Vecinos y vecinas de San José de Rincón se manifestaron este martes frente a la Municipalidad de la ciudad costera para reclamar mayor acción del Estado ante los incendios intencionales de las islas.

La Asamblea de Vecines de Rincón se manifestó este martes 27 para reclamar que «el estado municipal se responsabilice en la problemática de la quema de nuestras islas».

Según manifestaron desde ese espacio autoconvocado, desde principio de agosto «los incendios ya devastaron más de 3.000 hectáreas del monte nativo en nuestra ciudad, exterminando gran parte de la fauna y flora del litoral. El fuego avanza diariamente sobre la diversidad de especies nativas, dejando un mar de cenizas que atenta contra el ecosistema de nuestro humedal, y degrada la calidad del aire, del agua y de la tierra». Ante esto señalan, una vez más, que «el Estado sigue ausente».

A continuación, el comunicado elaborado por la Asamblea de Vecinx de Rincón por los humedales:

«Desde principios de agosto, las quemas en la zona de San José del Rincón no han cesado. Los incendios han devastado más de 3000 hectáreas de monte nativo, exterminando gran parte de la fauna y flora de nuestro litoral. El crecimiento de los incendios avanza diariamente sobre la diversidad de especies nativas, dejando un mar de cenizas que atenta contra el ecosistema de nuestro humedal, degradando la calidad del aire, del agua y de la tierra. Estos incendios intencionales, más la sequía sostenida en el tiempo, la bajante histórica de toda la cuenca del Plata y el contexto de pandemia, configuran un escenario grave y amenazante, en una escala inusitada para todo el ecosistema costero y la salud de la población.

Este panorama poco alentador exige sinergias entre la sociedad civil, las organizaciones, las instituciones y los organismos estatales. Demanda, también, un compromiso ineludible para frenar, con todos los medios posibles, el avance de este ecocidio y sus ramificaciones. En este sentido, desde la Asamblea de Vecinxs por los humedales, venimos realizando las acciones que tenemos a nuestro alcance: conformamos la brigada Chaná-Timbues que sale a sofocar los incendios todos los días, estudiamos el comportamiento de las especies vegetales y animales de nuestras islas, elaboramos un informe para determinar la severidad del daño ocasionado, realizamos una encuesta ciudadana para relevar el conocimiento de la población sobre el uso que se hace de las islas y analizamos las legislaciones que amparan nuestros derechos ambientales.

Además, desde el primer día de conformación de la asamblea, realizamos un sinnúmero de pedidos y solicitudes al Municipio, para poder trabajar coordinadamente sobre el control y la prevención de los incendios:

-Pedimos audiencia con el intendente Silvio González.

-Solicitamos un aval para construir un puesto de monitoreo ciudadano en las islas.

-Requerimos, junto a vecinales de la ciudad, información catastral de la zona de islas, para empezar a comprender su complejidad jurisdiccional.

-Exigimos, también mediante notas presentadas, el cumplimiento de las responsabilidades del estado municipal en las leyes y ordenanzas vigentes, en lo que respecta a la prohibición y manejo del fuego y al cuidado del monte nativo.

Sin embargo, ninguna de estas solicitudes formales ha sido contestadas hasta el momento, habiendo transcurrido, ya, los plazos pertinentes para una respuesta adecuada. La constante en todo este tiempo, por parte de los funcionarios municipales, ha sido la negativa al diálogo, acompañada por la falta de acciones concretas y auspiciantes para prevenir las quemas y cumplir las normativas vigentes. Algo que, lamentablemente, vemos replicarse en todas las jurisdicciones del Estado frente a esta situación, tanto municipal, como provincial y nacional.

Están pasando por arriba de la Ley Nacional de Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de los Bosques Nativos, la Ley Nacional de Manejo del Fuego, la Ley Provincial de Preservación, Conservación, Defensa y Mantenimiento de los Humedales, la Ley Provincial de Defensa de los Intereses Difusos, las pautas establecidas en el Sistema Provincial de Áreas Naturales Protegidas y la Ordenanza Municipal 031, que regula el pastoreo en las islas. Asimismo, el Municipio ha dilatado los tiempos para la conformación de Junta de Protección Civil, establecida en la Declaración de Emergencia Ambiental, que promulgó el Concejo Deliberante de Rincón en el mes de agosto.

Es por eso que lxs vecinxs de San José del Rincón nos concentramos en la Municipalidad, este martes 20 de octubre, para hacer oír nuestra voz y exigir a las autoridades:
En primer lugar, que se pongan a trabajar con la seriedad y responsabilidad que el caso amerita, ya que la falta de previsión y respuestas nos están conduciendo a asegurar que: o son inoperantes para los cargos que ocupan o representan los intereses de quienes mandan a quemar el territorio.

Exigimos, también, que se respondan las solicitudes de información pública que hicimos, como los datos sobre quiénes figuran como propietarios de esos terrenos y el pedido de aval para instalar un puesto de monitoreo ciudadano, ya que ambas solicitudes (amparadas en nuestros derechos) buscan construir otra manera de relacionarnos con nuestro entorno y exige comprender su complejidad.

Demandamos, además, que la Junta de Protección Civil sea convocada con celeridad para tener, al menos, un canal de coordinación de acciones efectivas y duraderas que prioricen en los aspectos que atañen a la salud y el medioambiente.

Advertimos, por último, que, si no modifican la actitud sorda y altanera hacia la ciudadanía, seguiremos reclamando por todos los medios posibles el cumplimiento de nuestros derechos y de sus deberes.

En Rincón… ¡lo único que florece es la lucha por la protección de nuestros humedales!»

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí