No todo en la vida es meme

Coronavirus, coronavirus

Lávense las manos, háganlo seguido

Coronavirus, coronavirus

Pónganse las pilas en lugares concurridos.

Mr Cumbia

Estamos terminando abril y cumplimos un año de pandemia. No sé qué me preocupa más, si el aniversario Covid o que prácticamente el año esté perdido. Cuando nos demos cuenta estaremos pensando nuevamente qué hacer en las fiestas, pero para eso falta. Lo extraño del aniversario epidemiológico es que no es un recuerdo. Tampoco un aprendizaje, tiene más sabor (en caso de no haber perdido el gusto) a primer tiempo. Nada que ver con el libro de Mau, me refiero a una representación de algo que sucederá en varias etapas y que apenas uno puede vislumbrar para dónde se encausa. Bueno, quizás el libro de Mau tenga algo en común. Han pasado tantas cosas y tan bizarras que es muy difícil que alguien nos crea en el futuro. Pasamos de bailar la cumbia del coronavirus a cuestionar al instituto Gamaleya sin escalas.

“Se dice que nació en China

Varios muertos hay por allá

Hay que ponernos atentos

Nos tenemos que cuidar”.

La cosa venía de lejos y con la picardía criolla la íbamos a gambetear. Muchas películas sobre catástrofes globales nos hicieron flashear para perder de vista que los apocalipsis son iguales a todos los desiguales días que vivimos en un mundo que nos prepara para pisarnos unos a otros. En marzo de 2020 el grito mediático era cierren todo, robar el papel higiénico del chango cercano y amarrocar alcohol en gel. Quizás otra civilización pueda dar razones a nuestro apego al rollo higiénico aún teniendo bidet. Claro es que, para tener bidet, hay que tener baño y que un baño tiene que estar en una casa conectada a una red de agua y cloacas públicas. Esas cosas tan simples que creemos universales como abrir una canilla y que salga agua potable. Es como pensar que la vivienda es un derecho y no un premio al mérito.

La cuarentena no dio margen a que seamos mejores. ¿Usted recuerda que se decía que de la pandemia saldríamos mejores? Bueno, como ahora viene una segunda ola quizás tengamos tiempo para cumplir ese trasnochado augurio.

“Coronavirus, coronavirus

No se toquen la cara, eviten los amigos

Coronavirus, coronavirus

Usen desinfectante, eso es muy efectivo”

Del grito de Zizek: “Un golpe de Kill Bill al capitalismo” al suave dicho de Byung-Chul Han: “Teletrabajo, ‘zoom’ y depresión ahora nos auto explotamos más que nunca”. Lo interesante es que antes del Covid 19 había una élite que concentraba riquezas y gobernaba el mundo. Luego del Covid… bueno, no olvide comprar papel higiénico y trate de que el mentón y la nariz estén cubiertas por el barbijo: el único héroe en este lío.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí