Docentes rechazan decisión del Ministerio de Educación provincial sobre mesas de exámenes

Se trata de la Resolución 223/2020, que modifica el sistema de evaluaciones en el contexto de la pandemia. Una carta firmada por más de 7000 docentes de la provincia manifiesta el descontento del sector.

La Ministra de Educación Adriana Cantero firmó la Resolución 223/2020, que contiene dos decisiones relativas a las mesas de exámenes en escuelas secundarias de la provincia. La misma data del 6 de mayo, y establece, por un lado, la posibilidad de tomar exámenes en junio a quienes cursaron el quinto año en 2019 y adeudan materias. Dicha mesas de exámenes usualmente se realizan en abril, pero este año no pudieron concretarse debido a la pandemia. El segundo punto de la resolución causó polémica entre docentes y directivos de escuelas santafesinas: indica que los estudiantes que hayan repetido el ciclo lectivo 2019 adeudando hasta cuatro materias, puedan rendir uno o dos espacios curriculares (a elección) durante la última semana de junio de 2020. El seguimiento pre evaluación deberá ser realizado por parte de las y los docentes y -dadas las condiciones de aislamiento- la modalidad de examen será virtual.

En este contexto, un grupo de docentes de la Escuela Secundaria «Alfonso Grilli», elevó una carta pidiendo el retroceso de esta medida, dadas las condiciones de falta de accesibilidad y conectividad en la que se encuentran distintas escuelas, alumnas y alumnos de la provincia, y el nivel de sobrecargo que están teniendo en su labor. La nota, que comenzó a circular este fin de semana, ya reúne firmas de más de 7000 docentes de distintas localidades.

«Dicha medida, enviada a las escuelas sin haber existido ninguna instancia de consulta o debate previo, establece en el punto dos, que todo aquel que ha repetido con hasta cuatro espacios curriculares sin aprobar pueda promocionar al año superior en el segundo semestre, seleccionando al menos dos espacios para promocionar con asesoramiento de preceptores, directivos y docentes», dice la nota.

«Cabe destacar que las instancias evaluativas del periodo febrero/marzo se cumplimentaron de forma presencial y con absoluta normalidad en todas las instituciones educativas, dando cierre administrativo al ciclo lectivo 2019. En ese proceso los estudiantes recibieron múltiples acompañamientos con instancia de consultas y seguimiento por parte de docentes, preceptores, facilitadores de la convivencia y directivos. Finalizado dicho período el estudiante que no pudo acreditar los espacios correspondientes, no fue promovido al siguiente curso, según la normativa vigente. Este proceso de evaluación y promoción se efectivizó sin haberse visto perjudicado por el contexto de pandemia», señala.

Pausa dialogó con Julia Miassi, vicedirectora de la Escuela Secundaria «Alfonso Grilli», quien explicó que “son exámenes que se dieron en tiempo y forma, sin situación de pandemia. La resolución viene a modificar las normativas de evaluación de forma retroactiva sobre un período administrativo que ya está cerrado y sobre el cual no existía una demanda. Es también una falacia, porque en los contextos de aislamiento, por ejemplo en nuestra escuela, es casi inviable. Tenemos chicos que no tienen celular, no tienen conectividad”, cuestionó la docente.

“Ni hablar de los que se cambiaron de escuela, que repitieron en su escuela de origen, somos nosotros los que tenemos que asumir esos exámenes en el contexto de la pandemia. En las escuelas es muy difícil de aplicar y tenemos docentes que están realmente en contra. Nosotros nunca dejamos de trabajar, hicimos lo inhumano para contactar a los chicos, para que les llegue el material”, manifestó Miassi, sobre el trabajo docente realizado en el marco de la emergencia.

La carta continúa en esa línea: «Tenemos estudiantes con mínima o nula conectividad, a quienes se les han abierto otros caminos, mientras se esperaba un cuadernillo lanzado por el Ministerio, que llegó sobre el final del primer trimestre y que resulta extemporáneo pues desarrolla contenidos correspondientes a las dos primeras semanas de aislamiento y que ya habían sido trabajados por las instituciones. Quizás porque el ministerio desconozca que las clases nunca cesaron, que directivos, preceptores, administrativos y docentes trabajan incansablemente para garantizar el vínculo pedagógico y la igualdad de oportunidades, pretenda ahora imponer la resolución 223/20, bajo el justificativo insólito de aprovechar el tiempo de aislamiento. A las claras, esto genera una retroactividad imposible de justificar».

«Es evidente que se trata de una medida que avasalla (y desconoce) los espacios de discusión, consulta y acuerdos de modificaciones a las normativas a través de los cuales los gobiernos democráticos han introducido reformas viables en el sistema Educativo, espacios construidos colectivamente después de años de luchas», expresa el escrito.

«El Ministerio de Educación toma una decisión unilateral, inconsulta y abrupta que contradice expresamente el decreto 181/09 acerca de cuáles son los requisitos de promoción del estudiantado. Es una medida que desnuda la decisión innecesaria de empobrecer la calidad educativa de los estudiantes en este año en que el objetivo está puesto en las nuevas maneras de llegar a las familias y educandos de un modo inédito», señala.

Los docentes firmantes refieren que «Nuestra inquietud principal es centrarnos en las y los estudiantes repitentes: mediante esta decisión tomada sin mediar debate pedagógico (con la perversión de plantearla en términos de oportunidad) se verán puestos nuevamente en el centro de su crisis personal (que atravesaron hace unos meses, hasta asumirse en una nueva comunidad de aprendizaje)». «Es una propuesta que sobrecarga al alumno, exigiéndole que en unos meses apruebe materias del año anterior y se ponga al día con los contenidos del nuevo curso, con nuevos compañeros y en un contexto atípico como es la virtualidad, sin el contacto presencial de alumno-docente. Esto atenta contra una educación de calidad y aporta más frustración y presión a las familias», agregan.

«Las escuelas están muy solas en la gestión de esta crisis, asumiendo con total compromiso y vocación de servicio responsabilidades diversificadas, desde la creación e implementación de dispositivos virtuales en tiempo récord hasta la logística para compra, armado y distribución de módulos alimentarios. Repudiamos la violencia que se nos ejerce con medidas como ésta, pues somos intelectuales que tenemos derechos, adquiridos a través de años de luchas gremiales, que exigimos un debate pedagógico urgente y necesario de las normativas que supone esta nueva escuela que hoy deja instalada la post pandemia», dice la nota por último.

La postura de Amsafe

La docente Julia Miassi explicó a Pausa que se encuentran en contacto y articulando con Amsafe La Capital, aunque tomaron la decisión de realizar la nota para «acelerar los tiempos de respuesta». «Estamos en contacto con el gremio y apoyamos todas sus vías de reclamo, la urgencia de la aplicabilidad de esta resolución contradictoria a un decreto que aún está en vigencia es lo único que moviliza este reclamo», aseveró la educadora.

«No representamos ninguna corriente interna de ningún gremio y ninguna ideología asociada a ningún partido. Defendemos la escuela pública y los derechos de nuestros docentes desde nuestra pasión y profesionalismo y no permitimos la utilización política de nuestro justo reclamo», enfatizó.

Desde Amsafe La Capital también se posicionaron en relación a la Resolución 223: «Resulta totalmente inexplicable el punto dos ‘Examinaciones de alumnos que adeudan hasta cuatro (4) espacios curriculares pasada la evaluación de marzo de 2020’, ya que genera una situación de retroactividad e inequidad difícil de explicar cuando los turnos de exámenes de diciembre, febrero y marzo fueron cumplimentados normalmente. Actualmente los diferentes cursos de escuelas secundarias se encuentran desarrollando sus actividades y esta normativa significa un cambio arbitrario en las reglas de juego».

7 Comentarios

  1. Hola, creo que somos muchos los docentes que pensamos como las autoras de esta carta. Deberíamos abrir una espacio para que todos los docentes que quieran adherir a este reclamo se sumen. Es una falta de respeto al trabajo hecho por todos los docentes en el período de exámenes de Febrero y al trabajo que estamos haciendo ahora para lograr la continuidad pedagógica de nuestros estudiantes.

  2. en la epoca que yo iba al secundario te permitian llevarte hasta 2 materias, se asombraban si te llevabas 1, ahora no estudian , boludean, y encima le.permiten llevarse hasta el timbre. los examenes se rendian en diciembre , y febrero con una ultima oportunidad en julio. demaciado facilismo se les da

  3. Estoy en DESACUERDO con las medidas que toma, el ministro de educación, TROTTA. A los alumnos es necesario evaluarlos. Hoy día los niños y los adolescentes ignoran que están EN LA SEMANA DE MAYO. SEGURO NO SABEN QUE SE FESTEJA EL 25 DE MAYO Y EL MOTIVO

  4. Tengo hijos en la secundaria y hace más de cuatro años que existe la posibilidad de dar la tercer materia a finales de marzo y promocionar al siguiente año . No se que se hacen ahora . Que la medida No les guste y no la acepten es otra cosa . Y no tengo hijos repetidores aclaro por las dudas .

  5. Me parece bien que les den una nueva oportunidad a los niños, además es un derecho! Hay alumnos que solo tienen tres materias y están desde su casas haciendo todo el año y todas las materias otra vez. Esta oportunidad es un incentivo, una motivación a la frustración por la qué pasa el repetidor.
    Y hay localidades que hace años vienen dejando pasar de año con tres materias pendientes, así que tampoco esto es algo tan alocado.
    Apoyo el punto dos de la resoución.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí