El psicodélico despido de los controladores de la inflación, en 6 minutos

El director de Defensa del Consumidor se llama Fernando Blanco Muiño. Revista en la Secretaría de Comercio, a cargo de Miguel Braun.  Blanco Muiño dirigía la Unión de Consumidores Argentinos, una asociación que defendió a Fibertel –una empresa de servicio de Internet del Grupo Clarín– cuando el gobierno saliente indicaba que ofrecía servicios sin licencia. Braun tiene a toda su familia trabajando en los supermercados La Anónima. Son los dueños. También gerentearon el Banco Galicia.

Mientras están siendo echados, los empleados de Consumo Protegido –un área cuya existencia está enmarcada por ley– rebaten punto por punto los casi nulos argumentos de Blanco Muiño. «Hay mil reclamos por trabajador aquí, o más», le cuantifica una trabajadora, explicando con cifras cómo se está operando un desguace de la Secretaría de Comercio, de donde fueron echados más de 400 personas. Además, relatan cómo desarmaron en los hechos el programa de Precios Cuidados.

 

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí