Ni siquiera se paga la cláusula gatillo: dos días de paro de los universitarios

El reclamo central es un incremento salarial del 25%. La paritaria está vencida hace un mes y el gobierno y los rectores dilatan la oferta. No se está cumpliendo con la aplicación de la cláusula gatillo. Las medidas de fuerza serán el 10 y 11 de abril, en UNL y UNER.

La Conadu Histórica, que representa a los docentes de la UNL y parte de la UNER, lanzó dos días de paro para el 10 y 11 de abril. Los motivos, según la la Confederación, son el rechazo al techo de 15% en la negociación y la dilaciones en la realización de una oferta concreta, más todavía porque ya pasó un mes del vencimiento de la última paritaria. Además, no se pagó la cláusula gatillo correspondiente a 2017, ni las deudas salariales sobre el FONID o los títulos de posgrado.

Unos 76 delegados de 22 sindicatos de base tomaron la decisión en el Congreso Extraordinario de Conaduh, que en un comunicado expresó además que en el encuentro «se abordó la defensa de las universidades públicas contra toda tentativa de arancelarlas y de establecer cupos de ingreso. A 100 años de la Reforma Universitaria, defendemos una Universidad al servicio de las mayorías nacionales, laica, científica, autónoma, democratizada, con ingreso irrestricto».

Por otra parte, la vedette de la última paritaria, la cláusula gatillo, detonó mal, como era de preverse. Reunida la comisión técnica para su aplicación, se llegó a un acuerdo de que la inflación ya supera a los salarios de los universitarios en un 2,77% (eso es pérdida de poder adquisitivo pura y dura). De más está decir que la cifra de inflación está muy lejos de ponderar adecuadamente el peso de los aumentos en los servicios y alquileres. Como sea, en el cónclave de federaciones sindicales y autoridades del Ministerio de Educación, la Secretaría de Políticas Universitarias y el Consejo Interuniversitario Nacional, no hubo acuerdo sobre a qué monto salarial aplicar el 2,77%: la patronal quería aplicarlo sobre noviembre, las representaciones gremiales solicitaron que se aplique sobre el último salario percibido. No hubo acuerdo y el gatillo no disparó nada.

 

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí