Ñoquis

La calle, por José Luis Pagés Una vez entramos a una pensión por una canilla rota. Yo cargaba con una caja de herramientas que pesaba 10...

La colmena

La calle, por José Luis Pagés Mucho había sufrido en la vida a causa de sus reiterados fracasos, así que ahora, cuando se demostraba a si...

La sonámbula

La calle, por José Luis Pagés Las voces eran apenas perceptibles, tanto que a veces sólo escuchaba un murmullo insustancial y entonces aguardaba en silencio un...

Alaridos

La calle, por José Luis Pagés Apagón. El portero de la torre busca una linterna y se larga escaleras abajo. Alguien grita como un caballo, allá...

Ángeles caídos

La calle, por José Luis Pagés “Nuestros anunciantes piden esto”, dice el director. El editorialista repasa el manuscrito. La hoja tiembla en sus manos, ligeramente. El director...

Tiempo perro

La calle, por José Luis Pagés El mal tiempo llegó para quedarse, dice la radio. Apenas despierta se asoma al patio y la voluntad flaquea. La...

Última mirada

La calle, por José Luis Pagés “Para el Coronel es un crimen más”, dice  el ayudante. Él agita el tanque de revelado. Chapaleó en el barro...

Miedo a la oscuridad

Al fin puedo dormir tranquilo. Gracias a la tradición positivista americana que ni ante el fantasma de Carterville retrocede entendí que las sirenas no...

El acecho

La calle, por José Luis Pagés Llueve y es noche cerrada cuando llaman a la puerta. R. aparta el libro, abandona el sillón y abre la...

Otra orilla

La calle, por José Luis Pagés “Por virgen que sea un comarca los hombres llegarán a convertirla en teatro de la guerra”, decía Bierce. En octubre...