Tiempo perro

La calle, por José Luis Pagés El mal tiempo llegó para quedarse, dice la radio. Apenas despierta se asoma al patio y la voluntad flaquea. La...

Dos líneas

La calle, por José Luis Pagés Aragón llegó a comisario, pero por algún inexplicable mal de cuna de la noche a la mañana se pasó al...

El último picnic

Por José Luis Pagés A Edgardo Russo, in memoriam El 29 de junio de 1966 los argentinos sufrimos la noche de los bastones largos pero nosotros, que no...

Harina derramada

La calle, por José Luis Pagés Hoy me rindo ante un plato de polenta con tuco, pero cuando era pibe no comía otra cosa que una...

La colmena

La calle, por José Luis Pagés Mucho había sufrido en la vida a causa de sus reiterados fracasos, así que ahora, cuando se demostraba a si...

Los viejos

La calle, por José Luis Pagés Ayer almorcé con mi vieja. El cocinero fui yo. La picada previa incluyó algunas fetas de un salamín de San...

Otra orilla

La calle, por José Luis Pagés “Por virgen que sea un comarca los hombres llegarán a convertirla en teatro de la guerra”, decía Bierce. En octubre...

Paradero

La calle, por José Luis Pagés En el centro de la escena, ella, con el corazón traspasado por el dolor de no saber en qué rincón...

Ñoquis

La calle, por José Luis Pagés Una vez entramos a una pensión por una canilla rota. Yo cargaba con una caja de herramientas que pesaba 10...

El contagio

La calle, por José Luis Pagés El pensamiento público merece un análisis detenido, así que el Señor Secretario nos ayuda a interpretar el mensaje del día. Todos...