Leandro González: “Estamos convencidos de que el Concejo debe reflejar la voz de los santafesinos”

Foto: Gabriela Carvalho

El presidente del Concejo Municipal de Santa Fe remarca en esta extensa entrevista la participación ciudadana en los ámbitos institucionales a pesar de las dificultades de la pandemia. Señala que con el intendente Emilio Jatón “la gran mayoría de decisiones relevantes se tomaron colectivamente” y le reclama a Omar Perotti “más obra pública y más financiamiento” para la cuidad de Santa Fe. También opina, de cara a las elecciones de 2021, que “para pensar en un frente más amplio tiene que haber coincidencia sobre determinadas cuestiones”.

—¿Qué balance hacés del primer año de gestión en la Presidencia del Concejo?

—Fue un año complejo, como creo que fueron todas las órbitas del Estado en distintos organismos. Como fue también la vida de las distintas instituciones, de las propias familias. A eso no escapa el Concejo y de la complejidad del Covid-19 y cómo estuvimos que ir un poco reacomodando en el marco de la pandemia. En eso sigue estando la predisposición de todos los bloques del Concejo que de alguna forma confían en la gestión que desde Presidencia podemos tener, respecto a la incorporación de nuevas tecnologías, de ir adaptándonos a nuevos formatos de trabajo. Tanto como para sesionar como para también el trabajo de las comisiones, las reuniones que tuvimos con distintos sectores de la vida social, de la vida institucional de la ciudad, en el marco del Covid-19. Así por lo menos lo arrancamos y fuimos un poco acomodando el cuerpo a lo largo del año. En el segundo semestre hubo otra dinámica, hubo actividades presenciales y demás. Y también se fue nutriendo y abriendo la agenda, desde un primer momento que era todo Covid, allá por abril y mayo; a un segundo semestre que se empiezan a tocar otros temas. Creo que tuvo algunos puntos altos con lo que fue la propuesta del Ejecutivo Municipal respecto a lo que tiene que ver con la ayuda y el acompañamiento de los distintos sectores deportivos, culturales y productivos de la ciudad. Y también iniciativas que surgen desde los distintos bloques y que se pudieron trabajar. Algunas vinculadas con el hábitat, otros vinculados con el cannabis terapéutico medicinal, propuestas vinculadas a las cuestiones de género y la posibilidad de derechos concretos, desde lo que se puede hacer desde un Estado local. Después creo que cada concejal tiene su propia agenda y mi rol es tratar de ir articulando, por un lado, los planteos de políticas públicas del Ejecutivo que tienen su consonancia en el Concejo y, por otro lado, las iniciativas de concejales y concejalas tratar de que también puedan ser vehiculizadas en el marco del Concejo.

—Hace un año, cuando fue el recambio, había una hoja de ruta pensada para el 2020 y luego viene la pandemia. De aquella idea inicial, ¿qué es lo que se pudo concretar y qué cosas quedaron en el tintero?

—Nosotros allá por finales de febrero, 15 días antes de la pandemia, presentamos la propuesta del Concejo Abierto Participativo Transparente, que esa era nuestra hoja de ruta, donde había mucha presencialidad. El trabajo codo a codo con instituciones, con escuelas (tanto primarias, secundarias, como institutos terciarios), la pata participativa del Concejo, donde estamos convencidos que debe reflejar la voz de los santafesinos, no solamente como un slogan, sino con hechos concretos. En ese sentido, teníamos un plan de acción para esa vinculación, donde no era una propuesta de la Presidencia, sino integrada con concejales y concejalas. Todo eso con el Covid obviamente tuvo dificultades. La reestructuramos. Hay cuestiones que sí pudimos plasmarlas claramente, como por ejemplo todo lo que tiene que ver con sistema de información legislativo, con una nueva herramienta que está más enfocada en que un vecino pueda acceder a información legislativa del Concejo, como también hay utilidad para los equipos de trabajos de concejales, también pusimos canales de comunicación a través de WhatsApp; avanzamos en lo que tiene que ver con gobierno abierto y la publicación de licitaciones, de concurso de precios, la posibilidad de que también haya un registro de proveedores, que era una deuda pendiente que tenía el Concejo. Avanzamos también en la bancarización absoluta de cualquier persona o institución que esté vinculada al Concejo. Eso da más transparencia. Después el Concejo, como cualquier órgano, pueda ser controlado. También hicimos un ciclo de conferencias, no pensando en la post-pandemia sino en la con-pandemia, con profesionales de distintas áreas. Estuvimos también trabajando en lo que tiene que ver con ciberseguridad, porque entendemos que también las nuevas tecnologías dan posibilidades, pero también ofrecen riesgos. Sobre todo, con la vinculación que se da a través de las edades más pequeñas y el acceso a las nuevas tecnologías. Entonces, pensamos en cómo generar información que llegue a distintos públicos.

Foto: Gabriela Carvalho

—¿Cuáles son las principales estrategias para incentivar la participación ciudadana en el marco de las instituciones municipales?

—Si vuelven las clases, nosotros tenemos un esquema de trabajo en un programa que denominamos “El Concejo en la Escuela”, que tiene ejes de una fuerte participación de los cuartos años de cada colegio. Por ahí, en su momento, con la presidencia de Leonardo Simoniello hemos planteado hacerlo con los quintos años, pero después fuimos reestructurando porque los chicos están con la cabeza saliendo, viendo qué van a hacer en la universidad o buscando una salida laboral. Lo que pretendemos hacer es generar un proceso de capacitación anual, en esa capacitación anual, se tocan temas como el medioambiente, el espacio público, la producción, el empleo, también instancias de capacitación en cuestiones de seguridad vial y en técnica legislativa para que los jóvenes al momento de finalizar el proceso de capacitación estén con la posibilidad de generar proyectos y venir a discutir al recinto sobre propuestas concretas, previo al trabajo en comisiones. Eso por parte de lo que denominamos Concejo Joven.

También vamos a tratar de plantear en 2021, si no lo permiten las condiciones de la pandemia, un trabajo con las instituciones de la cultura. Una forma de tratar de laburar con artistas urbanos de la ciudad y su integración con los distintos clubes o asociaciones intermedias de la ciudad. La ciudad está dividida en distritos, sabemos que hay distintas realidades. Pero también hay mucha gente que entendemos que puede ser factible formar parte de capacitaciones, brindándonos herramientas de acceso a la cultura, acceso a la lectura, acceso a la escritura. Eso también es parte de un proyecto que seguramente vamos a estar laburando para el año que viene.

—¿Cuál fue la ordenanza más importante que se aprobó este año?

—Creo que hay varias. De las más importantes, la propuesta del Ejecutivo, que tuvo modificaciones aquí en el Concejo, que es la propuesta de estar mano a mano con las instituciones acompañándolas en este proceso tan difícil porque si repasamos a nivel provincial, incluso a nivel nacional, no vemos que un municipio haya generado estas herramientas que tienen un impacto económico importante. Se colaboró también con el transporte público, clubes, centros culturales y jardines maternales privados. Y por otro lado con una política tributaria con los sectores que estaban cerrados. También lo de cannabis terapéutico creo que significó un punto alto, con Guillermo Jerez (Barrio 88) que fue el autor de la iniciativa, me acuerdo allá por junio, vino con la propuesta donde pudimos coordinar una agenda participativa, sabiendo que era un tema complejo, que podía tener distintas miradas, lo primero era escuchar. Escuchar a las madres de pacientes, estuvimos con profesionales, también con una fiscal (María Victoria Baca Paunero) que incentivaba el uso y que había sido parte de otros procesos. Todo un proceso participativo que llevó a terminar de configurar una ordenanza donde hubo situaciones, no digo de tensión, pero Guillermo tuvo la templanza para poder escuchar distintas voces. Entonces se pudo armar una ordenanza que salió con unanimidad. Fuimos la primera ciudad media grande de país que tuvo una ordenanza de estas características. Hasta ahora eran reglamentaciones que estaban en pueblos pequeños. También hubo puntos altos en proyectos que se trataron vinculados al género y los derechos de las mujeres. Por otro lado, también hubo cuestiones de hábitat, concretamente, con la posibilidad de enlazar el Procrear con las capacidades que pueda tener la ciudad.

Foto: Gabriela Carvalho

—¿Cuáles son los desafíos o los principales temas del 2021?

—Obviamente que preocupa mucho la brecha de desigualdad, la pobreza. Que tengamos indicadores que superan la media, en el conglomerado Santa Fe, tenemos indicadores de más allá del 50% de pobreza e indigencia, es un cachetazo para cualquier dirigente político, y si no lo vemos no estaríamos ni entendiendo la realidad ni en sintonía con lo que realmente está pasando. El tema de seguridad también, es un tema en el que estamos peor que hace tiempo atrás y esto fuera de las disputas que por ahí se están viendo en algunos planos, preocupa la escasa presencia de las fuerzas de seguridad en territorio. Tenemos que ver cómo el Estado local acompaña esos procesos, si bien tiene una fuerza que tiene una determinada característica como la GSI pero creo que la potestad, las fuerzas provinciales, creo que tienen que mejorarse. Y también la mayor presencia de fuerzas nacionales. Sabemos que el narcotráfico es uno de los principales inconvenientes, después terminan extorsionando en disputas territoriales. Creo que la cuestión de la seguridad, sin dejar de entender las causas que también es importante, esta cuestión que hablábamos de la brecha de desigualdad y demás, termina siendo un caldo de cultivo para determinadas situaciones delictivas.

También queremos trabajar la posibilidad de regenerar la relación con el sector productivo, pensando en la con-pandemia. No está mal la discusión de salud y economía, pero creo que de eso ya salimos. En la convivencia con la pandemia, ver cómo generar herramientas para que lo productivo genere empleo. Es la forma que me parece que tenemos que pensarlo como tema central.

—¿Cuál es tu mirada del primer año de gestión de Emilio Jatón, Omar Perotti y Alberto Fernández?

—Con Emilio Jatón venimos trabajando en un proyecto desde hace tiempo. A mí me tocó ser candidato a concejal con él en 2017. Nos conocíamos previamente, estudiamos Comunicación en UNL allá por 2005. En el plano político, las cosas que se fueron plasmando en relación a la política pública, la gran mayoría de decisiones relevantes se tomaron colectivamente. Así que obviamente nosotros vamos a seguir siendo parte de ese proceso, vemos que es un proceso que tiene que seguir afianzándose. Nosotros somos parte de ese proyecto del Frente Progresista. Que obviamente tiene otros actores, tanto del radicalismo, como de los senadores y diputados. También a nivel legislativo con Miguel Lifschitz, con Pablo Javkin en Rosario. En mi caso puntual formo parte de un espacio que es Radicales Libres, que tiene también referencias como Fabián Palo Oliver, María Eugenia Schmuck, Lisandro Enrico, Leonardo Diana. Lo más cercano y nuestra pertenencia, por un lado, con el proyecto de ciudad con Emilio Jatón y también mi pertenencia puntual al radicalismo.

Por otro lado, creo que el gobierno provincial actuó, tratando de ser lo más objetivo posible, pero que tiene dificultades, que también le toca una situación difícil que es el de la pandemia. No podemos poner un termómetro acá y otro allá. Pero por lo menos, para con la ciudad de Santa Fe, esperamos más obra pública, más financiamiento para poder atacar la desigualdad. Más allá de tener los proyectos, necesitamos el financiamiento… Y la ciudad de Santa Fe ha tenido durante largo tiempo un buen financiamiento, con lo que fue el Acuerdo Capital en su momento. Así que aspiramos a que el gobierno provincial pose más fuertemente la mirada sobre la capital.

En el plano nacional, yo por lo menos, creo que el gobierno nacional no cambia tanto ciertas matrices, que vienen ya de distintos gobiernos, respecto a la falta del federalismo. Más allá de la discusión ideológica, porque no es lo mismo este gobierno que el anterior, pero si vamos a discusiones concretas como por ejemplo la cantidad del presupuesto (nacional) que hay por habitante, si vamos a la distribución de recursos con respecto al transporte público, si por ejemplo en esta discusión que hubo respecto a la coparticipación en Capital, vemos que ninguno de esos recursos viene a Santa Fe, y es para palear alguna situación de provincia de Buenos Aires, nos encontramos en una situación que algunas cuestiones pasan por el discurso y otras por acciones concretas que no terminan materializando lo que supuestamente iba a ser más federalismo. Pero también sabemos que hay inversiones en Santa Fe (por parte de Nación), y que entendemos que en el futuro va a haber a través de Argentina Hace, cosa que reconocemos y destacamos. Pero nos parece que hay una matriz de concentración en el AMBA y en Capital Federal, que no se termina de modificar, desde los viejos acuerdos de coparticipación desde la década del 90, que no ha habido un cambio de matriz en la distribución de recursos en Argentina.

Foto: Gabriela Carvalho

—Sobre el manejo de la pandemia hablaste mucho del municipio, pero tanto a nivel provincial como nivel nacional, ¿qué evaluación hacés?

—Yo creo que comenzamos bien, pero en un momento nos parecía que se estaba viendo un país en el AMBA y al otro país del que no se hablaba. Creo que las primeras decisiones estuvieron bien y así lo manifestamos cuando entendíamos que se estaban haciendo las cosas bien, tratando de fortalecer el sistema sanitario. Después nos parece que en un momento se dejó de hablar del interior. El interior ya no estaba más en la agenda. Inclusive creo que coincide cuando se saca del eje es cuando bajaba el agua en el Capital y en el AMBA. Y el problema venía más para el interior. Ahí se empezaban a habilitar más actividades, empezó toda una lógica distinta. Creo que hay una matriz de concentración en la Capital y el AMBA, que también se vio en la pandemia.

—En las elecciones de 2021 se renueva la mitad del Concejo. ¿Cuál es la estrategia desde el Frente Progresista?

—Nosotros estamos laburando muy palmo a palmo con Emilio (Jatón), que conformamos un esquema del Frente Progresista en la ciudad, con distintos actores que formamos parte. Nos sentimos cómodos. También hay nuevos liderazgos, tanto en la ciudad como en la provincia, que hay que trabajar y potenciar. Nos imaginamos obviamente siendo parte del esquema con Emilio y con el equipo y seguir laburando como lo venimos haciendo hasta ahora. Obviamente que las elecciones de medio período muchas veces terminan siendo un termómetro para cualquier gestión. Pero bueno, hoy parece apresurado ir más a fondo con las estrategias electorales con la pandemia. Hay una realidad económica y social pre existente a la pandemia, lo que nos lleva a tratar de enfocarnos, casi diría absolutamente en cómo buscar salida a los problemas que tenemos.

—A nivel ciudad lo que se pone en juego es una suerte plebiscito o una opinión de la ciudadanía acerca de la gestión del intendente.

—Generalmente es así. Obviamente hay una mirada de la sociedad sobre cómo van las gestiones del gobierno. Pero estamos confiados que después de un primer año muy difícil, con Jatón tuvo que comenzar una gestión el 12 de diciembre con una deuda muy importante, más de 1800 millones de pesos. Con dificultades con más de 800 millones de deuda de basura, con deuda con muchísimos proveedores. ¿Quiénes son los proveedores? Vecinos de Santa Fe. Uno que tiene la pyme o un pequeño comercio. Los distintos actores que también vieron cómo se formó una rueda. Y eso tuvo que afrontarlo el municipio y sabemos que, con un trabajo muy ordenado, se está bajando el nivel de endeudamiento. Y eso también posibilita atacar las demandas de vecinos y vecinas. Y en ese marco es también cómo se configuró el presupuesto 2021, que seguramente vamos a estar tratando en los próximos días.

Foto: Gabriela Carvalho

—¿Cuál es tu mirada sobre lo que plantean algunos dirigentes del Frente Progresista sobre la posibilidad de que regresen los radicales que se fueron a Cambiemos?

—El punto de partida es el Frente Progresista. Es el que nos ha dado posibilidad de gestión, el que ha permitido que gobernemos la provincia durante 12 años. Tenemos un programa de gobierno, con distintos sectores, con los partidos que lo conforman. Obviamente que, para pensar en un esquema de un frente más amplio, tiene que haber un nivel de coincidencia básica sobre determinadas cuestiones. Y no se puede ser oficialismo en un lugar y oposición en otro. Hay sectores sobre los que seguramente en 2021 o 2023 puede haber alguna confluencia, más a 2023 diría, pero en el marco de un programa y de una idea común. Y después quiénes se planten desde otro lugar, nosotros acá tenemos claramente corrientes opositoras, que forman parte de Juntos por el Cambio, y sectores que también son opositores pero que no son obstaculizadores de las políticas públicas permanentes. Entonces no todo es lo mismo. Y a nivel provincial pasa lo mismo. Creo que son procesos lentos y hay que saber que hay cuestiones de programas, de concepción respecto a lo que es el Estado y a cuál es el rol del Estado, que son las que te van marcando también hasta dónde, un frente como es el Frente Progresista, se puede ampliar.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí