#SíSePuede (ser un poco más ridículo)

La venía zafando. Ese mes que me tomé de vacaciones de este pasquín de las desgracias me cambió la agenda. Y la verdad también...

Flagelos de los 40

La experiencia me dicta que después de los 40 hay tres fenómenos irreversibles: la panza, la joggineta y despertarse antes que suene la alarma....

Bodas de plata

El año que viene se cumplen 25 años de que terminé la secundaria. A raíz de eso, el casi único amigo (no casi amigo...

Al final está la felicidad

Una vez, no hace mucho, cuando mi gorilismo (odio irracional al peronismo que yo ya empezaría a llamar "peronifobia") no me dejaba pensar libremente...

Verano del ‘94

Como casi todos los años hasta ese entonces, en 1993 pasé las fiestas de fin de año en la casa de mis tíos en...

Cuando me hablan del destino

¿Qué es el destino? ¿Qué es lo inexorable del destino? A riesgo de simplificar la cuestión, podemos afirmar que lo que no podemos evitar,...

Historia de juguetes

Hace poco vi Toy Story 3, y cuando terminó lloré (*). Lloré porque me acordé de mis juguetes y porque como Andy (el niño del film)...

Noti máchigue

En el grupo de whatsapp de este periódico de las desgracias, hablando de desgracias por supuesto, la Colo tira que hoy se cumplen 29...

El opio de las aulas

El otro día bromeaba diciéndole a unos amigos que hubo una época en la que los profesores daban clases mirando a los estudiantes para...

Genios del voto

No recuerdo una elección que se haya definido tan rápido. Antes de las 22, Antonio Bonfatti ya insinuaba la derrota. En verdad, confirmaba lo...