: si querés pagar menos, traela.

Alertan de que el coronavirus podría hundir en la pobreza a 500 millones de personas

El destino

Este gravamen único tiene un direccionamiento específico pautado: va para las pymes, para los barrios populares, para atender la pandemia, para los jóvenes estudiantes vulnerables y para desarrollar el gas de la empresa pública nacional. Según el texto, los fondos esperados se repartirán del siguiente modo:

Un 20% a la compra y/o elaboración de equipamiento médico, elementos de
protección, medicamentos, vacunas y todo otro insumo crítico para la prevención y
asistencia sanitaria.
Un 20% a subsidios a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas en los términos del
artículo 2° de la Ley N° 24.467 y sus modificatorias y normas complementarias, con el
principal objetivo de sostener el empleo y las remuneraciones de sus trabajadores.
Un 20% destinado al programa integral de becas Progresar, gestionado en el ámbito
del Ministerio de Educación, que permitirá reforzar este programa que acompaña a las y los estudiantes con un incentivo económico y un importante estímulo personal en todos los niveles de formación durante su trayectoria educativa y/o académica.
Un 15% a los habitantes de los barrios populares identificados en el registro Nacional
de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (RENABAP) para fortalecer dicho
proceso, enfocado en la mejora de la salud y de las condiciones habitacionales de sus
habitantes.
Un 25% a programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural,
actividad que resulta de interés público nacional, a través de Integración Energética
Argentina S.A. la cual viabilizará dichos proyectos proponiendo y acordando con YPF S.A.
en forma exclusiva, las distintas modalidades de ejecución de los proyectos. Queda
establecido que Integración Energética Argentina S.A. deberá reinvertir las utilidades
provenientes de los mencionados proyectos, en nuevos proyectos de gas natural durante un plazo no inferior a diez años a contar desde el inicio de vigencia del presente régimen.

Los fundamentos

Durante varias carillas, el proyecto de ley ofrece fundamentos para el gravamen único. Una lacónica enumeración pinta qué hizo con el país el macrismo: «Entre 2015 y 2019, los ingresos tributarios de la Nación disminuyeron 2,1 puntos porcentuales (p.p.) del PIB, en parte como consecuencia de la decisión deliberada de reducir los gravámenes sobre sectores de elevada capacidad contributiva. Por su parte, el gasto primario retrocedió 5,4 p.p. entre 2015 y 2019, con un fuerte ajuste de partidas que son críticas para la salud de la economía y el bienestar de las familias. Los intereses de la deuda, en tanto, aumentaron 2 p.p. del PIB». Menos recaudación, muchísimo menos gasto y arriba de eso un yunque en la nuca con el crecimiento del peso de los intereses de deuda.

Efectos de la pandemia: hasta el Financial Times te corre por izquierda

El texto también hace una lista y reseña de todos los organismos y referencias mundiales que están en la misma sintonía en el marco de la pandemia, como el FMI, la CEPAL, el Banco Mundial, la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional, integrada entre otros por Joseph Stiglitz, Thomas Piketty y José Antonio Ocampo, el periódico Financial Times y Oxfam.

Como el aporte se justifica, en parte, por la pandemia, el proyecto de ley explica cuál fue el esfuerzo del Estado para enfrentar el coronavirus: «El esfuerzo fiscal ha sido importante y tiene su correlato en el incremento del déficit primario. Entre marzo y junio, el gasto primario aumentó 83,3% en términos interanuales, mostrando una aceleración fuerte con relación al primer bimestre. Mientras tanto, los ingresos totales sólo crecieron el 19,3%. No obstante, dado que no hay señales claras sobre el momento y la forma salida de la actual pandemia, es de prever una mayor necesidad de recursos por parte del Estado».

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí