Luego de casi 18 horas de debate, la legalización del aborto obtuvo la media sanción de la Cámara de Diputados. Aunque el resultado estaba previsto, los votos a favor fueron aún más de los esperados y superaron, además, los conseguidos en 2018. La marea verde en las calles fue nuevamente abrumadora.

El movimiento de mujeres empuja, una vez más, la media sanción de la interrupción voluntaria del embarazo. En el sector antiderechos corre la desesperación. Hubo más votos este año, 131 a favor, 117 en contra y seis abstenciones, que en 2018 (129 votos afirmativos, 125 negativos y una sola abstención). Y además, se espera que en el Senado finalmente se logre que sea ley.

Algunos votos en contra, o que se esperaba que así fueran, salieron a favor, sobre todo desde el Frente de Todos. Algunos votos a favor, por peso de las presiones celestes, se convirtieron en abstenciones. Quienes no se pronunciaron previamente fueron volcándose de a poco hacia un lado y el otro. El final ya se veía venir, sobre todo porque, también a diferencia de 2018, esta vez sí hubo un impulso con peso desde el Poder Ejecutivo, que se manifestó desde el comienzo de la sesión, acompañando la presencia verde en las calles, que renovó su potencia.

El debate fue más breve que hace dos años y, por momentos, parecía que ya estaba todo dicho. No dejaron de sucederse los memorables momentos de absurdo. De movida, La diputada Lucila Lehmann (Coalición Cívica, Santa Fe) planteó una moción de orden para aplazar el debate hasta el 6 de enero por las festividades religiosas del cristianismo. La Cámara de Diputados lo rechazó y arrancó el debate por el aborto legal. La diputada Marcela Campagnoli, del mismo partido pero de Buenos Aires, habló de genocidio. La diputada Dina Rezinovsky honró su trayectoria y estalló con la calificación de «charquito verde» y acuso de corruptos a diputades que votaron a favor. «Me frustra saber que con la billetera están comprando diputados oficialistas», acusó.

También se reclamó por los «derechos del hombre», en el sentido del varón, claro…

Pero el ganador del premio campera amarilla diputado Olmedo 2020 es Héctor Stefani, del PRO de Tierra del Fuego, que contó la historia de una mujer llamada Mónica. En su intervención terminó revelando que, gracias a que Mónica no abortó, existe Fernando Cavenaghi, el ex goleador de River.

Con Viviana Canosa como líder (?) del acto central en las afueras, los celestes arrancaron la jornada con este psicópata en la calle, reclamando que toda la izquierda atea vaya al paredón.

Sí, la izquierda del FIT puso su bloque de dos votos a favor del aborto y son ambos ateos. Luego, en términos absolutos y relativos, el mayor aporte de votos provino del Frente de Todos, así como Juntos por el Cambio puso el mayor aporte de votos en contra, en términos absolutos y relativos. No faltaron los legisladores de la oposición que, aun estando a favor, consideraron que el debate se trató de una aviesa maniobra oficialista para ocultar los problemas que azotan al país. Hicieron de ese pataleo el eje de sus discursos, Fernando Iglesias descolló, como era de esperarse, en esa línea.

Pero, mal que le pese al barbado celeste, el aborto legal tuvo votos casi en todos los bloques. Saltó la grieta, como expresó al comienzo de su discurso Silvia Lospenatto, en otra participación imperdible cuyo cierre arrancó los aplausos en las calles. Acá los dos extractos.

Lospenatto fue una de las oradoras del cierre. El debate, que comenzó pasadas las 14:00, terminó a las 7:23 con el resultado puesto. Los jefes de bloque dejaron su lugar para que las mujeres terminen la jornada. Después de Lospenatto habló Gabriela Estévez y Gabriela Cerruti, ambas del Frente de Todos. También fueron vitoreadas en la plaza.

En las calles, los dos colores que representan a las mujeres y a los antiderechos pintaron carteles y merchandising. Desde Santa Fe también se siguió el debate, con un vigilia en la plaza San Martín.

Pero nada mejor que las fotos nocturnas, desde la esquina de Callao y Rivadavia, para ver la dimensión de la marea verde.

Una marea que estuvo firme hasta el momento de la votación, cuando después del amanecer las nubes se cerraron y cayó una garúa, para estallar en un grito de alegría que resonará en la próxima sesión del Senado, la jornada donde se espera que, finalmente, el aborto sea legal.

Cobertura en Buenos Aires: Ileana Manucci, Mariángeles Guerrero, Victoria Campana.
En Santa Fe: Marcelo Przylucki, Ezequiel Nieva, Juan Pascual.

 

 

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí