El 1% más rico del mundo causa el doble de emisiones de CO2 que el 50% más pobre

Aspersores en las calles de Bagdad, Irak, donde las temperaturas alcanzaron los 51 °C en julio. Fotografía: Ahmad Al-Rubaye / AFP / Getty Images

El informe de Oxfam y el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, advirtió que el consumo excesivo, desenfrenado y adictivo del mundo rico al transporte con alto contenido de carbono están agotando el «presupuesto de carbono» mundial. “El presupuesto global de carbono se ha desperdiciado para expandir el consumo de los que ya son ricos, en lugar de mejorar la humanidad”.

El 1% más rico de la población mundial fue responsable de la emisión de más del doble de dióxido de carbono que la mitad más pobre del mundo entre 1990 y 2015, según una nueva investigación de Oxfam y el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo.

Las emisiones de dióxido de carbono aumentaron en un 60% durante el período de 25 años, pero el aumento de las emisiones del 1% más rico fue tres veces mayor que el aumento de las emisiones de la mitad más pobre.

El informe advirtió que el consumo excesivo, desenfrenado y la adicción del mundo rico al transporte con alto contenido de carbono están agotando el «presupuesto de carbono» mundial.

Según reporta The Guardian, Tim Gore -jefe de política, promoción e investigación de Oxfam International- señaló: “El presupuesto global de carbono se ha desperdiciado para expandir el consumo de los que ya son ricos, en lugar de mejorar la humanidad”. “Se puede agregar una cantidad finita de carbono a la atmósfera si queremos evitar los peores impactos de la crisis climática. Pero necesitamos asegurarnos de que el carbono se utilice de la mejor manera».

El 10% más rico de la población mundial, que comprende alrededor de 630 millones de personas, fue responsable de aproximadamente el 52% de las emisiones globales durante el período de 25 años, según mostró el estudio.

Las emisiones de dióxido de carbono se acumulan en la atmósfera, provocando calentamiento, y los aumentos de temperatura de más de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales causan daños generalizados a los sistemas naturales. Esa acumulación le da al mundo un presupuesto limitado de la cantidad de dióxido de carbono que es seguro producir, y que los científicos advierten que se agotará en una década al ritmo actual.

Si no se controla, en la próxima década las emisiones de carbono del 10% más rico del mundo serían suficientes para elevar los niveles por encima de un punto, lo cual haría aumentar las temperaturas en 1,5 °C, incluso si el resto del mundo redujera sus emisiones a cero de inmediato, según indica el informe.

Oxfam sostiene que es injusto seguir permitiendo que el mundo rico emita mucho más que aquellos que viven en la pobreza y señalan que «si bien el mundo avanza hacia la energía renovable y elimina gradualmente los combustibles fósiles, cualquier emisión que siga siendo necesaria durante la transición debería utilizarse para tratar de mejorar el acceso de las personas pobres a los servicios básicos».

“El mejor propósito posible y moralmente defendible es que toda la humanidad viva una vida decente, pero [el presupuesto de carbono] ha sido agotado por los que ya son ricos, para hacerse más ricos”, dijo Gore.

En el informe se señala al transporte como uno de los impulsores clave del crecimiento de las emisiones, y que las personas de los países ricos muestran una tendencia creciente a conducir automóviles con altas emisiones y a tomar más vuelos. Ante esto, Oxfam pide más impuestos sobre los artículos de lujo con alto contenido de carbono, como un impuesto a los viajeros frecuentes, para canalizar la inversión hacia alternativas bajas en carbono y mejorar la situación de los sectores empobrecidos.

“No se trata de personas que tienen unas vacaciones familiares al año, sino de personas que toman vuelos de larga distancia todos los meses; es un grupo bastante pequeño de personas”, dijo Gore.

Si bien la crisis del coronavirus provocó una caída temporal de las emisiones, es probable que el impacto general en el presupuesto de carbono sea insignificante, según Gore, ya que las emisiones se han recuperado después de los bloqueos en todo el mundo. Sin embargo, la experiencia de lidiar con la pandemia debería hacer que la gente sea más consciente de la necesidad de tratar de evitar una catástrofe futura, dijo.

Caroline Lucas, diputada del Partido Verde de Inglaterra, dijo: “Esta es una clara ilustración de la profunda injusticia en el corazón de la crisis climática. Aquellos que están mucho más expuestos y vulnerables a sus impactos son los que menos han hecho para contribuir a las emisiones de gases de efecto invernadero que los están causando. El Reino Unido tiene una responsabilidad moral aquí, no solo por sus emisiones históricas desproporcionadamente altas, sino como anfitrión de la cumbre climática crítica de la ONU del próximo año. Necesitamos ir más lejos y más rápido para alcanzar el cero neto».

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí