¿La luz azul es peligrosa para nuestra salud?

La lucecita led de la tele, del módem o del mismo celular puede influir negativamente en nuestro peso, sueño e incluso en nuestra vista.

Este destello azul, incluido muy comúnmente en dispositivos digitales, que tiene una longitud de onda entre los 380 y los 475 nanómetros puede producir, cuando nos exponemos en exceso, daños a nuestro organismo. Algunos de estos efectos están confirmados, mientras que otros tantos siguen en discusión.

Según un grupo de estudio de la Northwestern University yankee, 15 minutos de exposición abren el apetito, por lo menos durante las dos horas subsiguientes. De noche, esta onda electromagnética puede llegar a alterar el reloj interno y con ello el metabolismo. En tanto, el contacto con la luz durante el ocaso aumenta los niveles de glucosa, lo que se traduce en un incremento de la grasa corporal. Otras de las consecuencias probadas tienen que ver con el insomnio: parece que tener contacto con la lucecita favorece el desvelo en muchas personas, ya que mengua los niveles de la melatonina (la hormona que regula el sueño) en un 22 %.

Hablando de las consecuencias que todavía falta estudiar, se dice que las células fotorreceptoras de la retina podrían sufrir algún tipo de daño relacionado con la formación de sustancias tóxicas por parte de ese simpático puntito que parece leve pero termina iluminándolo todo cuando todo lo demás está apagado. Por último, el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) asocia el abuso de esta luz azul a distintos tipos de cáncer: al parecer, convivir durante la noche con ella atrae un mayor riesgo de padecer cáncer de mama y de próstata.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here