Algunos apuntes sobre las elecciones en Santa Fe

La extrapartidaria Carolina Losada junto a Maximiliano Pullaro (UCR ex Frente Progresista) y Gabriel Chumpitaz, diputado del PRO.

El renacer de la UCR, los errores de Perotti, el declive del progresismo, el guiño de Mirabella al socialismo y un debate que vuelve a escena: el “frente de frentes”.

Los resultados de las elecciones del domingo 14 en Santa Fe posicionan a Juntos por el Cambio como el principal emergente hacia el recambio político de 2023. La coalición opositora ganó en 16 de los 19 departamentos de la provincia. Para ello, fue determinante el aporte de la UCR, que ahora está en condiciones de disputar el liderazgo del espacio y de imponerles condiciones a sus socios del PRO y de la Coalición Cívica.

Ante un oficialismo debilitado y una tercera vía –el Frente Progresista– que se encamina a la testimonialidad, vuelve a cobrar fuerza en Santa Fe la idea de un “frente de frentes” que reúna a todos los sectores no peronistas. El caso testigo fue la elección de concejales en Venado Tuerto, donde ese experimento –bajo el nombre Primero Venado– funcionó a la perfección y relegó al peronismo al tercer puesto (Ciudad Futura quedó en segundo lugar).

La interna Perotti-Rossi fue un gol en contra para el peronismo en términos de rendimiento electoral.

A duras penas, el Frente Progresista solo pudo imponerse en la categoría de concejales en Rosario y quedó segundo en la ciudad Santa Fe. Está claro que la coalición que gobernó por 12 años la provincia no talla en elecciones nacionales. Pero, aunque el Frente gobierna las dos principales ciudades, no quedó bien parado para 2023.

Durante el último verano la UCR santafesina impulsó la idea de un frente no peronista. No se concretó, pero un sector importante del partido –capitaneado por el diputado Maximiliano Pullaro y los senadores Felipe Michlig y Lisandro Enrico– emigró hacia Juntos por el Cambio. Los resultados del último domingo favorecen aquella idea que no terminó de cuajar en el verano pero que ahora volverá a ponerse en debate dentro del espectro opositor.

En un curioso giro político, pocos días después de las elecciones el senador nacional y diputado electo por el Frente de Todos Roberto Mirabella le envió un mensaje al socialismo con el objetivo de dinamitar la eventual construcción de un frente de frentes. En una entrevista con Pablo Fornero, publicada en Letra P, Mirabella dijo sin tapujos que «el peronismo y el socialismo deberían acercarse en Santa Fe». ¿Pasará?

Para el peronismo provincial, de aquí en más todo será cuesta arriba. El acuerdo sellado en 2019 por el cual Omar Perotti ganó las elecciones está roto desde el cierre de listas. Ya no hay “unidad en la diversidad” y tampoco está claro el rumbo político que le imprimirá el gobernador a su gestión en la segunda mitad de su mandato, después de la ruidosa interna que protagonizó con el sector de Agustín Rossi.

Perotti arriesgó más de la cuenta y se puso al frente de la campaña. Subestimó al electorado al imponerles a sus candidatos locales y nacionales la estrategia de discutir políticas provinciales –como Billetera Santa Fe y el Boleto Educativo Gratuito– cuando lo único que estaba en juego eran las bancas del Congreso y de los Concejos municipales. La gente sabe muy bien que la elección de cargos ejecutivos es recién en 2023.

Estas elecciones no fueron un plebiscito

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí