Este año ya se registraron 203 femicidios y travesticidios en el país

Foto: Titi Nicola - CC BY-SA 4.0

Los datos corresponden al Observatorio Nacional MuMaLá y abarcan el período que va desde enero hasta el 22 de noviembre. En la provincia de Santa Fe se registraron ocho asesinatos de este tipo y el distrito con la tasa más alta de femicidios es Formosa, con 2,6 crímenes cada 100 mil mujeres. 

Este 25 de noviembre se conmemora un nuevo Día Internacional de Lucha por la Eliminación de la Violencia de Género y, como es habitual, la organización Mumalá difundió los datos sobre femicidios y travesticidios, producidos en nuestro país desde el 1 de enero al 22 de noviembre de este año.

Según este registro hubo 203 femicidios/travesticidios de un total de 298 muertes violentas de mujeres, travestis y trans, lo que arroja un promedio de una muerte violenta cada 26 horas. La edad promedio de las víctimas es de 36 años.

Además de los 203 femicidios, el Observatorio registró 41 muertes violentas asociadas al género, vinculadas a economías delictivas o colaterales (narcotráfico, venganzas, deudas, etc.) y robos; 40 muertes violentas de mujeres que están en proceso de investigación; 14 suicidios de femicidas; 284 intentos de femicidios, y 207 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre.

Respecto al análisis según los territorios, las provincias que presentan tasas más altas de femicidios son: Formosa (2,6), Santiago del Estero (2,4), Tucumán (1,9), Salta (1,6), Chaco (1,4), Neuquén (1,1), La Rioja (1). Argentina posee una tasa nacional de 0,87 femicidios cada 100.000 mujeres. Santa Fe registró este año ocho femicidios, con una tasa de 0,4.

Otros datos que aporta Mumalá:
– 67% de los femicidios fueron en la vivienda de la víctima o compartida.
– 64% de los femicidas fueron parejas o ex parejas.
– 33% fue asesinada con armas blancas.
-55% de las víctimas tenía entre 19 a 40 años.
-El 22 % de mujeres víctimas de femicidios había denunciado a su agresor, de las cuales el 60 % contaba con medidas de restricción. Sólo el 8% contaba con dispositivo electrónico de alarma.
-13% de los femicidios fue cometido por integrantes de las fuerzas de seguridad y en el 24% de los femicidios cometidos con armas de fuego se utilizó un arma reglamentaria.

«En este contexto de crisis socioeconómica, con un marcado aumento de la feminización de la pobreza, somos las mujeres y disidencias las principales víctimas del ajuste, la pobreza y la represión. Expresamos fervientemente que la Deuda es con nosotras, nosotres y con nuestras vidas», señalan desde Mumalá.

«Los posibles acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), implicarán seguramente recortes en la inversión pública, profundización de las desigualdades y violencias; entendemos que la prioridad debe ser ampliar, fortalecer y no debilitar las políticas para el abordaje de las violencias machistas», agregan.

Y finalizan: «El Estado y los gobiernos, garantes de velar por nuestros derechos y nuestras vidas deben implementar políticas públicas integrales con carácter de urgencia. Exigimos aún más en este contexto de crisis socioeconómica presupuesto para la prevención, asistencia y erradicación de las violencias machistas y declaración de la #EmergenciaNiUnaMenos. ¡Vivas y libres nos queremos!».

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí