Congelan hasta el 7 de enero los precios de 1432 productos de la canasta básica

Foto: Gabriela Carvalho

Con la inflación volando y una industria alimenticia que todavía está lejos de tener todas sus máquinas andando a full, el gobierno congeló hasta el 7 de enero los precios de 1432 productos de la canasta básica, que casi en su totalidad son producidos por apenas 60 empresas.

En agosto, la industria alimenticia apenas tenía en funcionamiento el 65,7% de sus máquinas, el porcentaje más alto desde enero de 2020. Las tarifas están congeladas desde el inicio de la pandemia, el dólar oficial estuvo planchado durante 2021 y los salarios vienen quedando por debajo de la inflación desde 2016. ¿Por qué entonces la inflación anual de alimentos y bebidas es del 53,4%? La respuesta quizá esté en la medida que tomó hoy el gobierno, que dispuso un congelamiento de precios hasta el 7 enero, en valores retroactivos al 1º de octubre, para 1432 productos de la canasta básica. El responsable de la medida, el secretario de Comercio Interior Roberto Feletti, explicó que de esa lista «prácticamente 47 empresas reúnen el 74% de esos productos» y que, como mucho, las negociaciones se llevaron adelante «con 60 empresas que son las más importantes y poderosas del país».

Dicho de otro modo, en un mercado concentrado las empresas incrementaron sus ganancias aumentando precios y no aumentando la producción para que más gente consuma. Todo un dato a tener en cuenta sobre todo en lo que refiere a la producción y venta de alimentos, bebidas y productos de limpieza e higiene, donde el impacto de la pandemia fue menor que en otros sectores de la economía: la producción fabril continuó y los supermercados siempre estuvieron abiertos, para empezar.

La decisión del gobierno se tomó de forma unilateral, después de una semana de negociaciones que tuvieron ayer su pico máximo de tensión con un comunicado de la Coordinadora de Productores de Alimentos (Copal), comandada por el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, un halcón neoliberal. No está claro todavía quién hará eficaz esa medida a través de los necesarios controles, ya que Comercio Interior no posee delegaciones provinciales y, además, quedó raquítica en su organigrama tras el paso del macrismo.

Pese al comunicado de la Copal, la cartera destacó que «la medida de retrotraer los precios de los productos en cuestión al 1º de octubre pasado y de mantenerlos vigentes hasta el 7 de enero de 2022 fue consensuada por un amplio porcentaje de los representantes de las empresas participantes (tanto productoras como comercializadoras), que así lo hicieron saber a las autoridades de la Secretaría».

«A pesar del esfuerzo realizado por las empresas en enviar sus propuestas de participación, las mismas no fueron tenidas en cuenta, así como tampoco fue considerado el pedido de generar un espacio de intercambio en lo inmediato, que permita clarificar las realidades y posibilidades de los distintos sectores y encontrar en conjunto un acuerdo sostenible», dijo la Copal en su comunicado.

Según Feletti, «de los casi 1500 productos incluidos en la lista hay observados por las empresas 139, de los cuales 68 corresponden a observaciones de una sola empresa» que, según trascendió, es Molinos Río de la Plata, fabricantes de Luchetti, Matarazzo, Gallo, Terrabusi, Favorita, Exquisita, Cocinero, Minerva, Cruz de Malta, Blancaflor y muchas otras marcas.

De acuerdo a la resolución publicada este miércoles en el Boletín Oficial, en los últimos meses de la pandemia, «coincidente con un fuerte proceso de recuperación económica, se han advertido y verificado aumentos generalizados en el precio de venta de productos tanto de alimentos para la población, así como también de productos de higiene y cuidado personal; los que resultan irrazonables y no se corresponden con las variaciones recientes de las estructuras de costos de producción«.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí