A la tarde jugó Colón; a la noche, Unión; durante todo el día, miles de personas peregrinaron hacia la Basílica de Guadalupe… Sin embargo, en la tarde del sábado 29 de abril, otros tantos santafesinos eligieron marchar hacia Plaza de Mayo para participar del acto por los 14 años de la inundación de 2003.

“La mayor inundación es la de la pobreza planificada”, bramó Jorge Castro, querellante de la causa penal, desde el escenario montado frente a Casa de Gobierno, durante la lectura del documento elaborado por la Asamblea de Inundados y Multisectorial de Derechos Humanos de Santa Fe. Allí se señalaron las responsabilidades políticas del gobierno de turno, encabezado por Carlos Reutemann. Y se exigió además al Poder Judicial una rápida respuesta ante las dilaciones de la causa penal que tiene como imputados al ex intendente Marcelo Álvarez, al ex ministro de Obras Públicas Edgardo Berli y  al ex director provincial de Hidráulica Ricardo Fratti, y de la cual fue excluido, en 2006, el propio Reutemann por decisión de Jorge Patrizi.

“La Justicia tiene la oportunidad histórica ante esta causa”, señalaron los inundados en su documento. “Si la cierra, sella la impunidad que seguiremos sufriendo los santafesinos y no solamente los inundados. De lo contrario, daremos un paso en dirección a restañar las profundas heridas que aún nos quedan y reafirmaremos la convicción de la justeza de nuestra lucha”.

La marcha

A las 17, en Plaza del Soldado, miles de santafesinos se encolumnaron detrás de una bandera roja con la leyenda: “Todos somos inundados”. Habían llegado desde d distintos barrios de la ciudad para marchar hacia Plaza de Mayo. Hubo un gran convocatoria de la CCC, también estuvieron el MST, el Frente Social y Popular y otras agrupaciones políticas y sociales.

“Como a los nazis, les va a pasar: a donde vayan los iremos a buscar”. El mismo cantito de los 24 de marzo se repitió esta vez dirigido a los inundadores, que siguen impune a 14 años de la inundación que dejó 23 muertos, según cifras oficiales, aunque el movimiento de derechos humanos contabiliza 160 si se suman los secuelados y los que fallecieron en los meses y años siguientes a la inundación.

C-m6qy6XcAAfyzi

Con la bandera del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, Jorge Castro lideró la columna de manifestantes por calle San Jerónimo rumbo al sur. Fueron alrededor de tres cuadras ininterrumpidas de vecinos que caminaron por momentos en silencio y de a ratos cantando contra los inundadores. En Plaza de Mayo, otro grupo esperaba a la marcha mientras desde los parlantes sonaba “Tuviste abril”, de La Gran 7.

“Cinismo y abandono”

El documento leído en Plaza de Mayo resume la posición política de los inundados a 14 años de la peor catástrofe en la historia de Santa Fe. En los primeros párrafos cuestionaron “la desidia de abandono y el cinismo del gobierno de Carlos Alberto Reutemann ante el crimen hídrico de la inundación del 28 y 29 de abril del 2003 en esta ciudad capital y zonas aledañas”.

Y luego: “Vivimos momentos decisivos en cuanto a la manifestación de justicia o impunidad por parte de la Corte Suprema de Justicia. Corte mayoritariamente reutemanista y que sospechosamente demora su manifestación sobre la queja judicial presentada por el payaso asesino ex intendente de esta ciudad Marcelo Álvarez, hoy  refugiado en un pueblo de la costa santafesina tratando de pasar desapercibido. La Corte está esperando con su demora que se acerquen los días electorales de este año 2017 para atemperar el impacto de su dubitativa decisión”.

Reutemann, el protegido de la Justicia

“Quieren hacer prevalecer el derecho individual de Marcelo Álvarez sobre los derechos colectivos de 150.000 seres humanos, sobre 28.000 familias inundadas, sobre 158 muertos, 18 de los cuales figuran dentro de la causa pena; el resto es material de descarte. De eso tendría que hablar esta Corte, del crimen hídrico, de los responsables, de las obras, de avisar la evacuación, de cuidar a los ciudadanos. Pero no es así, ellos sólo  miran la formalidad de lo legal y nos tratan de conducir a una trampa inmunda, pueden llegar a decir lo siguiente son culpables pero está prescripta la acción penal. La impunidad jurídica propia y de los que tienen dinero y poder, es la bandera que levantan estos lúmenes de la famosa justicia santafesina”.

En otro tramo, el documento relaciona las inundaciones recientes y el cambio climático con el modelo extractivista y agrexportador instaurado a partir de la soja transgénica: “Llueve donde antes no llovía, se inundan zonas, pueblos y ciudades que no sufrían frecuentemente estos fenómenos, y se cuentan por centenas de miles los afectados y victimas, las perdidas materiales y de vidas humanas se incorporan a las estadísticas como una infección social enmascarada que no tiene límites”.

inundacion_acto_14_añosB

“La corrupción de la obra pública y los negocios inmobiliarios de los sectores privados no se detienen ante nada modificando escenarios geográficos sin importarles las consecuencias inmediatas de barrios enteros. Se acrecienta el nivel de la riqueza en los sectores más privilegiados y en el otro extremo abundan los padecimientos de todo tipo. La mayor inundación es la de la pobreza planificada. Son los pobres principalmente los que pagan al por mayor estas desigualdades democráticas de un sistema productivo, político, social y cultural que sólo los cuenta para emitir su voto. La pobreza de esta democracia inundada de impunidad jurídica hay que buscarla en la explotación económica y no cargarla sólo a las lluvias intensas y al crecimiento de los ríos, ambas son profundamente inocentes”.

Ni olvido, ni perdón

Tras la lectura del documento, los integrantes de la Marcha de las Antorchas realizaron el ritual de cada 29 de abril: leyeron los nombres de los 160 muertos por las inundaciones mientras los manifestantes gritaban: “¡Presente!”.

C-nDAwSXUAAfcj0

Caía la noche en Santa Fe cuando la marcha cruzó a Tribunales a reiterar la principal demanda de los inundados: juicio y castigo a los culpables. Justicia en todo y para todos.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí