Lo último que digo

En las películas, siempre hay un par de minutos para que hablen los que están por morir. En hospitales, en la calle, en el...

Lo pesado, liviano

Vos te pasás toda la semana, bah, dos semanas, pensando en tus nuevas lecturas de Sloterdijk y te decís: voy a escribir algo para...

Azul Villa Krause

—Al final ¿qué mierda dice ahí, Flaco? —pregunta el Chiqui con fingido fastidio. —No le preguntés más que se hace la estrellita mía el pajero...

La academia de natación Williams

Todos los veranos en lo de Flavia se daba lugar al ritual de armar y luego desarmar la estructura de caños y lona de...

Una semana en el mar

El aire pesado del atardecer en Rioja y San Martín me urge a detener un taxi que, con las ventanas subidas, promete, al primer...

A los ojos

Mientras escribo en el pizarrón de espaldas al aula, mi mente se cuela un segundo por la ventana, ahí están la calle que parece...

Que Espartaco se comporte

Tengo entramada filiación con la estricta verdad de la plusvalía. Aldo Oliva. Con un fallido comprensible, quien vela porque las columnas literarias de Pausa se entreguen...

Williams

Williams tenía una academia de natación en la pelopincho del patio de su casa. Casi todos los chicos del barrio habíamos aprendido a nadar...

Malabar

No sé, fue como un cortocircuito y empecé a manotear el aire y a escuchar las clavas pegando en el asfalto, la última me...

Un semáforo anarquista

“¿Alguna pregunta o comentario?” Repite el moderador y un ejército de hormigas invisibles sube por las patas de las sillas hasta las pantorrillas y...