Sarasas presidenciales

Si George McFly no besaba a Lorraine no existiría el rock, sostiene el Lic. Ramiro.

Se viene el balotaje. Estoy tan interesado en la “decisión que va a cambiar la vida de los argentinos en los próximos 4 años” que no puedo no ocuparme con responsabilidad y respeto de ello. Me lo debo como comunicador social y como miembro estable de este honorable periódico. Estas son mis principales hipótesis sobre el futuro del país luego del 22N.

• Seguir diciéndole, en pleno 2015, “1, 2 y 3” a los bazares de chirimbolos, es el más grave síntoma de menemismo. Aunque según el índice de inflación del Indec (perdón: costo de vida) sería lo único que no cambió de los 90.

• Las personas se dividen en dos grupos: por un lado estamos los que ponemos el volumen del televisor y del stéreo del auto en un número par… y, por otro lado, están los que solo quieren ver al mundo arder.

• Existe una poco sutil diferencia entre que las personas crean que estoy de mal humor y por eso no les hablo y que, directamente, yo no tenga ganas de soportarlos… y si ustedes no se pueden dar cuenta de la sutileza, menos ganas de aguantarlos voy a tener.

• Había un cartel en el octógono de la Facultad de Humanidades de la UNL que decía “Debate joven en la UNL”. El principal disertante es Guillermo O’Donnell, que tiene 79 años de edad.

• El aerosol que usan los médicos en el fútbol es el mejor analgésico del mundo. He visto tipos corpulentos, atléticos, revolcarse y gritar del dolor… les pasan el aerosol y a los 10 segundos ya están corriendo y quejándose como si no les hubiese pasado nada. ¿Dónde los venden? ¡Quiero un pack!

• Se cayó Facebook por un par de horas y fue titular en las portadas de los principales periódicos del mundo… y cada 6 minutos se muere un pibe de hambre en el mundo y ni jota en ning… ¡Se cayó Facebook y me quiero matar!

• Recién recordaba esa época en la que decía “casi me trago un pelo” en vez de “casi me trago una cana”.

• No hay nada peor que poder hacer algo para no convertirse en un viejo de mierda y no hacerlo.

• Recién escuché a una madre gritándole a su hijita de no más de 7 años que esperaba en la calle para cruzar: “¡Subí para arriba, estúpida!” Señora, le diría que revise muy bien quién es la estúpida porque hasta ahora para abajo nunca nadie pudo subir.

• Instagram es el corpiño con relleno de las redes sociales.

• Hay personas que gastan mil pesos o más en comprarse jeans con agujeros… cuando llegue el Apocalipsis no digan que no nos avisaron.

• Twitter me pregunta si conozco a algunas personas… Sí Twitter, las conozco. ¿O por qué te crees que no las tengo en mi cuenta, eh?

• Tener tu mano hábil enyesada te hace valorar esas pequeñas cosas de la vida, como por ejemplo el troquelado del papel higiénico.

• En Halloween los padres les dejan hacer a sus hijos lo que les prohíben el resto del año: hablar y aceptar caramelos de un extraño.

• El horror es que el 95% de mis estudiantes nació en el 1 a 1 y no conoce los australes.

• Anteojito, ¿era un viejo pelado o un niño en tratamiento oncológico?

• Y al séptimo día, Dios se puso el jogging.

• El otro día fui al sanatorio a visitar a tres enfermos internados en habitaciones diferentes. Me sentí el servicio sacerdotal de urgencia.

• A los que dicen que es una gilada: ¿ustedes no entienden que si George McFly no besaba a Lorraine no existiría el rock, manga de insensatos?

Como verán, después del 22N, el mundo seguirá camino a su extinción… como si no hubiese habido nunca ningún balotaje.

Publicada en Pausa #165, miércoles 11 de noviembre de 2015

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí