Formosa: detuvieron durante unas horas a dos concejalas que protestaban contra Gildo Insfrán

Gabriela Neme y Celeste Ruiz Díaz fueron arrestadas y luego liberadas en la tarde del jueves en medio de una protesta. Había acusado al gobernador Insfrán por las condiciones «inhumanas» en los centros de aislamiento para pacientes con Covid 19. 

Dos concejalas de la ciudad de Formosa, Gabriela Neme y Celeste Ruiz Díaz, fueron detenidas en la tarde de este jueves cuando se manifestaban junto a un grupo de vecinos en la puerta de la Escuela 18, donde funciona un centro de alojamiento preventivo.

La protesta se dio días después de que Neme denunciara al gobernador Gildo Insfrán por las condiciones de los centros de aislamiento para pacientes con Covid-19 y lo acusó de cometer delitos de lesa humanidad.

Poco después de conocida la noticia de las detenciones y que diversas imágenes se viralizaran en las redes sociales, las ediles recuperaron la libertad. Ruiz Díaz abandonó la comisaría acompañada por el senador nacional Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara alta. Luego fue liberada Neme. Ambas fueron recibidas en la calle por los aplausos de quienes reclamaban su liberación y en medio de un fuerte operativo policial, según consigna La Nación.

En diálogo con TN, el concejal de la UCR, Fabián Olivera, contó: «Fuimos invitados por un grupo de padres en una escuela muy conocida del centro de Formosa. Había familiares que estaban haciendo cuarentena hace más de 20 días, no tenían el resultado del hisopado. Acá los aislamientos se hacen en escuelas, clubes. Fuimos a acompañar a ese grupo de padres y familiares, se manifestaban con ollas y cacerolas, nada de violencia ni armas, éramos 30 personas».

«Empezaron a llegar los policías, terminaron siendo cinco camionetas, nos dijeron que no podíamos manifestarnos, que no podíamos acompañar a los familiares. Les dijimos que no, que necesitaban ser escuchadas las personas», explicó el edil. «Me empujan primero a mí, me sacan del grupo de padres, después a Gabriela la empujan contra la pared y cobardemente, entre 6 o 7 policías hombres y mujeres la empiezan a empujar, la suben a la camioneta».

«Nosotros somos concejales, no podemos ir presos de forma tan autoritaria y violenta. No hacíamos nada, no cortábamos la calle. Estábamos acompañando un reclamo», concluyó el concejal.

 

 

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí