Crisis climática: científicos advierten del posible colapso de la Corriente del Golfo

El derretimiento del agua dulce de la capa de hielo de Groenlandia está ralentizando el AMOC antes de lo que sugirieron los modelos climáticos. Foto: Ulrik Pedersen / NurPhoto

La principal corriente oceánica del Atlántico, que influye en los sistemas meteorológicos de todo el mundo, podría estar acercándose a un umbral crítico, con efectos devastadores. «Los signos de desestabilización que ya son visibles es algo que no hubiera esperado y que me da miedo», dicen los investigadores.

Si seguimos así, las escenas de películas como El día después de mañana van a ser más premonitorias que de ciencia ficción. No es exagerado. Los científicos del clima han detectado señales de advertencia de colapso de la Corriente del Golfo, uno de los principales puntos de inflexión potenciales del planeta.

La investigación publicada en la revista Nature Climate Change encontró “una pérdida casi completa de estabilidad durante el último siglo” de las corrientes que los investigadores denominan Circulación Meridional de Vuelco del Atlántico (AMOC por sus siglas en inglés), la cual transporta masas de agua cálida desde los trópicos hacia el norte en la superficie del océano y agua fría hacia el sur en el fondo del océano; además influye en los sistemas meteorológicos de todo el mundo.

Según la investigación, las corrientes ya están en su punto más lento en al menos 1.600 años, pero el nuevo análisis muestra que pueden estar cerca de un cierre. Ese evento tendría consecuencias catastróficas en todo el mundo, perturbando severamente las lluvias de las que dependen miles de millones de personas para alimentarse en la India, América del Sur y África Occidental; crecientes tormentas y bajada de temperaturas en Europa; y empujando hacia arriba el nivel del mar en el este de América del Norte. También pondría en peligro aún más la selva amazónica y las capas de hielo de la Antártida.

La complejidad del sistema AMOC y la incertidumbre sobre los niveles de calentamiento global futuro hacen imposible pronosticar la fecha de cualquier colapso por ahora. Podría ser dentro de una década o dos, o varios siglos de distancia. Pero el impacto colosal que tendría significa que nunca se debe permitir que suceda, dijeron los científicos.

«Los signos de desestabilización que ya son visibles es algo que no hubiera esperado y que me da miedo», dijo Niklas Boers, del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático en Alemania, quien hizo la investigación. «Es algo que simplemente no puedes [permitir] que suceda».

No se sabe qué nivel de CO2 desencadenaría un colapso de AMOC, dijo. «Así que lo único que se puede hacer es mantener las emisiones lo más bajas posible. La probabilidad de que ocurra este evento de impacto extremadamente alto aumenta con cada gramo de CO2 que arrojamos a la atmósfera».

Los científicos están cada vez más preocupados por los puntos de inflexión: cambios climáticos grandes, rápidos e irreversibles. Boers y sus colegas informaron en mayo que una parte significativa de la capa de hielo de Groenlandia está al borde, amenazando con un gran aumento en el nivel del mar global. Otros han demostrado recientemente que la selva amazónica ahora emite más CO2 del que absorbe, y que la ola de calor siberiana de 2020 provocó emisiones preocupantes de metano.

Es posible que el mundo ya haya cruzado una serie de puntos de inflexión, según un análisis de 2019, lo que resultó en «una amenaza existencial para la civilización». Se espera que un importante informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, que se presentará el lunes, establezca el empeoramiento de la crisis climática.

Otros datos de los últimos 100.000 años muestran que el AMOC tiene dos estados: uno rápido y fuerte, como se ha visto en los últimos milenios, y uno lento y débil. Los datos muestran que el aumento de las temperaturas puede hacer que el AMOC cambie abruptamente entre estados durante una a cinco décadas.

Foto: Ulrik Pedersen / NurPhoto

El AMOC es impulsado por el agua de mar densa y salada que se hunde en el océano Ártico, pero el derretimiento del agua dulce de la capa de hielo de Groenlandia está ralentizando el proceso antes de lo que sugirieron los modelos climáticos.

Los boers utilizaron la analogía de una silla para explicar cómo los cambios en la temperatura y la salinidad del océano pueden revelar la inestabilidad del AMOC. Empujar una silla altera su posición, pero no afecta su estabilidad si las cuatro patas permanecen en el suelo. Inclinar la silla cambia tanto su posición como su estabilidad.

El análisis concluyó: «Este declive [del AMOC en las últimas décadas] puede estar asociado con una pérdida casi completa de estabilidad en el transcurso del último siglo, y el AMOC podría estar cerca de una transición crítica a su modo de circulación débil».

Levke Caesar, de la Universidad de Maynooth en Irlanda, que no participó en la investigación, dijo: «El método de estudio no puede darnos un momento exacto de un posible colapso, pero el análisis presenta evidencia de que el AMOC ya ha perdido estabilidad, lo que considero como una advertencia de que podríamos estar más cerca de una propina de AMOC de lo que pensamos».

David Thornalley, del University College London en el Reino Unido, cuyo trabajo mostró que el AMOC se encuentra en su punto más débil en 1.600 años, dijo: «Estos signos de disminución de la estabilidad son preocupantes. Pero todavía no sabemos si se producirá un colapso o qué tan cerca podríamos estar de él».

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí