Javier Martín, UIA: «Nuestras pymes industriales están en peligro de extinción»

El macrismo cierra su penoso ciclo con un descontrol total de la economía, arrojando a millones de argentinos a la pobreza y destruyendo el tejido productivo del sector privado.

El gobierno no mueve ni una coma de los trazos maestros de su política económica e intenta parches de imposible aplicación, que además afectan directamente los presupuestos (y la gobernabilidad) de las provincias. Algunos le dicen “morir con las botas puestas” a lo que en verdad es una peligrosa necedad.

La crisis desatada a comienzos de 2018 toma ribetes cada vez más temibles. Frente al horizonte de un cambio de gobierno, dialogamos con once referentes para conocer su evaluación sobre el proceso atravesado los últimos años, sus expectativas y sus deseos.

Arte Gráfico: Manuel Manso.

Javier Martín, Unión Industrial Argentina. La elevada inflación, la prolongada contracción económica, la caída del mercado interno, las exorbitantes tasas de interés, la desaparición del crédito productivo, la insoportable presión impositiva y la prolongada pérdida de rentabilidad sufrida en los últimos dos años han llevado a nuestras pymes industriales a un alarmante estado de precariedad. Además de lo anterior, la repentina devaluación no ha hecho más que agravar esa preocupante situación generando la paralización de muchas operaciones comerciales, la pérdida de los precios de referencia para insumos y materiales, una grave afectación de toda la cadena de pagos y una gran pérdida de capital de trabajo para nuestras pymes.

Pedimos a las autoridades con poder de decisión protejan a nuestras pymes tomando urgentes medidas para: estabilizar el dólar como principal precio de referencia de nuestra economía; garantizar el otorgamiento de los REPRO para las empresas en crisis; instruir a AFIP para suspender sus embargos bancarios a las pymes con problemas; calcular los impuestos y anticipos sobre costos ajustados por inflación para no pagar sobre ganancias ficticias; reponer las líneas de financiamiento para la producción a tasas razonables; eliminar las retenciones para las exportaciones con valor agregado; reactivar el mercado interno como principal movilizador de la producción nacional; reducir la presión tributaria nacional y provincial que asfixia la producción; pesificar las tarifas de la electricidad y del gas, insumos críticos para producir.

Hoy nuestras pymes industriales están en peligro de extinción y con ellas cientos de miles de puestos de trabajo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here