Evaluarán el impacto de los incendios sobre la fauna silvestre de Corrientes

Es una iniciativa del Conicet que busca "generar un conocimiento fundamental para el manejo de los ecosistemas del noreste de Argentina". Entienden que el actual escenario de cambio climático global "implica conocer las amenazas para diseñar medidas basadas en evidencia científica".

Investigadores y técnicos del Conicet participan de un proyecto para determinar la cantidad de animales muertos y el efecto en poblaciones de especies amenazadas o recientemente reintroducidas como consecuencia de los incendios que se vienen registrando desde enero en las provincias de Corrientes y Misiones que, sostienen, "impactaron de lleno en muchas poblaciones de especies amenazadas".

aviso

Ante esta situación, investigadores y técnicos de este organismo iniciaron un proyecto colaborativo "junto a varias instituciones públicas y privadas para evaluar los efectos de este desastre en los animales vertebrados".

Según indicaron, la iniciativa "busca estimar, mediante recorridos por las zonas quemadas, la densidad de animales muertos por los incendios, en particular de especies amenazadas y/o en peligro de extinción que han sido recientemente reintroducidas en la ecorregión del Iberá".

Para ello, configuraron una aplicación para teléfonos celulares "que permite tomar información geolocalizada en terreno y generar automáticamente una base de datos". Mediante estas estimaciones y el procesamiento de imágenes satelitales "que permitirán medir la superficie quemada y el momento en que ocurrieron", señalaron, "se podrá obtener una aproximación de los efectos del fuego en la fauna silvestre".

En el caso de los Esteros del Iberá, explicaron que las áreas más afectadas corresponden a "sectores que protegen especies amenazadas y/o en peligro de extinción". Allí se albergan "aves emblemáticas de la provincia, como el yetapá de collar, la monjita dominica, el tachurí coludo, los capuchinos, el atajacamino ala negra y el águila coronada, entre otros", explicaron los especialistas.

Agregaron además que en estas áreas "se reintrodujo el guacamayo rojo y de muitú, así como la restauración de poblaciones de oso hormiguero y pecarí de collar". "Existen poblaciones de ciervo de los pantanos, aguará guazú, monos carayá y grandes concentraciones de carpinchos y diferentes anfibios y reptiles endémicos", enumeraron.

Sobre el proyecto, sus antecedentes e importancia

El fuego no había sido considerado hasta el momento un fenómeno capaz de amenazar a las poblaciones de estos ambientes, donde hay frecuentes focos de incendios naturales.

Sin embargo, ante el actual escenario de cambio climático global, conocer cuáles son sus amenazas sobre las especies animales y vegetales es muy importante para diseñar medidas de mitigación basadas en evidencia científica.

Al respecto, un estudio reciente sobre los efectos de los incendios en la región del Pantanal brasileño en 2020, reveló que 17 millones de vertebrados murieron calcinados durante esa catástrofe, incluyendo mamíferos de gran porte como monos y ciervos, hasta pequeños reptiles y anfibios.

"El estudio colaborativo que se desarrolla en Corrientes apunta a tener una segunda estimación en un ambiente similar, aunque con un muestreo aún mayor que el realizado en Brasil", detallaron desde el Conicet.

"Un hito"

Adrián Di Giácomo, investigador del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (Cecoal, Conicet-UNNE) y uno de los integrantes del proyecto resaltó que este estudio será "un hito en la investigación científica de la ecología del fuego en Sudamérica".

Por su parte, Diego Varela, profesional asistente del Instituto de Biología Subtropical (IBS, Conicet-UNaM), compartió con preocupación su reciente experiencia relevando campos y malezales de la reserva privada Guazutí, que fue completamente arrasada por los incendios en la zona de Galarza. También anticipó que pudo observar la presencia del amenazado Venado de las Pampas alimentándose entre las cenizas de los rebrotes verdes.

En el desarrollo de este importante trabajo también participa el Dr. Alejandro Giraudo, especialista del Instituto Nacional de Limnología (Inali, Conicet-UNL), quien explicó que en las tareas sobre el terreno se implementan “los censos por transectas lineales”, una metodología que se emplea al recorrer caminando las áreas quemadas para detectar los animales muertos a raíz de los incendios.

Los grupos del CONICET que forman parte de este proyecto pertenecen –además del INALI-, al Instituto de Biología Subtropical (IBS, CONICET - UNaM), el Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL, CONICET - UNNE), el Instituto de Ciencias de la Tierra, Biodiversidad y Ambiente (ICBIA, CONICET -UNRC); quienes trabajan en forma conjunta con el personal técnico de la Administración de Parques Nacionales (APN), la Dirección Nacional de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación (MAyDS), el Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico (CeIBA) y la Fundación Vida Silvestre Argentina.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí