Polonia declara «zonas libres de personas LGBT”

Foto: Przemyslaw Stefaniak

Crece en Polonia una oleada fundamentalista y más de 90 regiones ya se declaran como “zona libre de personas LGBT”.

Homofobia institucionalizada. En Polonia un número considerable de gobiernos locales ha declarado a sus regiones como «zonas libres de personas LGBT» mediante la aprobación de normativas que sirven para estigmatizar y excluir.

El fotógrafo Przemyslaw Stefaniak ha iniciado un proyecto fotográfico en un intento de mostrar los efectos de la vida real de estos actos legales-simbólicos. «Aunque las zonas son reales, la señal de tráfico está preparada por mi para poner un rostro humano a la cruel legislación homofóbica. El proyecto de zona libre de LGBT está destinado a ser leído como una visualización de la nueva ley introducida en Polonia y para crear conciencia sobre la violación de los derechos LGBT en esas áreas tanto a nivel local como internacional», señala en su página web.

«Las declaraciones hechas por los municipios son actos de oposición a la igualdad, el respeto y la tolerancia», explica Stefaniak. «Los ayuntamientos o provincias los pasan bajo el pretexto de defender los valores cristianos, las escuelas y el modelo familiar tradicional contra la influencia de la llamada ideología LGBT».

Foto: Przemyslaw Stefaniak

En diciembre de 2019, el Parlamento de la Unión Europea condenó enérgicamente las «zonas libres de LGBTI» en Polonia y declaró claramente que Polonia debería revocar las resoluciones que atacan los derechos de ese colectivo.

A continuación el texto completo que da «fundamento» a la normativa homofóbica en la ciudad de Lublin:

Declaración de la Asamblea Regional de la Ciudad con respecto a la introducción de la ideología LGBT a las comunidades del gobierno local.

La Asamblea Regional de la Ciudad expresa su oposición contra las acciones destinadas a promover la ideología de los movimientos LGBT que han estado ocurriendo en la esfera pública. Los objetivos de esta ideología violan los derechos y libertades básicos garantizados en los actos del derecho internacional, impugnan los valores protegidos por la Constitución polaca e interfieren en la autonomía de las comunidades religiosas.

Las acciones recientes emprendidas por representantes de la escena política nacional y local tienen como objetivo causar cambios fundamentales en la vida social. Estas acciones están destinadas a aniquilar los valores formados por la Iglesia Católica, tales como: búsqueda de la verdad, preocupación por el desarrollo moral de la generación joven, preocupación por la institución de la familia y una escuela basada en principios cristianos.

Por lo tanto, teniendo en cuenta el mejor interés de una persona y una familia, declaramos que:
– Defenderemos nuestras escuelas y nuestras familias contra la difusión de la ideología que se opone a los valores cristianos.
– No permitiremos introducir los elementos de educación sexual basados ​​en los estándares de la OMS en el sistema educativo polaco.
– No permitiremos que los oficiales de corrección política (los llamados ‘fareros) se instalen en las escuelas, ya que está en conflicto con la ley y el bien de nuestros hijos.
– No permitiremos ejercer presión administrativa para cumplir con la corrección política (correctamente referida como homopropaganda) en profesiones seleccionadas (maestros, científicos, empresarios, abogados).
– Declaramos que la Asamblea Regional de Lublin, al realizar sus deberes públicos, siempre será fiel a la tradición nacional y estatal, recordando la tradición milenaria del cristianismo en Polonia y el compromiso centenario del pueblo polaco con la libertad.

Polonia y las zonas libres de razón

Esteban Paulón, militante por los derechos del colectivo LGBTI y ex subsecretario de Diversidad Sexual de la provincia, publicó un texto reflexionando sobre esta situación en el que señala: «La pretensión totalitaria de construir mundos y sociedades “libres de” determinados grupos sociales no es nueva. Y claro que no la inventó Polonia, aunque sí fue protagonista de la más atroz de las aventuras genocidas: el Holocausto».

«Justamente en Polonia se localizaron algunos de los más grandes campos de concentración del nazismo. La liberación por parte de las tropas soviéticas de uno de ellos, el de Auschwitz-Birkenau hace 75 años, dio origen al Día de conmemoración de las víctimas del Holocausto que recordamos cada 27 de enero. A pesar de tanto dolor, tanto odio y tanta violencia, pareciera que aún no aprendimos nada».

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí