Dos poemas recuperados de Fernando Callero

Foto: Juan Curto

I

Al poeta se le quemó la lengua

ahora es un monstruo

quizás pienses que es un histérico

pero mirale las manos

él te ofrecía panes

ahora puñados de vidrios rotos

la niña se cansó de los zapatitos

y tiró las mediecitas blancas a la basura

ahora te da patadas en el culo

encierren a la niña

a los que te rajaron el sol

búscalos y escúpelos

estás en tu deber

no ves que la luna

ahora es una guillotina

atrévete a pasar una noche

fuera de tu casa.

 

II

Ya sabes

somos apenas

dos estrellas noqueadas

fuimos esta tarde y ahora

lo que queda de ayer

y entre silencios una carta

que quizás nunca se escriba

somos de los charcos

creo que las piedras

la visita inoportuna

en la casa de las huellas perdidas

que intentamos remarcar

con manos flacas

una aurora se duerme vieja

entre rayos de luna

acunándonos en plazas huecas

llorando a veces

ya casi no

vos saliendo de la casa

yo esperándote a tiempo

para alcanzar el cuerpecito muerto

que se nos cae de la boca

o de los ojos

y guardarlo en el morral

desflecado de velorios eternos

ya no crecemos

o crecemos como moscas

husmeando el cadáver.

Estos poemas de Fernando Callero fueron publicados a comienzos de los 90 cuando estudiaba Letras en la Facultad de Formación Docente de la UNL. Aparecen sin título en el sexto número de la revista Orto/Doxa, dirigida por Juan Vergara. El rescate de esta edición fue de César Mazza.

El hermoso Fer

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí