«Le entregamos el Banco Provincial a lavadores de narcodólares»

Hubo un tiempo en el que el Banco de Santa Fe fue del Estado. Era una herramienta financiera importantísima. Sin embargo, a partir de la dictadura se inició un proceso de vaciamiento, que continuó hasta que, en 1998, con la entidad casi fundida, los célebres hermanos Carlos y José Rohm se hicieron cargo del negocio. El Estado terminó pagando cerca de mil millones de dólares por un Banco que perdió. Los hermanos banqueros terminaron condenados por lavado de dinero en Estados Unidos, uno fue preso y el otro –José– estuvo prófugo hasta su muerte.

La Cámara Federal de Apelaciones de Rosario ordenó la reapertura de la causa que investiga el vaciamiento del Banco, un expediente que sufrió innumerables dilaciones y retrasos en la Justicia. Cerca de 50 nombres de funcionarios y empresarios de alta jerarquía están implicados. Para el diputado provincial Carlos del Frade, el proceso fue entera responsabilidad de los dos partidos mayoritarios de la provincia y la investigación necesita ser extendida al accionar de los hermanos Rohm. Para ello, presentó un proyecto en la Legislatura. Así se expresó en Pausa en el Aire: “Nosotros le entregamos el Banco parido por generaciones de santafesinos a lavadores de narcodólares. A partir de eso, que no han asumido los partidos políticos mayoritarios que generaron esta privatización, la provincia se metió en la logística del lavado de dinero, en la geografía de este negocio internacional que es el narcotráfico”.

El negocio redondo

Los hermanos Rohm compraron el Banco por monedas y recibieron uno de los negocios más ordenados y menos riesgosos que puedan existir: pagar los sueldos. Todos los sueldos –todos los movimientos financieros– de las instituciones del Estado tienen que pasar obligadamente por el Banco de Santa Fe. El Banco cobra por hacer estos trámites de sus clientes, atados por ley. Eso se llama Fondo Único de Cuentas Oficiales, y fue el gran negocio que vinieron a hacer los Rohm a Santa Fe, desguazando y desarticulando el banco en el camino.

El vaciamiento

Al final, había quienes se llevaban del Banco préstamos de 100 mil dólares, por día. Al principio, fue la dictadura. Del Frade sintetiza el proceso: “El Banco Provincial de Santa Fe termina siendo una de las 30 empresas estatales más endeudadas durante la dictadura. YPF es la más endeudada y la número 28 era el Banco. Ya la dictadura había usado al Banco para endeudarse con cosas que se compraron al exterior y nunca llegaron a la provincia. Ahí empieza el vaciamiento. Después, desde el 83 al 98 hay un proceso de vaciamiento muy grande, donde funcionarios de los distintos gobiernos y empresas van sacando créditos de forma permanente del Banco, a veces de a 100 mil dólares por día, que terminaron vaciando la institución. Ese saqueo tiene responsables con nombre y apellido”, señaló.

PAUSA-EN-EL-AIRE-OK

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí