En el marco del Día por la Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe, que se conmemora cada 28 de septiembre, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito emitió una carta abierta en la cual reclama con urgencia la legalización del aborto voluntario en el Congreso de la Nación.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito emitió hoy una carta abierta, dirigida al Ejecutivo y al Congreso nacional, en la cual reclama el tratamiento y sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. La Campaña, conformada por 700 organizaciones feministas, sociales, partidarias, de socorrismo, estudiantiles, sindicales y barriales de todo el país presentó su proyecto de ley el 28 de mayo de 2019 y aún no fue tratado.

En marzo de este año, el presidente Alberto Fernández anunció que el Ejecutivo nacional también presentaría una iniciativa parlamentaria, lo cual hasta el momento no ha ocurrido. En ese marco, activistas de todo el país indican las dificultades para acceder a los derechos sexuales y (no) reproductivos e interpelan «a las y los decisores políticos» para que el tema sea tratado en el Congreso. «Nuestro proyecto de ley, impulsado por más de 700 organizaciones de diversa índole, debe aprobarse de manera urgente», reclaman.

Desde la Campaña anunciaron además que, en el contexto de esta fecha emblemática del calendario feminista, habrá más de cien actividades virtuales en toda la región y en Argentina. En este marco, convocan «a un pañuelazo de la militancia y el activismo por el derecho al aborto». Será este lunes a las 18 horas en el canal de YouTube de la Campaña: www.youtube.com/campabortolegal

El texto completo de la carta

«Este 28 de septiembre, Día por la Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe, desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito exigimos a las y los decisores políticos que este 2020 se apruebe nuestro proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Llevamos 15 años de lucha por una ley que es una cuestión de salud pública. De haber sido aprobada en 2018, Liliana de Santiago del Estero, B. de la Matanza, Ivana de Formosa, y tantas otras más no hubieran muerto, obligadas a buscar métodos inseguros para interrumpir un embarazo.

En Argentina las niñas abusadas son forzadas a gestar y a parir, hecho que califica como tortura. Se les niega su derecho a la interrupción legal del embarazo -contemplado en el Código Penal desde 1921-, a la salud integral, a la educación sexual integral y a vivir una vida libre de violencias. Las obstaculizaciones y discriminaciones se recrudecen aún más en los casos de mujeres y niñas de los pueblos originarios.

Las presas por abortar sufren la estigmatización y las rejas que disciplinan su decisión. Sin contar con la atención adecuada, son sometidas a maltratos por profesionales de la salud que actúan en complicidad con agentes de la Justicia, la policía y los medios de comunicación.

En este contexto de emergencia sanitaria se profundizan los obstáculos en el acceso a la salud sexual y (no) reproductiva. Los equipos sanitarios que hoy atienden las interrupciones legales del embarazo redoblan sus esfuerzos para garantizar este derecho, pero no alcanza.

Por eso: es urgente, es prioridad y es esencial legalizar el aborto voluntario.

La penalización del aborto contempla una sanción discriminatoria hacia quienes podemos quedar embarazadas sin desearlo, lo cual contradice los tratados contra la discriminación por género a los que Argentina suscribe.

La negativa a sancionar la ley que reclamamos, y la insistencia en sostener un marco jurídico que cotidianamente muestra sus limitaciones, pone en riesgo nuestra salud y nuestras vidas. Las internaciones por complicaciones de abortos inseguros suman más de 49 mil anualmente, lo cual presiona aún más al sistema de salud. En la pandemia los abortos son una urgencia real que debe atenderse.

Nuestro proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, impulsado por más de 700 organizaciones de diversa índole, debe aprobarse de manera urgente. Apelamos a los poderes públicos a que esta necesidad sea una realidad y un derecho efectivo. No queremos más muertes ni cárcel por abortar, niñas torturadas ni abortos inseguros. Exigimos el reconocimiento de nuestro derecho a decidir.

Este 2020, Sr. Presidente, Senadoras, Senadores, Diputadas y Diputados: ¡Exigimos aborto legal, seguro y gratuito ya!

Educación sexual para decidir,
Anticonceptivos para no abortar,
Aborto legal para no morir».

Otra solicitada

También en los últimos días comenzó a circular otro texto, firmado por personalidades artísticas, culturales y políticas, que también reclaman la legalización del aborto voluntario en este año. Entre las y los suscribientes se encuentran Belén -la joven apresada y luego liberada en Tucumán- Nelly Minyersky, María O´Donnell, Carlos “Indio” Solari, Paulina Cocina, Pedro Cahn, Lucrecia Martel, Nacho Levy, Claudia Piñeiro, Beatriz Sarlo, Natalia Oreiro, Marcelo Tinelli, Marta Minujin, Fito Páez, Elizabeth Vernaci, Lali Espósito y Martha Rosemberg.

«Las y los abajo firmantes instamos al Gobierno y a legisladoras y legisladores de todas las fuerzas políticas a acordar la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo de manera urgente. En la Argentina se realizan aproximadamente 54 abortos por hora. Según las últimas estadísticas oficiales, 39.025 mujeres y niñas ingresaron en hospitales por complicaciones de salud relacionadas con abortos en un solo año. El 16% tenía entre 10 y 19 años, y esta es apenas una fracción del total de personas gestantes afectadas. El aborto inseguro deja muertes y secuelas a corto y a largo plazo. Necesitamos que el Estado cuide la salud de mujeres, niñas y adolescentes de la Argentina», dice el texto.

«El Gobierno asumió el compromiso público de enviar un proyecto al Congreso y el presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito aún tiene estado parlamentario. Resulta fundamental que en este tema dejen de lado las disputas políticas y prioricen el cuidado de la salud de las mujeres. Necesitamos de legisladoras y legisladores un acuerdo que nos permita tener una ley para que no mueran más mujeres, ni pongan en riesgo su salud, por causas evitables. El aborto legal, seguro y gratuito es una urgencia», finaliza.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí