El 27 de octubre también se votaron diputados y senadores nacionales. Cómo quedarán representadas las diversas fuerzas políticas en el Congreso luego del 10 de diciembre.

Además de la elección del presidente y vice, el 27 de octubre también se eligieron los legisladores nacionales para la renovación de la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. Este recambio dejará al poder legislativo prácticamente en una paridad entre el próximo oficialismo y la futura oposición. Por lo que Alberto Fernández deberá buscar aliados y consensos para lograr quórum y aprobar sus proyectos de ley.

De mantenerse las actuales coaliciones electorales, en ambas cámaras habrá dos bloques parlamentarios mayoritarios: una correspondiente al Frente de Todos y otro a Juntos por el Cambio. El diputado nacional y actual presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, sintetizó: «Habrá equilibrio de poderes y es bueno para la democracia».

Sin embargo, este equilibrio plantea algunos interrogantes: ¿podrá Fernández articular y liderar la pluralidad de partidos, bloques y aliados que hoy reúne su espacio político? Y en contrapartida: ¿Qué sucederá con la alianza entre la UCR, el PRO y la Coalición Cívica? ¿Seguirán juntos el año que viene? ¿Quién será el líder de ese futuro espacio opositor?

En Diputados: dos grandes minorías

La polarización de la elección general generó que de las 130 bancas en juego, 121 fueron repartidas entre los candidatos de Alberto y Mauricio. Solo nueve pertenecen a otros sectores. Sin embargo, vale decir que entre ellos se encuentran los tres representantes del Frente Cívico Santiago del Estero y el del Frente Renovador de la Concordia de Misiones que durante la campaña militaron para el presidente electo.

En consecuencia, en función de estos resultados, desde diciembre la Cámara baja quedará integrada por 122 diputados del Frente de Todos; 120 de Juntos por el Cambio; 7 de Consenso Federal y 2 de la Izquierda. Además, el gobierno provincial de Córdoba tendrá cuatro diputados y los gobiernos de Neuquén y de Rio Negro, uno cada uno.

La bancada peronista desde diciembre será la primera minoría. Aglutinará a miembros del Frente para la Victoria, Frente Renovador, Partido Justicialista, Red Argentina, Movimiento Evita, Somos, Patria Grande. En total son 114. Por lo que, para lograr el quórum, tendrán que conseguir el apoyo de los peronistas de Córdoba, San Luis, Catamarca, Misiones y Santiago del Estero, que habitualmente actúan con identidad propia. En este marco, la negociación entre la Casa Rosada y el gobernador Juan Schiaretti será clave. Seguramente el gobernador cordobés sea uno de los garantes de la famosa gobernabilidad.

Por su parte, la segunda minoría será Juntos por el Cambio, con diez diputados más que en la actualidad. Alcanzaría unas 120 bancas, sumando las 51 del PRO, las 47 de la UCR, las 15 de la Coalición Cívica y otros seis monobloques. La pregunta que surge es si se mantendrán unidos en el futuro o si se va a desmembrar la coalición. Ahora bien, si se mantienen el bloque, seguramente el partido amarillo y el partido centenario se disputen la conducción del espacio. ¿Qué postura adoptarán? ¿Darán quórum o vaciarán las sesiones? ¿Garantizarán gobernabilidad o radicalizarán su posición?

El reparto de bancas deja al Frente de Todos con 122 y a Juntos por el Cambio con 120. Foto: Twitter.

Una tercera minoría, donde ambos bloques mayoritarios intentarán conseguir aliados, es Consenso Federal, el espacio que llevó como candidato presidencial a Roberto Lavagna. Aquí convergen siete diputados con distintas identidades políticas: los peronistas bonaerenses Graciela Camaño, Eduardo Bucca y Alejandro Rodríguez; el ex vicegobernador de Salta, Sergio Zottos; los socialistas santafesinos Luis Contigiani y Enrique Estévez Boero; y el independiente mendocino, José Luis Ramón. Vale decir que aún no está definido si todos ellos conformarán un bloque parlamentario.

Finalmente, el Frente de Izquierda, al obtener una magra cosecha de votos, desde diciembre se quedará con dos de sus tres legisladores. Termina su mandato Néstor Pitrola.

En ese marco de paridad, todo parece indicar que el próximo presidente de la cámara será Sergio Massa, tal como acordó con Cristina Fernández cuando sellaron su alianza electoral en junio pasado. El tigrense tendrá por delante la ardua labor de lograr que los legisladores aprueben los proyectos del próximo gobierno, en un contexto de virtual empate de dos minorías.

En el Senado: mayoría peronista

De mantenerse la unidad entre el sector kirchnerista y el bloque peronista, que militaron juntos por la fórmula FF, el peronismo tendría 37 bancas en el Senado. Eso significa que lograría quórum propio en el tratamiento legislativo. Por su parte, Juntos por el Cambio, de seguir como tal, sumaría 30 senadores desde diciembre, cinco más que ahora.

En estas elecciones se renovó un tercio del Senado. Con tres representantes cada una, la Ciudad de Buenos Aires y las provincias de Chaco, Entre Ríos, Neuquén, Santiago del Estero, Salta, Río Negro y Tierra del Fuego renovaron 24 de las 72 bancas. La fuerza que lidera Fernández se impuso en cinco de las ocho provincias, mientras que la coalición de Mauricio Macri se impuso en la ciudad de Buenos Aires y ganó ajustadamente en Entre Ríos. De las tres bancas restantes, dos fueron para el oficialismo de Santiago del Estero y una para el de Río Negro.

Vale decir que, además de este recambio eleccionario, también se suman la salida de varios pesos pesados de la cámara.

– Cristina Fernández dejará su banca para ser vicepresidenta y, por lo tanto, ser la presidenta del Senado. Su lugar lo ocupará el ex canciller Jorge Taiana.

– Omar Perotti deja su lugar para asumir como Gobernador de Santa Fe. Será reemplazado por el rafaelino Roberto Mirabella.

– Deja el senado el salteño Alfredo Olmedo, conocido por su campera amarilla y su militancia evangélica.

– Se termina el periodo de Miguel Ángel Pichetto, que fue candidato a vicepresidente de Macri, y se queda sin pan y sin torta

– Se va el macrista Federico Pinedo, actual presidente provisional.

– Se termina el mandato de Marcelo Fuentes, actual presidente del bloque del Frente para la Victoria y co-equiper de Cristina.

Ya han comenzado, entonces, las disputas y negociaciones por ocupar los cargos disponibles. Algunos rumores indican que el cordobés Carlos Caserío, actual presidente del bloque peronista, será el próximo presidente provisional. Y que la mendocina Anabel Fernández Sagasti liderará el futuro interbloque del Frente de Todos.

Cristina Fernández dejará su banca para ser vicepresidenta y, por lo tanto, ser la presidenta del Senado.

Curiosidades

Estas elecciones también dejaron algunas curiosidades que vale la pena mencionar.

– Cristina Fernández de Kirchner se convirtió en la persona que accedió a más cargos elegibles diferentes en la historia argentina. En orden cronológico, fue diputada provincial en Santa Cruz, convencional constituyente en 1994, senadora nacional por Santa Cruz, dos veces presidenta, senadora nacional por Buenos Aires y ahora vicepresidenta. Ganó las tres veces que se postuló para ocupar cargos ejecutivos nivel nacional: en 2007 con el 45%, en 2011 con el 54% y en 2019 con 48%.

– Los candidatos a senadores nacionales por Juntos por el Cambio que lograron ganar en sus distritos protagonizaron el recordado “conflicto del campo” del 2008. Por un lado, Martín Lousteau, ex ministro de economía y firmante la resolución 125, fue electo en Capital Federal. Por otro lado, Alfredo de Ángeli, líder de la revuelta sojera, ganó por pocos votos en Entre Ríos. Ahora ambos compartirán el bloque en la Cámara de Senadores. Las vueltas de la vida.

– Tras el resultado electoral, la diputada nacional Elisa Carrió anunció que se retira de la política. Adelantó que ya está tramitando su jubilación a partir del 1 de enero. «Mi misión política se acabó, no voy a ocupar ningún lugar. Ya soy presidenta emérita, fundé el partido, fijamos la agenda. Ya no entro en disputa de liderazgos», enfatizó. Y luego agregó: “el pueblo ganó la batalla por la República y yo fui parte de esa batalla». La líder espiritual del antiperonismo dejará su banca y, por tanto, quedará vacante la conducción del bloque legislativo de la Coalición Cívica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here