Texas prohíbe el aborto luego de las 6 semanas y Biden dice que viola un derecho constitucional

Este miércoles entró en vigencia en Texas una ley que prohíbe la mayoría de los abortos después de las seis semanas de embarazo. Se trata de la normativa más restrictiva que hay hoy en Estados Unidos y su presidente, Joe Biden, la tachó de extrema e inconstitucional.

Los derechos no son para siempre y para muestra está la situación de los derechos sexuales y reproductivos de las personas gestantes en Estados Unidos. A 48 años del caso Roe vs. Wade por el cual la Corte Suprema yanqui despenalizó el aborto en ese país, ahora algunos estados avanzan en la restricción de ese derecho.

Este miércoles 1 de septiembre, luego de que la Corte Suprema no actuará ante una solicitud para bloquearla, entró en vigencia en Texas una ley que prohíbe los abortos más allá de la sexta semana de gestación. Esta situación ya provocó que las clínicas en el estado rechazaran a mujeres que buscan el procedimiento.

Según informa el New York Times, «los jueces aún pueden fallar sobre la solicitud, que es solo un paso temprano en lo que se espera sea una batalla legal prolongada sobre la ley». Mientras tanto, el acceso al aborto en Texas se ha vuelto extremadamente limitado, el último ejemplo de un Estado liderado por republicanos que impone nuevas restricciones para poner fin a los embarazos.

La ley, conocida como Proyecto de Ley del Senado 8, equivale a una prohibición casi total del aborto en Texas. Alimentará aún más las batallas legales y políticas sobre el futuro de Roe v. Wade, la decisión de 1973 que establece un derecho constitucional al aborto. La ley no hace excepciones para los embarazos resultantes de incesto o violación.

En una solicitud de emergencia instando a los jueces a intervenir, los proveedores de servicios de aborto en el estado escribieron que la ley «reduciría inmediata y catastróficamente el acceso al aborto en Texas, excluyendo la atención de al menos el 85% de las pacientes (aquellas que tienen seis semanas de embarazo o más ) y probablemente obligaría a cerrar muchas clínicas de aborto». ⁣

Los precedentes de la Corte Suprema prohíben a los estados prohibir el aborto antes del punto en el que los fetos pueden mantener la vida fuera del útero, o alrededor de las 22 a 24 semanas. Pero la ley de Texas se redactó para dificultar la impugnación en los tribunales. Por lo general, una demanda que busca bloquear una ley porque es inconstitucional nombraría a funcionarios estatales como acusados. Pero la ley de Texas prohíbe que los funcionarios estatales la apliquen y, en cambio, delega a los particulares para que demanden a cualquiera que realice el procedimiento o lo «ayude e incite».

El presidente Joe Biden criticó este miércoles la ley y la tildó de «extrema» y dijo que «viola flagrantemente» el derecho constitucional de la mujer a abortar. «Hoy entró en vigor la ley SB8 de Texas. Esta ley extrema de Texas viola descaradamente el derecho constitucional establecido en el caso Roe vs. Wade y que se ha mantenido como precedente durante casi medio siglo», dijo Biden en un comunicado.

El presidente continuó: «La ley de Texas perjudicará significativamente el acceso de las mujeres a la atención sanitaria que necesitan, especialmente para las comunidades de color y las personas con bajos ingresos. Y, deplorablemente, faculta a los ciudadanos privados a interponer demandas contra cualquiera que crean que ha ayudado a otra persona a abortar, lo que puede incluir incluso a familiares, trabajadores sanitarios, personal de recepción de una clínica de atención sanitaria o extraños sin ninguna relación con el individuo».

Biden dijo que su administración estaba «profundamente comprometida» con el derecho de las mujeres a abortar y que su administración «protegería y defendería ese derecho».

Fuente: Instituto Guttmacher. Gráfico: Priya Krishnakumar, CNN.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí