El Patio Catedral vuelve a brillar

El Municipio firmó un convenio de seis meses con la Iglesia y, de esta manera, Santa Fe recupera un espacio histórico para el arte y la cultura. La reapertura se llevará a cabo este viernes con una feria de emprendedores y shows de títeres, teatro y música.

El emblemático Patio Catedral volverá a abrir sus puertas. El Municipio firmó un convenio con la Iglesia para que, por los próximos seis meses -en principio-, el lugar funcione como espacio artístico y cultural. La reapertura se llevará a cabo este viernes a partir de las 18 con una feria de emprendedores y shows de títeres, teatro y música a cargo de artistas locales.

La actividad dará inicio a las 18 con 25 stands de emprendedores locales nucleados en Capital Activa. A las 19 se presentará la obra de títeres “El gato y los ratones” del Teatro de Títeres Municipal, mientras que a las 20 subirán al escenario Luisina Vanoni y Mauricio Guastavino, quienes harán un repertorio de música brasileña. El cierre del evento, a partir de las 21 estará a cargo de la Fanfarria Ambulante, un cuarteto que fusiona la música, el clown y el humor. La entrada será libre y gratuita.

El patio de Santa Fe

Los inicios del Patio Catedral se remontan a fines del siglo XIX, cuando la Iglesia local impulsó la construcción de la denominada Catedral Nueva. El trabajo fue lento y terminó truncándose definitivamente hacia 1931. Desde ese año, el lugar quedó en ruinas, y con el paso del tiempo la movida cultural santafesina comenzó a apropiarse del espacio y dotarlo de vida. En 2015, Juan Pascual reseñaba algunas de las expresiones artísticas que pasaron por el patio: "En el Patio Catedral se realizaron cientos de recitales de músicos locales, en los que participaron desde bandas escolares hasta estrellas de nuestro sonido como Carneviva o el Coro Meridies. Pero también hizo su show María Martha Serra Lima, que rescató el lugar como uno de los más bellos, únicos y con mejor acústica que pisó en nuestro país. Algo que la Banda Sinfónica de la Policía de Santa Fe sabe perfectamente, ya que más de una vez ha versionado a Sandro y otros grandes, para delicia de los asistentes. Obras de teatro clásicas de las decenas de agrupaciones filodrámaticas de nuestra región se montaron en ese escenario. También allí hizo su segundo espectáculo de teatro aéreo el grupo Puja!, de donde salieran los artistas que hace poco brillaron en nuestra Costanera. El mítico Entepola (Encuentro de Teatro Popular Latinoamericano) tuvo sus mejores semanas bajo las estrellas y al cobijo de los enormes muros. Todos los fines de semana, los pibes desangelados de los 90 iban a ver proyecciones de recitales de rock, organizadas por el Cine Club, sentados en los bancos de plaza que algunas vez poblaron las gradas. Esos bancos volvieron a ocuparse cuando, hace muy pocos años, se filmó un recital que unió a los pioneros del beat-rock local: Alma Pura, Them, Virgem y Bichos de Candy".

Un patio para la cultura

Sin embargo, a fines del milenio, el Arzobispado de Santa Fe, propietario legal del terreno, decidió darle la espalda a las fuerzas creativas que habían llenado de vida al Patio Catedral y a la comunidad santafesina que tan bien había recibido la reconversión del espacio y volver a cerrar sus -imaginarias, porque no dejaba de ser un lugar en ruinas- puertas.  En 2015, frente a la intención eclesiástica de impulsar la construcción definitiva de la catedral, Pausa llevó adelante una campaña pública para visibilizar la necesidad de que el arte y la cultura no perdieran un espacio histórico e imprescindible. Paulo Ricci, el actual secretario de Educación y Cultura de la Municipalidad, escribía en ese entonces: "Desde que el patio se reabrió para que la cultura y el arte lo habiten, la ciudad no solamente recuperó un espacio inigualable para días y noches que marcaron a toda una generación de espectadores y artistas, también comenzó una nueva historia, la del patio cultural que ahora, con sus puertas abiertas a la ciudad, permitía imaginar puestas impensadas en las salas convencionales, coreografías imposibles de plasmar en un tapete y shows únicos que tenían un firmamento de verano o primavera como gran telón de fondo [...]. El Patio Catedral es el lugar que supimos recuperar para esa misa laica que es el arte y la cultura para todos. Porque ese patio que recuperamos hace ya casi 25 años dejó de ser un patio “catedral” y es, para todos nosotros, un verdadero Patio Cultural".

El patio cultural

Siete años después, la recuperación del patio representa un triunfo para la comunidad cultural santafesina, que anhela que la reconversión del espacio se rubrique de forma definitiva para que, una vez más, el firmamento sea el telón de fondo de nuevas e interminables noches de verano en las que podamos cerrar los ojos y perdernos en alguna melodía.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí