CFK: «No voy a seguir tolerando las operaciones de prensa del entorno presidencial»

La vicepresidenta publicó en su página personal una carta abierta dirigida a sus «compatriotas» en la que desmiente algunas de las versiones que circulan desde el fin de semana. Propuso a Manzur como Jefe de Gabinete y cuestionó al vocero presidencial y al presupuesto 2022.

Fernández de Kirchner publicó este jueves una extensa misiva con la que pretende desarmar algunas «operaciones de prensa» que, a su criterio, lastiman a su entorno y a su espacio político. En la carta, Cristina hace referencia a los temas que han ocupado la agenda desde el fracaso electoral del Frente de Todos del domingo: recordó que sus críticas a la política económica del gobierno y a ciertos «ministros que no funcionan» no son nuevas, evidenció las diferencias con el presidente y dio algunos detalles de las distintas reuniones que mantuvo con Alberto Fernández.

En una de esas reuniones (la última antes de las PASO) Cristina le planteó al presidente que «creía que se estaba llevando a cabo una política de ajuste fiscal equivocada que estaba impactando negativamente en la actividad económica y, por lo tanto, en el conjunto de la sociedad y que, indudablemente, esto iba a tener consecuencias electorales. No lo dije una vez… me cansé de decirlo… y no sólo al Presidente de la Nación. La respuesta siempre fue que no era así, que estaba equivocada y que, de acuerdo a las encuestas, íbamos a ganar “muy bien” las elecciones. Mi respuesta, invariablemente, era “no leo encuestas… leo economía y política y trato de ver la realidad”».

Sobre el domingo de las PASO y la derrota del Frente de Todos, la vicepresidenta comparte una lectura muy dura: «el domingo pasado nos abandonaron 440.172 votos de aquellos que obtuvo Unidad Ciudadana en el año 2017 con nuestra candidatura al Senado de la Nación… con el peronismo dividido, sin gobierno nacional ni provincial que apoyara y con el gobierno de Mauricio Macri y su mesa judicial persiguiendo y encarcelando a ex funcionarios y dueños de medios opositores a diestra y siniestra».

Agregó una lectura de lo que es, por estas horas, el tema central de la agenda política y periodística: la necesidad de que ciertas personalidades del Ejecutivo se corran de sus puestos. Al respecto explica que «al día siguiente de semejante catástrofe política, uno escuchaba a algunos funcionarios y parecía que en este país no había pasado nada, fingiendo normalidad y, sobre todo, atornillándose a los sillones. ¿En serio creen que no es necesario, después de semejante derrota, presentar públicamente las renuncias y que se sepa la actitud de los funcionarios y funcionarias de facilitarle al Presidente la reorganización de su gobierno?».

La primera sorpresa surge de este punto: la idea de que Manzur sea Jefe de Gabinete no surgió del presidente (como se pensaba), si no de la propia Cristina. La vicepresidenta cuenta que en la charla con Fernández después de las elecciones dejó en claro que a su criterio «era necesario relanzar su Gobierno y le propuse nombres como el del gobernador Juan Manzur para la Jefatura de Gabinete. Sé que sorprenderá mi propuesta, es de público y notorio las diferencias ya superadas que he tenido con quien fuera mi Ministro de Salud desde el año 2009, cuando debí remover a quien entonces era mi Ministra de Salud por el fracaso en el abordaje de la pandemia de la gripe A (H1N1). Juan permaneció en su cargo hasta que renunció para disputar la candidatura a Gobernador de la Provincia de Tucumán en el 2015, cargo que obtuvo y revalidó por el voto popular no sólo a través de su reelección, sino también en la elección del pasado domingo».

El golpe más fuerte (e inesperado) de la misiva es para un hombre fuerte del albertismo que hasta acá venía pasando desapercibido: el vocero presidencial Biondi. Cristina lo sindica como el responsable de las «operaciones» que circularon en los últimos días, y lo deja muy en claro: «¿Por qué cuento esto? Porque no voy a seguir tolerando las operaciones de prensa que desde el propio entorno presidencial a través de su vocero se hacen sobre mí y sobre nuestro espacio político: Alberto Fernández quería que el Dr. Eduardo De Pedro fuera su Jefe de Gabinete y fui yo la que no estuvo de acuerdo. Mal podría ahora promoverlo para ese cargo». Añade al respecto: «A propósito de la categoría de funcionarios que no funcionan… el vocero presidencial escaparía a aquella clasificación. Es un raro caso: un vocero presidencial al que nadie le conoce la voz. ¿O tiene alguna otra función que desconocemos? ¿La de hacer operaciones en off por ejemplo? Verdadero misterio».

La vicepresidenta también hizo referencia a la economía, las encuestas, el presupuesto 2022 y cerró diciendo: «Cuando tomé la decisión, y lo hago en la primera persona del singular porque fue realmente así, de proponer a Alberto Fernández como candidato a Presidente de todos los argentinos y las argentinas, lo hice con la convicción de que era lo mejor para mi Patria. Sólo le pido al Presidente que honre aquella decisión… pero por sobre todas las cosas, tomando sus palabras y convicciones también, lo que es más importante que nada: que honre la voluntad del pueblo argentino.»

Podés encontrar el texto completo acá.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí