El nuevo capítulo de las futbolistas

La santafesina Macarena Sánchez Jeanney disputa una pelota en su primer partido como futbolista profesional. Foto: Facundo Suárez.

Largó el primer torneo semiprofesional de AFA. Goles, emociones y un futuro por desandar.

La historia que escribe Ayelén Pujol en su libro Qué Jugadora tiene una reseña fundamental para ponerle un punto de partida al fútbol jugado por mujeres en Argentina. La periodista e investigadora dice que el primer partido de fútbol femenino se jugó en la Ciudad de Buenos Aires y ocurrió el 12 de octubre de 1923. “El encuentro se disputó en la antigua cancha de Boca, ahí donde hoy está asentado el barrio de Catalinas Sur, y las 22 jugadoras –las de los equipos Argentinas y Cosmopolitas– fueron las que empezaron a escribir esto que se concretó aquí”, haciendo referencia al acto del sorteo del fixture en el predio de AFA (Ezeiza).

Casi un siglo después de aquel partido, el fútbol femenino argentino selló su vínculo con el semiprofesionalismo (no todas las jugadoras tienen contrato). Fue el 20 de septiembre en cancha de Gimnasia de La Plata, cuando Villa San Carlos y Central comenzaron a disputar el primer partido de la nueva era del fútbol jugado por mujeres.

Foto: Nicolás Braicovich – Pulso La Plata

Casualidad o no, lo cierto es que dos años antes las futbolistas del seleccionado nacional argentino decretaban un paro a través de una carta que se viralizó en las redes sociales y en la cual exigían “recursos básicos” para practicar el deporte.

Fue ese 20 de septiembre de 2017 cuando las jugadoras anunciaron que no se presentarían a los entrenamientos hasta que se solucionen los “problemas estructurales”. ¿Qué reclamaban? Fundamentalmente, tres cosas: el pago de viáticos, una cancha de césped natural y dormir en un hotel cuando viajan. Para tener una idea del destrato, no había vestuarios para mujeres en el predio y los viáticos eran de 150 pesos diarios.

Algunas cuestiones comenzaron a mejorar, Claudio Tapia se afianzó en el poder de la AFA y concedió algunos pedidos primarios de las futbolistas, como la mejora de los viáticos, más partidos internacionales, el vestuario para mujeres en el predio y los primeros contratos profesionales.

El paso oficial

El 16 de marzo de 2019 Tapia hizo el gran anuncio en el predio que AFA posee en Ezeiza. Ese día brindó los detalles y nombró cuatro puntos clave:

= La entidad enviará 120 mil pesos mensuales a los 16 clubes de Primera división para que firmen contratos con un mínimo de ocho jugadoras y un máximo de 11.

= El sueldo básico será equivalente a los futbolistas de la Primera C del torneo de varones.

= Las jugadoras accederán a obra social y atención médica.

= Se creará un torneo llamado Fútbol en Evolución, similar a la Copa Argentina, que se disputará con equipos del interior que hoy no compiten en el campeonato local de AFA.

Son ellas

Si el recorte de la historia tomara esos puntos, “El Chiqui” se llevaría todos los laureles, es más, se autoproclamó “el presidente de la igualdad de género”. Sin desmerecer, acá las únicas dueñas del logro son las futbolistas que alzaron su lucha por décadas. La figura de Macarena Sánchez, con su reclamo legal como trabajadora a la UAI Urquiza, se estableció como bandera para exigir un fútbol femenino profesional. 

Este inicio del primer campeonato semiprofesional también es de las mujeres que jugaron un Mundial en 1971 (Las Pioneras), de las futbolistas de los ‘80, los ‘90 y los 2000; de las jugadoras de la Selección que hicieron la huelga en 2017; de las que armaron la foto del Topo Gigio en la Copa América del año pasado con los mismos reclamos; de las que empujaron desde afuera de la cancha, subidas al colectivo feminista que parece decidido a cambiar todo lo que deba ser cambiado. 

Entre tantos logros en tan poco tiempo, no se puede saltear la ley que salió el pasado 5 de julio en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, consagrando el día 21 de agosto como el Día de la Futbolista. Esa fecha, pero en 1971, la selección Argentina derrotó 4 a 1 a Inglaterra en el primer Mundial en el que participaba. No era organizado por FIFA y se lo conoce como el “Mundial invisible”. Hoy, ninguna futbolista es invisible.

Federal

El 20 de septiembre de 2019 comenzó la nueva era del fútbol femenino en Argentina, con un equipo (el único) del interior del país como protagonista: Rosario Central. Las Canallas vencieron a Villa San Carlos por 5 a 1 y fue una rosarina, Selena Chamorra, la autora –a los 2 minutos de juego– del primer gol semiprofesional de la historia.

Más allá del ingreso de un equipo de nuestra provincia, la lucha continúa en algo tan viejo como el país de unitarios y federales. Una vez más el cerrojo porteño lanza un torneo con protagonistas capitalinos y del conurbano bonaerense. La solitaria presencia de Central demuestra que el camino iniciado en ese aspecto no es el correcto, porque el fútbol femenino debe ser igualdad, en todas sus facetas.  

Para ver

Los datos históricos de la primera fecha tuvieron como protagonistas al cruce entre Boca y River –victoria Xeneize por 5 a 0–, partido televisado y jugado en la Bombonera. Lo lamentable, e impensado en el fútbol masculino, es que se jugó un martes a la tarde. “Eso ya no pasa desapercibido, hay un montón de personas alzando la voz, jugadoras, mujeres y también los varones que tenemos como aliados. Este tipo de decisiones ahora provocan ruido y eso es un triunfo también”, destacó Ayelén Pujol en diálogo con Pausa.

La televisación (TNT Sports) también es un paso más, pero no del todo. La tele no le aporta dinero al fútbol femenino y además hay que pagar un plus para ver los partidos que decidan televisar por fecha, de dos a cuatro. Se supone que para difundir la actividad debería ser gratis (TV Pública).

Pero para quienes miramos el fútbol de Buenos Aires desde Santa Fe, la tapa de esta primera fecha histórica se la lleva, sin dudas, Macarena Sánchez Jeanney. La abanderada de la lucha por un fútbol profesional, feminista y disidente, volvió a las canchas después de casi un año y nada pudo salir mejor: pisó el césped del estadio de Lanús con la camiseta de San Lorenzo y a los 5’ marcó su primer gol como futbolista profesional. Un grito de corazón, una recompensa a tanta lucha. Maca hizo otro tanto de los tres con los que San Lorenzo se llevó el partido. Salió ovacionada por propios y ajenos, con los ojos llenos de lágrimas. 

Foto: Facundo Suárez.

Periodismo de otro siglo

“En este movimiento del fútbol femenino me parece que el periodismo deportivo es el que se está quedando más atrás”, afirmó Pujol, reflexionando sobre el escenario actual de la disciplina. “Las futbolistas, las árbitras, las DTs, las dirigentas, están peleando por sus derechos y vienen teniendo avances, pero el periodismo deportivo se está quedando. No hay relatoras, pocas comentaristas, no se saben los nombres de las jugadoras, dicen ‘la arquera de Huracán’, y también quedan a la vista las exigencias estéticas que tienen las mujeres para estar en la TV, no sé si una mujer con la estética de Pagani o de Palacios puede estar hoy frente a cámara”.

Voz autorizada

Mónica Santino, con toda su experiencia de luchadora social y jugadora, pasó por Santa Fe –al igual que Pujol– en el marco del primer Congreso Nacional de Directoras Técnicas y también dejó algunos conceptos sobre el nuevo torneo. “No pude ver los partidos, vi algunas cosas sueltas después, porque estoy negada a comprar el pack de fútbol, por principios, por convicción. Pero vi algunos pasajes de Gimnasia-Huracán, sobre todo porque en el cuerpo técnico de Huracán están nuestras compañeras de La Nuestra, Juliana Román Lozano y Enriqueta Tato, eso para nosotras era importante, tan importante que un grupo de pibas de la Villa 31 se fueron a ver el partido a La Plata por sus propios medios”, destacó.

A la hora de las sensaciones, Santino dijo que vive este proceso “con emoción, veo que simbólicamente están pasando algunas cosas que son buenas: Gimnasia jugó en su estadio, el clásico en la Bombonera; y futbolísticamente hay algunos avances, porque cuando pienso en el fútbol que jugábamos nosotras hace 20 años, a este de hoy lo veo un poco más evolucionado, en cuanto a dispositivos tácticos, a la preparación física de las jugadoras, y en algunas cuestiones me parece que da para más”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here