Volvió la democracia en Bolivia: Luis Arce asumió como presidente

Foto: AFP.

El acto protocolar se realizó esta mañana, con la presencia de militantes del MAS e integrantes de las comunidades originarias y campesinas. La dictadora Áñez estuvo ausente. Alberto Fernández ya se reunió con Luis Arce y en las próximas horas escoltará a Evo Morales de regreso a Bolivia.

Luis Arce Catacora juró este domingo como nuevo presidente del Estado Plurinacional de Bolivia. De esta manera, vuelve a instalarse el orden democrático en el vecino país. El nuevo gobernante asumió su mandato con la meta de superar la dura crisis económica y sanitaria. David Choquehuanca, flamante vicepresidente del Estado, fue el encargado de tomarle juramento, en la sesión de honor de diputados y senadores. La dictadora Jeanine Áñez no asistió a la ceremonia.

Después de ganar las elecciones del 18 octubre con el 55 % de los votos, el presidente electo y su vice recibieron los atributos presidenciales frente a una multitud que se congregó ante el Palacio Quemado en La Paz. Con la mano derecha sobre el corazón, Arce juró «por la Patria, por los próceres de la independencia, por nuestra Madre Tierra, por los dioses de nuestros ancestros, por nuestras hermanas y hermanos que dieron la vida por la democracia».

La plaza Murillo -frente al Palacio Quemado- fue rodeada por más de 200 miembros de los Ponchos Rojos, el grupo radical que apoya al MAS. En otro ingreso a la plaza, 100 jóvenes de las juventudes del MAS de El Alto, el trópico de Cochabamba y de las provincias de La Paz formaron también al estilo militar y con palos en mano se distribuyeron por diversas calles. La policía desplegó más de tres mil efectivos en seis anillos de seguridad alrededor de la sede de gobierno. Al acto asistieron integrantes de las comunidades originarias, sindicatos y organizaciones campesinas.

«Este 8 de noviembre iniciamos una nueva etapa en nuestra historia y queremos hacerlo con un gobierno que sea para todas y para todos, sin discriminación», anunció el flamante presidente. «Nuestro gobierno buscará en todo momento reconstruir nuestra Patria y vivir en paz. En este camino, la democracia es un valor fundamental de los pueblos», agregó.

Arce denunció la persecución y la masacre llevada adelante por el gobierno de facto que derrocó a Evo Morales en 2019. «Bolivia fue escenario de una guerra interna y sistemática contra el pueblo, especialmente contra los más humildes», acusó.

En este sentido, el mandatario boliviano señaló que «se estigmatizó a los movimientos sociales, a campesinos, indígenas y obreros». «Se humilló a las mujeres de pollera, se quemó nuestra wiphala, que es como quemarnos a nosotros mismos y nuestras raíces», afirmó Arce.

Asimismo, el presidente sostuvo que Bolivia atraviesa en este momento tres crisis: la institucional generada por «un gobierno que no salió de las urnas» en 2019, la sanitaria producto de la pandemia de coronavirus y la económica «derivada de la incapacidad del gobierno de facto». «Vamos a trabajar para recuperar los niveles de crecimiento que el gobierno de facto hizo añicos», prometió quien fue ministro de Economía en los tiempos de Evo Morales.

Arce manifestó además que la democracia implica proteger «el acceso a la salud, a la educación, al trabajo, a los ingresos y a la vivienda». «Democracia es el derecho de disfrutar de la riqueza que es para todos, no para unos cuantos», aseguró.

La jura del nuevo gobierno fue precedida de una semana conflictiva debido a bloqueos, marchas y paros en las ciudades de Santa Cruz, Cochabamba, Sucre y Potosí, donde se exigía una auditoría de las elecciones. «Una carta de la vocal electoral Rosario Baptista, pidiendo a la OEA una auditoría, exacerbó los ánimos de los movilizados, pero la tensión bajó cuando la autoridad electoral se rectificó y señaló que no cuestiona los resultados de los comicios», consigna el medio Nodal.

Alberto Fernández y el regreso de Evo Morales

Alberto Fernández viajó a Bolivia para participar del acto de asunción de las nuevas autoridades. El presidente argentino llegó ayer a La Paz y se reunió con el rey de España, Felipe VI, con el vicepresidente segundo de ese país, Pablo Iglesias, y con el mandatario de Colombia, Iván Duque. Esta tarde regresará al territorio argentino -concretamente, a La Quiaca-, donde se encontrará con Evo Morales para escoltarlo de regreso a Bolivia.

El presidente argentino manifestó su «amor, cariño y compromiso con el pueblo de Bolivia». «Hoy es un día muy importante, Bolivia recupera la democracia» definió Fernández, y aseveró: «Se termina la pesadilla que duró un año exacto. Estoy muy contento de estar acá y de que el pueblo boliviano se haya expresado y que tengamos autoridades legítimamente constituidas».

«Lo que tenemos que hacer es trabajar muy juntos», afirmó Fernández o a medios periodísticos en La Paz, en alusión a la relación bilateral con ese país. Además, consideró prioritario poner el «esfuerzo» de ambas naciones en «convertir a Latinoamérica en una unidad regional». Tras el acto protocolar de asunción, Fernández y Solá mantuvieron una reunión con el presidente Arce.

«Tenemos muchas cosas en común, somos el primer y el segundo país productores de litio; el litio es la energía del futuro y tenemos mucho para hacer juntos para eso», refirió el titular del Ejecutivo argentino.

Entre hoy y el martes, Evo Morales será acompañado por una caravana compuesta por miembros del Pacto de Unidad, desde la zona fronteriza con Argentina hasta Chimoré, ubicado en el trópico de Cochabamba. «Lo veo hoy en La Quiaca y mañana lo acompañaré hasta Bolivia», detalló este mediodía Alberto Fernández.

El primer mandatario argentino viajó al acto de asunción acompañado por el canciller Felipe Solá; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; los secretarios de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; general de la Presidencia, Julio Vitobello, y de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi; el senador Jorge Taiana y el diputado correntino Eduardo Valdés.

Presentes

En el acto de hoy estuvieron presentes tres presidentes, 15 misiones y una nutrida guardia sindical conformada por campesinos, ponchos rojos y mineros.

Entre los mandatarios presentes figuraron los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y de Colombia, Iván Duque. Participaron del acto, ademas de los cancilleres Jorge Arreaza, de Venezuela; Andrés Allamand, de Chile; Francisco Bustillo, de Uruguay; el canciller de Irán, Mohammad Yavad Zarif; el presidente del Consejo de Ministros de Perú, Walter Martos; el vicepresidente de España, Pablo Iglesias; el rey de España, Felipe VI; además de delegaciones de Estados Unidos, de Brasil, de Ecuador, de países de Centroamérica y del Parlamento Europeo, entre otras.

La delegación de Estados Unidos estuvo conformada por Brent J. McIntos, subsecretario de Asuntos Internacionales; Kevin Michael O’ Reilly, subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental y Josh Hodges, director senior para Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad.

Además de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Perú, también se acercaron la Comunidad Indígena del Pueblo Mapuche de Chile; la Coordinadora de Pueblos Indígenas de Venezuela, y el pueblo maya K”iché de Guatemala, entre otros, y sindicatos de Argentina y Chile.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí