Una murga Ilegal

La histórica murga uruguaya Falta y Resto llega una vez más a la ciudad de Santa Fe. La cita es el próximo domingo 7 de julio, a las 21.00, en el Teatro Municipal 1 de Mayo.

El nuevo espectáculo, la revolución feminista, la reconstrucción de la murga, la Argentina de Macri y el “vencimiento” de Raúl Castro en una entrevista con el tipo que piensa “molestar” hasta el año 2544.

-¿Qué es Ilegal?

-Es el último espectáculo de Falta y Resto, que cuenta la historia de una banda de músicos y músicas que andan buscando el último tablado, porque han desaparecido todos los tablados. Cuando lo encuentran se sorprenden porque hay gente, y comandados por un poeta y su amiga empiezan a desglosar sus cantos hasta tratar que esa gente logre salvar ese último tablado.

-¿La Falta y Resto de estos últimos años es la de la revolución de los hijos e hijas?

-Durante muchos años Falta y Resto fue una propuesta colectiva y también familiar. Mis hijos están en la murga desde antes del fin de siglo pasado, entró mi hijo mayor, fue el que le puso la música inédita a la murga uruguaya en el año 2007 en el espectáculo que se llamó Anarquía, anteriormente las murgas utilizaron músicas preexistentes durante 100 años. Felipe entró con el mandato histórico de la familia y renovó la murga, y hoy cada vez hay más músicas inéditas en las murgas. Después llegó Leandro, que primero fue un integrante más y luego el director y arreglador coral de Ilegal y también entró Soledad, que además de ser integrante también es letrista, uno de los cuadros ideológicos y artísticos de la murga.

-¿Reinventarse es la clave para perdurar?

-Reinventarse es una de las claves para perdurar, para ser atractivos hay que seguir produciendo material nuevo, con nuevos códigos, con nuevas formas, aunque esencialmente el discurso sea el mismo desde hace 40 años.

-¿El carnaval uruguayo es un reflejo social del machismo o va por el camino de la reconstrucción?

-El carnaval uruguayo es un reflejo social del machismo, pero va por el camino de la reconstrucción. Como toda la sociedad, el carnaval quiere sacudirse los restos del machismo, esos restos que poco a poco se van cayendo, y nosotros tenemos que ayudar a que se caiga. Esa fue la fundamental propuesta que hizo Falta y Resto hace ya tres años, cuando incorporó mujeres al coro.

-En lo personal ¿en que cambiaste en los últimos años?

-Fue un acierto a nivel grupal y personal, porque para mí fue una gran ayuda, me ayudó a cambiar con mi familia, con mi compañera, con mis hijos, mi hija, pero también con mis compañeras de la murga. Otra cosa importante en la que me ayudó fue en la forma de encarar el espectáculo, lo que decimos, cómo lo decimos. Yo estoy en un lugar de acompañamiento, porque esta revolución feminista es liderada por las mujeres y no somos justamente los hombres los que nos tenemos que dar créditos. La parte masculina de La Falta es acompañarlas en la lucha e incentivarlas a seguir.

-Ahora que pasaron algunos meses ¿qué balance haces de la ausencia de La Falta en el último Carnaval?

-Pudimos revertir una tristeza grande y transformarla en una alegría hermosa, porque llegamos a hacer medio centenar de escenarios y seguimos trabajando con el espectáculo que armamos -metafóricamente Ilegal- en distintos escenarios de Montevideo y sobre toda las cosas en el interior de Uruguay y en el exterior. Todas estas trabas nos motivaron a seguir, trabas que históricamente les han metido a La Falta.

-¿Cómo ves a esta Argentina de casi 4 años de Macri?

-Argentina está siendo víctima del péndulo de la historia y del contraataque de la derecha, vieron como la década pasada fue invadida por el progresismo, en algunos lugares se pudieron extender y en otros, como Brasil y Argentina desgraciadamente no. Argentina tiene que dar lucha desde lo mediático, pero sobre todo desde lo cultural, porque esa es la base de lo político. Y la revolución que se está dando, la del feminismo, es anticapitalista, es en contra de la violencia y a favor de la paz, del amor y la concordia de los seres humanos. Seguir la bandera del feminismo es seguir la bandera del diálogo y el entendimiento. El feminismo no sólo va a salvar a la mujer, también salvará al hombre.

-¿El Flaco Castro tiene fecha de vencimiento?

-Sí, 3 de abril del 2544, al menos es lo que tengo grabado con las rayitas en la nuca. Así que hasta el 3 de abril de 2544 voy a estar molestando (risas).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here