Estados Unidos reconoce haber presionado a Brasil para que no reciba la Sputnik V

En el reporte anual 2020 del Departamento de Salud de Estados Unidos se dice explícitamente que, a través de su Oficina de Asuntos Globales, presionó a Brasil para no recibir la vacuna rusa y a Panamá para que no acepte asistencia de médicos cubanos. 

En el primer año de la pandemia y último la gestión Trump, la Oficina de Asuntos Globales (OGA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud de Estados Unidos «usó las relaciones diplomáticas en la región de las Américas», el vomitivo modo de Estados Unidos para denominar al resto del continente, «para mitigar los esfuerzos de países, como Cuba, Venezuela y Rusia, que están trabajando en incrementar su influencia en la región en detrimento de la seguridad y protección de Estados Unidos». ¿En qué consistieron esos esfuerzos? En ir en contra de la Sputnik V en Brasil y de la llegada de médicos cubanos a Panamá.

Con el habitual lenguaje teocrático de la política estadounidense, el propio reporte 2020 del Departamento de Salud lo reconoce, en un apartado titulado «Combatir las influencias malignas en las Américas». La OGA, en coordinación otras agencias gubernamentales de Estados Unidos, no especificadas, puso peso diplomático y ofreció asistencia humanitaria para disuadir a los países de que «acepten ayuda de esos países malintencionados». Los ejemplos, pudo suceder en otros países, son los de Brasil y Panamá.

Desde la cuenta de Sputnik V sentenciaron: «Los esfuerzos para desacreditar las vacunas no son éticos y están costando vidas».

La revelación surge en el doloroso marco del estallido de casos y muertes en Brasil, que tiene su sistema de salud totalmente saturado. En cuatro de los últimos cinco días tuvo sus mayores cifras de muertos desde el inicio de la pandemia, todas próximas a las dos mil víctimas, según la Universidad John Hopkins. Hasta el momento, fallecieron de coronavirus 278.229 brasileños. Es el segundo país en cantidad de muertos por Covid 19 en el mundo.

La ocupación de camas de terapia intensiva al 6 de marzo, último reporte sistematizado del Observatorio Fiocruz, muestra la situación calamitosa en la que se encuentra el país, sobre todo en el sur. En 13 de los 27 estados federativos las tasas de ocupación son superiores al 90%, mientras que 25 de las 27 capitales de estado tienen tasas de ocupación superior al 80%, en 16 casos llegan a superar el 90%. Todo Brasil está estallado y muchísimas más muertes están por suceder.

Ocupación de camas de terapia intensiva en Brasil al 6 de marzo.

 

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí