La OMS, Unicef y FAO piden por la sanción de Ley de Promoción de la Alimentación Saludable

El proyecto que establece que los envases deben advertir sobre los excesos de azúcares, sodio y grasas saturadas de cada producto, ya tiene media sanción del Senado. «El rotulado nutricional frontal es una de las políticas recomendadas para la prevención del sobrepeso y obesidad en niños, niñas y adolescentes», señalan los organismos internacionales. Hoy se reúne el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que trata la normativa. 

La Organización Panamerica de la Salud -que integra la OMS-, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura -FAO según sus siglas en inglés- y UNICEF, emitieron este lunes un comunicado que ya había sido difundido en diciembre instando a la Cámara de Diputados de la Nación a que de sanción definitiva a la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable, conocida también como de Ley de Etiquetado.

La publicación se da en el marco de una nueva reunión informativa que llevará adelante este martes 6, desde las 13, el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que trata el proyecto. Entre los expositores de esta reunión -para argumentar en contra de la ley- estará Alejando Díaz, representante de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (¿lobby? ¿dónde?).

La normativa, que obtuvo la medio sanción del Senado a finales de octubre del año pasado, obliga a la industria de la alimentación a incluir en los envases de sus productos un etiquetado frontal con octógonos negros que advierta sobre los excesos de azúcares, sodio, grasas saturadas y totales y cantidad de calorías. Desde hace seis meses una ley de similares características está vigente en México y su efectividad es tal que ya empujó a más de la mitad de las grandes empresas a trabajar en una reformulación profunda de sus productos.

La postura conjunta de OPS/OMS, UNICEF y FAO, señala que: «La Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establece como meta poner fin a todas las
formas de malnutrición y reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles, presentando un enorme desafío para todos los países. Esto requiere enfrentar el problema con políticas regulatorias integradas y fortaleciendo las acciones intersectoriales».

En el documento publicado este lune, se aportan datos sobre la situación local. Allí se indica que «la obesidad, la presión arterial alta y la glucosa sanguínea elevada son los principales factores de riesgo derivados de la mala alimentación, responsables del 39% de todas las muertes en el país (es decir, casi 140 mil muertes anuales)».

En el mismo sentido, señalan que las enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas con la alimentación inadecuada contribuyen a gran parte de la carga de morbilidad en Argentina. «El sobrepeso y la obesidad afectan al 13,6% de los niños y niñas con menos de 5 años, a más del 40% de los niños y niñas de entre 5 y 17 años, y al 70% de la población con 18 años o más. En la población adulta, el 34,6% presenta hipertensión arterial, 28,9% colesterol alto y 12,7% glucemia alta o diabetes«.

Las organizaciones señalan que estas enfermedades golpean con mayor fuerza a los sectores socioeconómicos más bajos y que, en este contexto de pandemia de Covid 19, aumentan el riesgo de padecer complicaciones y morir como consecuencia del coronavirus.

Para no comer azúcar hasta en la sopa

Respecto de la necesidad de este tipo de leyes indican que, para mejorar la alimentación y detener el crecimiento del problema se requiere la reducción de la ingesta excesiva de azúcares libres, sodio, grasas totales y grasas saturadas «que están presentes en los productos alimentarios y bebidas, y que no son identificados por las personas en el momento de adquirirlos para sí y para sus hijos. Esto último debido a que no cuentan con un sistema claro de advertencias en el frente de los envases a diferencia de cómo han avanzado otros países de la región».

«El rotulado nutricional frontal es una de las políticas recomendadas por la OPS/OMS, UNICEF y FAO para la prevención del sobrepeso y obesidad en niños, niñas y adolescentes», continúa el documento. «Varios estudios realizados a nivel internacional han mostrado que la implementación del rotulado frontal es costo-efectivo, es decir, los ahorros al Estado derivados de su efecto positivo en la salud son mayores que los gastos en los que se incurren al implementarlo».

Según informan los organismos, se estima que México, dentro 5 años, ahorrará aproximadamente US$1,8 mil millones de dólares en costos relacionados con la obesidad. Dicho país utiliza un sistema de etiquetado frontal con el perfil de nutrientes de la OPS18 similar a lo que se propone en la ley en Argentina y que ha sido premiado por las Naciones Unidas.

El proyecto contempla además que los productos con sello no podrán ser vendidos en escuelas ni ser publicitados mediante premios, sorteos, personajes de ficción o personas famosas, como una forma de protección de la población infantil.

«De convertirse en ley, tal como fue aprobado por el Senado de la Nación, Argentina daría un paso sustantivo y ejemplar en la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes, en la mejora de la alimentación y en la salud pública, previniendo enfermedades, discapacidad y muertes. Sin dudas, Argentina será además un verdadero ejemplo y modelo a seguir para el resto de los países del Mercosur, la región y el mundo», finaliza el documento.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí