La Associated Press reunión 20 fotos que documentan el horror del ataque que derribó las torres de 110 pisos y en el que murieron casi tres mil personas.

«Fue un día de imágenes imborrables: apocalípticas, surrealistas, violentas, fantasmales, monumentales y profundamente personales. Desgarrador para recordar. Imposible de olvidar», dice AP en la presentación de estas 20 imágenes que sus fotógrafos tomaron en la fatídica mañana del 11 de septiembre de 2001 en New York.

Estas fotos documentan la enormidad, el caos y la emoción del 11 de septiembre en todas las escalas, desde vistas panorámicas del humo que se eleva sobre el horizonte de Nueva York hasta un primer plano del rostro ansioso y manchado de una mujer que se apresura por una calle cubierta de polvo ceniciento.

Las escenas callejeras muestran un horror creciente mientras la gente mira fijamente y llora ante los rascacielos en llamas, y luego huye de la nube de polvo que se eleva a través del bajo Manhattan después de que uno de ellos se desmorona. Las llamas se disparan desde las ventanas del Pentágono, el símbolo mundial de las fuerzas armadas que podría resultar vulnerable a un ataque de un puñado de agresores. Una forma humana que cae, casi recortada contra una de las torres del centro comercial, muestra uno de los horrores más agonizantes de todos.

Algunos muestran visiones más íntimas del dolor, pero también de humanidad: la cara gritando de un bombero herido; una mujer que camina a través de la espeluznante ventisca de los escombros del centro comercial con su brazo alrededor del hombro de otra persona; el entonces subjefe de la Reserva del Ejército, el coronel Malcolm Bruce Westcott, sosteniendo una mano sobre la frente de la empleada del Pentágono, Racquel Kelley, mientras la evaluaba para ver si estaba conmocionada. Hay imágenes de determinación, incluidos los bomberos trabajando en medio de los escombros humeantes y un comerciante barriendo el polvo de la catástrofe.

Finalmente, cuando cae la noche, la gente mira fijamente el humo a través del puerto de Nueva York, tratando de entender lo que sucedió frente a sus ojos.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí