Cristian Aldana condenado a 22 años por violador

Tras el juicio en el que declararon más de cien testigos se conoció la sentencia. El ex cantante de El Otro Yo está detenido desde 2016 y nunca se mostró arrepentido.

Orgías con menores, violencia psicológica y demás acusaciones hechas por 10 mujeres ayudaron a poner en su lugar a Aldana, de 48 años, que abusó de todas cuando eran menores de edad, entre 1999 y 2010. En su momento, las denunciantes tenían entre 13 y 16 años cuando sufrieron distintas situaciones que detallaron en una entrevista hecha por La Matria.

Aún después de todos los testimonios ofrecidos durante lo que duró el juicio, Aldana no solo no reconoció ninguna de las situaciones de violación que se narraron, sino que, además, mostró siempre una actitud desafiante y prepotente: si hasta se apareció en una de las manifestaciones que lo denunciaban, guitarra en mano y vestido de monja. Durante el proceso, el cantante negó las violaciones aludiendo relaciones «de amor».

Tras conocer la sentencia, A. Luján, una de las denunciantes, dijo: «Los violadores y femicidas tendrían que estar en cana de por vida. Pero este caso sienta un precedente para abusos sexuales en la infancia y violencia de género. Más allá de lo personal, que no se va a reparar, ayuda para que otras personas puedan hablar sin vergüenza y sin culpa. El caso expone el machismo, pero sienta un precedente en el ámbito del rock y resquebraja el lugar del ídolo. Tenemos que romper estos silencios obligatorios. No queremos más a estos machos impunes».

Felicitas se abraza a sus amigas tras la sentencia (Nicolas Stulberg)
Felicitas celebra la noticia de la sentencia. Foto: Nicolas Stulberg.

«Tuve la sensación de esa nena que lloraba de emoción y la grande de 31 que abraza a esa nena, que no tenía la culpa de todo lo que le pasó», dijo Felicitas, otra de las víctimas, emocionada ante la resolución del caso.

Una larga lista

Aunque este caso funcionó como una suerte de detonador para que más chicas se animen a exponer a otros abusadores y violadores de la escena, todavía falta que estos asuman las consecuencias: José Miguel del Pópolo (La Ola que Quería Ser Chau), Santiago Aysine (Salta la Banca), Martín Marroco (Sueño de Pescado), Joaquín Levinton (Turf), Guillermo Ruiz Díaz (Él mató a un policía motorizado), Maxi Prietto (Los Espíritus) y hasta bandas completas como Cielo Razzo. En la mayoría de los casos, cuando se los manda al frente, sus propias palabras se transforman en su primera sentencia. Por ejemplo, Juanse (Ratones Paranoicos), dijo esto al ser imputado: «¡Obvio que fue una cama! No fue en Mónaco, fue en Jujuy, ¿entendés? La mina más alta es como esta parrilla… Esta parrilla es más linda, y no hablo de belleza, sino del estado en el que estaban todos… Con la mujer que tengo, no voy a ir a Jujuy a encerrarme con un mamarracho…».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here