Peligra el apoyo del Estado al cine nacional

El gobierno de Mauricio Macri estudia eliminar algunos impuestos, buscando una “mejora en el sistema tributario”. Entre ellos, uno que deviene en aportes para el desarrollo del cine nacional.

Cada vez que vamos al cine a ver una película, el 10% de eso que estamos pagando va a parar al Fondo de Fomento Cinematográfico. Esto está establecido así por la Ley Nº 17.741, donde además se especifica que la administración de este fondo estará a cargo del Instituto Nacional de Cinematografía (INCAA).

Textualmente, el artículo 24 de la ley establece “un impuesto equivalente al diez por ciento (10%) del precio básico de toda localidad o boleto entregado gratuita u onerosamente para presenciar espectáculos cinematográficos en todo el país, y cualquiera sea el ámbito donde se efectúen. Los empresarios o entidades exhibidoras adicionarán este impuesto al precio básico de cada localidad”.

Según un artículo publicado por el diario La Nación el sábado 4 de febrero, el gobierno nacional estaría evaluando proyectos para bajar algunos impuestos. Para esto, contrató como asesora a Fiel, una fundación “que nació a comienzos de los años 60, a instancias de la Bolsa de Comercio, la Cámara Argentina de Comercio, la Sociedad Rural Argentina y la Unión Industrial Argentina”, según consigna el diario.

Entre las recomendaciones, se plantea eliminar impuestos “de bajo potencial recaudatorio” y que en algunos casos financian fondos con asignación específica. Por ejemplo la tasa del 10% que recae sobre las entradas de cine, entre varios recortes o modificaciones planteadas para mejorar la inversión y producir nuevos puestos de trabajo.

Al respecto, los Trabajadores Audiovisuales Santafesinos (Traus), el Cine Club Santa Fe, la Asociación de Actores Argentinos sede Santa Fe y Rosario (AAA), la Asociación de prensa Santa Fe (Apsf) y la Asociación de Realizadores de Entre Ríos (Araer) y la Cámara de Empresas Productoras de la Industria Audiovisual de Rosario (Cepiar), emitieron un comunicado en el que manifiestan su preocupación y convocaron a todos los trabajadores a mantenernos en estado de alerta y movilización para defender nuestro cine y los miles de puestos de trabajo que generan en todo el país. Además, afirmaron que “eliminar el 10 % de la taquilla es desfinanciar el Incaa y llevar a la desaparición a nuestra industria cinematográfica. La única razón para quitar el 10% de la entrada al cine es que dichas pantallas sean ocupadas en un 100% por un cine producido y distribuido por grandes empresas y corporaciones, casi exclusivamente norteamericanas. Menos películas argentinas es igual a menos técnicos, menos actores, menos productores, autores, prestadores de servicios. Menos trabajo argentino y menos historias con miradas propias”.

En el mismo sentido, se pronunciaron los sindicatos del sector que representan a los Técnicos, Actores y Extras a nivel nacional, quienes expresaron: “Enterados públicamente de la reforma tributaria que prevé llevar a cabo el Gobierno Nacional instaurando la eliminación del impuesto del 10% en las entradas de cine que establece la ley 17.741 del año 1968 y la ley 24.377 del año 1994, impuesto destinado al Fondo de Fomento Cinematográfico que gestiona el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), nos vemos en la necesidad de advertir que este impuesto, que permite fomentar nuestra industria cinematográfica y el arte y cultura nacionales que nos representan a través de ella, de ser suprimido conllevaría a la aniquilación del Cine Argentino, causando la pérdida de miles de puestos de trabajo de Técnicos, Actores, Extras, Directores, Músicos, Autores, más toda la mano de obra ligada a esta actividad”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here