A 15 días, Gómez Centurión estalla de nacionalismo católico y Santa Fe se engalana

Qué poder de síntesis el del carapintada y ex funcionario de Cambiemos Juan José Gómez Centurión. En un solo tuit vomitó lo más soez de la tradición argentina. Mientras tanto, Santa Fe espera la tormenta y pone a punto el Paraninfo para el debate. Y Macri evidencia una vez más la solidez del Teorema de Baglini. 

Tiene su propia entrada en Wikipedia. El Teorema de Baglini, nombrado así por el diputado radical Raúl Baglini, quien lo formulara en 1986, reza del siguiente modo:

El grado de responsabilidad de las propuestas de un partido o dirigente político es directamente proporcional a sus posibilidades de acceder al poder.

Más lejos del poder, más inverosímil es la propuesta y al revés. Hoy, por tuiter, Mauricio Macri dio cuenta una vez más de la solidez del Teorema de Baglini. Ya en 2015 lo había hecho, proponiendo cosas contradictorias entre sí –bajar impuestos y aumentar la obra pública– o prometiendo lisas y llanas mentiras, como eliminar el impuesto a las ganancias para los asalariados. O la pobreza cero.

Sin ninguna preocupación por las cuentas públicas, por el precio de los alimentos en la mesa de los argentinos, ni nada, Macri volvió a formular una promesa de 2015. De hecho, fue una de las primeras promesas que cumplió, junto con quitar los controles de cambio y empezar a emitir bonos para la timba y títulos de deuda. Macri sabe en carne propia cuál es el costo general de no tener retenciones. Y sin embargo…

Considerando el Teorema de Baglini, cabe recordar que ahora Macri sí es presidente. Ah re.

Más temprano, Macri estuvo en Olavarría, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal. Ahí volvió a cebar a sus seguidores, preparando al partido social opositor post diciembre. Entre otros hits, tiró «Acá no hay choripán» y se embanderó de celeste con «Uno está con la familia y con la vida o con los delincuentes y el narcotráfico». Suave, arañando los votos de otro ultraderechista…

El pozo negro de la patria

¿Qué más fecal que el nacionalismo católico integrista? Hedionso y pastoso, hunde sus raíces bien hondo en todas las instituciones del país. Fue doctrina oficial de la última dictadura militar pero, antes, previamente y más allá de las Fuerzas Armadas, tenía una presencia prominente y propia en escuelas o centros de formación docente.

Juan José Gómez Centurión es la síntesis más viscosa de esa línea. Su publicidad «Si votás Fernández, votás aborto» debería quedar en los anales de la comunicación política. Es el candidato celeste por antonomasia. Y hoy, en un tuit, todo junto y al mismo tiempo, insultó a los pueblos originarios, celebró al catolicismo, rindió su tributo al terrorismo de Estado –eso quiere decir «Monte Tucumano»– y, acá no hay reproche, homenajeó a los soldados de Malvinas.

Cabe recordar que los verdaderos héroes de Malvinas también fueron víctimas de la dictadura, hombre horrible. Y que esas la cúpula entreguista de esas Fuerzas Armadas al servicio del capital extranjero y el vacimiento nacional, subordinadas a toda la troupe de José Alfredo Martínez de Hoz, son el exacto reverso de las heroicas escuadras que lucharon sobre el Paraná bajo el comando de Lucio Mansilla, en su rechazo al invasor anglo-francés.

Más acorde a la época, Alberto Fernández también se pronunció sobre el 12 de octubre

Ojalá le sirvan un liso caliente

En verdad le deseamos cosas peores al fascista este de Gómez Centurión, pero podemos empezar por esa, junto con pororó húmedo y maní viejo. Es que ya debe estar en nuestra ciudad, junto al resto de los candidatos. Mañana es el debate presidencial y así está quedando hoy el Paraninfo de la UNL. 

Un gran día para nuestra ciudad, estaremos allí para hacer la mejor cobertura. Seguinos en nuestras redes.

Y NO TE OLVIDES: TODOS LOS DÍAS PODÉS ENCONTRAR EL MEJOR RESUMEN ELECTORAL DE LA CAMPAÑA PARA LAS ELECCIONES DEL 27 DE OCTUBRE

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here