El FMI admitió que el préstamo otorgado a Macri «no cumplió ninguno de sus objetivos» y terminó en «fuga de divisas»

El organismo presentó el informe sobre el stand-by al gobierno argentino en 2018. Reconoció que el «programa no cumplió con sus objetivos», y subrayó que «el aumento de los reembolsos, junto con la fuga de capitales de los residentes, ejerció una presión considerable sobre el tipo de cambio». 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dio a conocer las conclusiones de su  investigación interna sobre el préstamo de 57 mil millones de dólares (45 mil millones efectivos) que le otorgó al gobierno de Mauricio Macri. Un crédito que no sólo fue el más alto de Argentina, sino también el mayor en la historia del organismo internacional.

En su evaluación del programa de stand by de 2018 con la Argentina, los directores del FMI, consideraron que «la estrategia y la condicionalidad (…) no eran lo suficientemente sólidas para abordar los problemas estructurales profundamente arraigados de Argentina, incluidas las frágiles finanzas públicas, la dolarización, la alta inflación, la débil transmisión de la política monetaria, un pequeño sector financiero interno y una base exportadora estrecha».

Tras recordar que la Junta Ejecutiva del organismo aprobó en junio de 2018 el «acuerdo de reserva más grande en la historia del Fondo», el informe concluyó que «se cumplieron las políticas y los procedimientos pertinentes del Fondo, incluidos los relacionados con la financiación, las salvaguardias y el diseño de programas». Sin embargo, aclaró que el «programa no cumplió con sus objetivos, a pesar de las importantes modificaciones de las políticas económicas».

«El aumento de los reembolsos, junto con la fuga de capitales de los residentes, ejerció una presión considerable sobre el tipo de cambio. A pesar de las intervenciones cambiarias más allá de las disposiciones del programa, el tipo de cambio siguió depreciándose, aumentando la inflación y el valor en pesos de la deuda pública, y debilitando los ingresos reales, especialmente de los pobres», precisó.

Según los resultados de la auditoria, el programa «no cumplió con los objetivos de restaurar la confianza en la viabilidad fiscal y externa y, al mismo tiempo, propiciar el crecimiento económico». En ese sentido, los directores lamentaron que el programa no cumpliera sus objetivos de restaurar la confianza del mercado, reducir los desequilibrios externos y fiscales, reducir la inflación y proteger a los segmentos más vulnerables de la población.

Los directores reconocieron que «el énfasis en la propiedad del gobierno también puede haber llevado a pronósticos demasiado optimistas, lo que debilitó la solidez del programa». Para los directores, el stand by creó «riesgos financieros y de reputación sustanciales» para el Fondo Monetario.

Aunque en general estuvieron de acuerdo en que el acuerdo de stand by era «consistente con las políticas y procedimientos del Fondo», consideraron que «el Directorio podría haber estado involucrado antes y más profundamente en el proceso».

Los directores destacaron varias lecciones, a modo de «autocrítica», para los programas respaldados por el Fondo, como la necesidad de incorporar «supuestos realistas»; que los programas se adapten a las circunstancias del país, incluidas las consideraciones de economía política, lo que podría implicar el uso de medidas no convencionales si es poco probable que las políticas macroeconómicas estándar funcionen.

También que el análisis de los riesgos debe presentarse claramente y comunicarse a la Junta; que no se impida una evaluación sincera de posibles mejores opciones de políticas y resultados de programas; una la comunicación externa eficaz; y un reparto adecuado de la carga al celebrar acuerdos de acceso excepcionales.

En resumen, la evalución se apoya en tres pilares::

1. Que el gobierno de Macri debió interponer controles de capitales para ordenar los flujos y evitar fuga de divisas, que es lo que terminó ocurriendo antes y después de tomado el crédito. De hecho, si se mide la fuga en los meses posteriores y teniendo en cuenta que el dinero es fungible, se fue del país casi la totalidad del préstamo.

2. Que la administración de Cambiemos debió poner en práctica, ni bien tomado el crédito, una reestructuración que pensara en un acuerdo posible para saldar la deuda. Y que, además, haciendo eso hubiese despejado el escenario de necesidades de financiamiento de corto plazo. Algo que nunca se llevó a cabo y que empezó a hacer el gobierno de Alberto Fernández ni bien iniciada la gestión.

3. Que, conceptualmente y en lo práctico, la idea de hacer un ajuste para controlar la inflación, no resultó. El FMI apunta en el trabajo que la inflación es un fenómeno “multicausal”, más que simplemente algo monetario. También acepta que las políticas de coordinación hubieran ayudado a fijar expectativas en torno a una menor tasa de inflación, pero éstas no fueron consideradas adecuadas por el gobierno de Macri.

Con información de Télam y Página/12

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí