Anoche no pude dormir bien. Y no tiene que ver con los rayos de madrugada que me despertaron. Tiene que ver con otro tipo de fenómeno que también asusta. Con un clima, pero no metereológico, sino de época. Como que se respira un aire de intolerancia extrema que permite que cualquiera diga cualquier cosa y sucedan cosas que ni en los peores de los pronósticos podía sospechar que sucederían. Y si no es intolerancia, es su polo opuesto: la tolerancia absoluta a todo. Y en ese todo, desde luego, incluyo lo nefasto y terrorífico.

Encuentran un cuerpo a orillas del río Chubut. Supuestamente a 300 metros río arriba de donde vieron por última vez a Santiago Maldonado, o algo así porque todo es impreciso. La urgencia, en un mercado de periodismo mercantilista, siempre se prioriza por sobre el rigor y el respeto al fundamental: la referencia precisa (mas no objetiva) a los sucesos. Que es el de Santiago. Que no. Que no nos apuremos. Marcelo Bonelli, para la medianoche, pasa de la confirmación, al condicional, para culminar en la espera a que hable el juez. Todo en 5 minutos, en tres twits diferentes. No es el punto. Tampoco que lo hayan encontrado en una zona donde ya se había rastrillado tres veces. Hoy el portal de TN dice que esta vez, participaron perros rastreadores especialistas. Que por eso ahora sí lo encontraron, aunque los mapuches aseguran que el cuerpo se veía desde la otra orilla. Sí, era el punto.

Se puede decir cualquier cosa. Ese es el clima que impera hoy. Esa es nuestra época. Cualquier cosa, sobre todo y todos. Volvimos al trava, la torta, el negro de mierda, el que vuelvan los militares y el hay que meterles una bomba en la villa o dejar que se maten entre ellos. En realidad, nunca se fueron: pasa que hoy vuelven a estar legitimados.

Pero sobre Maldonado, puntualmente. Leí y escuché cosas increíbles durante dos meses. Pero lo que pasó entre ayer y hoy me puso muy mal. Me siento muy angustiado. Pasaron cosas que me dejaron fuera de servicio. Voy a referir a dos hechos de ellos. El primero es Carrió. El segundo el que se disfrazó de Santiago para ir a la Fiesta de Disfraces de Paraná.

De Carrió uno puede y debe esperar cualquier cosa. Incluso, la mayor de las faltas de respeto a todo. Sobre todo a ella misma. Cuando Leuco Jr. dijo, en su programa, que las bajas temperaturas ayudarían a conservar el cuerpo, Carrió comentó: “Es como Walt Disney”. Leuco solo atina a responder: “Claro”. Ese fue como el hitazo de la noche. Pero yo vi algo que me pareció mucho peor.

Cuando le preguntan si se arrepentía de haber dicho que ella sabía que había un 20% de probabilidades de que Santiago estuviera en Chile, ella dijo que no. Y encima lo ratificó queriendo explicar que conoce cómo es la frontera por dos razones. La primera, porque ella vive en la frontera porque Misiones es fronteriza. O sea, ella vive en Buenos Aires, primero y principal. Y segundo, no todo Misiones limita… solo la frontera. ¿Ella vive en la selva misionera? ¿Vive en la frontera con Asunción? No entiendo. Pero hay algo peor aún.

Siguiendo con la lógica fronteriza, dijo que ella conoce la Cordillera porque tiene un tío abuelo que tiene un campo ahí… en un pueblo que no conoce el nombre pero que es el lugar más lindo de la zona. Entonces, por eso, porque tiene un tío abuelo que… ella sabe cómo funciona el río Chubut. Y por eso ratifica sus dichos. Lo vi en un video, no lo leí, no me lo contaron ni lo soñé. Aunque me hubiese encantado no verlo, porque no puedo digerirlo. No lo puedo tolerar y eso me angustia mucho.

¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede ser preferible inventar eso con tal de no decir “sí, me arrepiento, le pido perdón a la familia de Santiago”, y nada más? Dos veces tuvo la chance de decirlo. Dos veces de pedirle disculpas al dolor de una familia. Ni siquiera te hace falta creerlo para decirlo, Carrió. No lo puedo soportar.

Me parece insoportable que pueda decirse cualquier cosa. Y que además de eso ni siquiera tengan que preocuparse por defenderse cuando se demuestra que lo que dicen es falso e, incluso, imposible. Y ese es el clima de época: la impunidad plena; que es saber que vas a decir lo que se te cante, cagándote de risa de todo y todos, y que siquiera vas a tener que defenderte porque nadie te lo va a exigir. Y si te lo exigimos te reís más fuerte.

Tenés la impunidad de disfrazarte de un desaparecido para ir a divertirte a la Fiesta de Disfraces de Paraná y que nadie te diga nada. Está bien. Uno va a la fiesta a divertirse. Yo también lo haría. Pero si veo a un tipo disfrazado de desaparecido, se me terminó la diversión. Tengo un límite.

Que nadie te escrache. Que haya habido 50 mil personas para las que, en el mejor de los casos, pasaras desapercibido. No estás, no sos. Eso es un desaparecido. Y en el peor de los casos, serás un chiste y una selfie. Como lo fue para la piba que subió una foto vestida de “indiecita”, abrazada al desaparecido en democracia. Nadie lo escrachó, sino nos hubiésemos enterado por él o ella. Nadie.

Yo estoy muy mal. Por lo que está pasando y porque no me di cuenta de la magnitud de lo que iba a pasar. Afortunadamente para mí y mi psiquis, tengo la tranquilidad de que esto todavía me resulta insoportable. Intolerable. Inimaginable. Pero yo pensé que éramos más a los que nos pasaba lo mismo.

5 Comentarios

  1. Me parece o sos Ramiro el profesor que en algún momento dió clases en la Salle? Si sos vos, te felicito hermano, tremenda redacción, y quédate tranquilo que no sos el único, comparto cada palabra y cada sentimiento. Un abrazo

  2. No sos el único. A mi también me parece insoportable e intolerable toda ésta gran miseria e injusticia. Y también me siento sola. Y no sé cómo explicárselo a mis hijos, el país de mierda, el mundo de mierda en el que viven. Pero leer que hay gente diferente me hace sentir un poquito mejor…suerte!!

  3. Uno de los derroches de más grandes de bit de mi vida, prometía mucho la nota, pero me encontré con más berreteada como la que anda dando vuelta por ahí.
    «aire de intolerancia extrema»¿acaso nos hemos olvidados de los últimos años?

    «Que se metan la cacerola en el orto» – Moreno
    «Mis muchachos son expertos en partirle la columna y hacerle saltar los ojos al que hable.» – Moreno
    «Lo único que me mueve es el odio hacia la oligarquía» – DÉlia
    y así puedo seguir, con una lista interminable, ( ni hablar del.. «vamos por todos»)

    Como vos decis en la nota, hay un cuerpo, si llega a ser el de Santiago Maldonado, lamento avisarte que deja de ser un desaparecido y pasa a ser una víctima de un crimen o un accidente, no un crimen de lesa humanidad, les guste o no, asi que abajo de ese caballo de los derechos humanos que es un tema serio y no se suban antes de tiempo, que es cosa seria que desaparezca gente.
    En el dia de hoy Carrio pidió disculpas a la familia por lo que dijo.
    Conclusión: gaste bit de mi plan y lo que es peor tiempo de mi vida.
    Javier Castiglioni

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here