Correpi: 411 víctimas de las fuerzas de seguridad en el primer año de Alberto Fernández

    Foto: Mauricio Centurión

    La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional publicó su informe anual. Fuerte crecimiento de las muertes de personas encerradas –en muchos casos como resultado del Covid 19– y de la represión durante el aislamiento. 

    La Correpi publicó su estadística de víctimas de la represión. Entre el 10 de diciembre de 2019 y el 19 de noviembre de 2020 contabilizaron 411 muertes, de las cuales 348 ocurrieron después del inicio de la cuarentena, el 20 de marzo y 63 antes. Observando los datos, la ONG que lleva los registros del gatillo fácil y la mano dura concluye que en este año «hubo un crecimiento exponencial de muertes bajo custodia, especialmente en cárceles provinciales y federales. De hecho, es la primera vez en décadas que debemos contabilizar cuatro muertes en unidades penitenciarias causadas por disparos de arma de fuego de integrantes del servicio contra personas presas desarmadas». Una de las principales razones es que la tasa de mortalidad por Covid 19 en los penales «casi triplica la extra muros, además de contabilizarse una elevada cantidad de otras muertes en contexto de protestas (seis sólo en Santa Fe), así como por incendios, ahorcamientos y enfermedades no asistidas».

    Así se reparten las responsabilidades represivas durante el primer año del gobierno del Frente de Todos:

    Fuerzas en gestión Fernández Casos %
    Servicio Penitenciario 237 57,66%
    Policías Provinciales 120 29,20%
    Policía Federal Argentina 22 5,35%
    Policía de la Ciudad 22 5,35%
    Otras Fuerzas 6 1,46%
    Gendarmería Nacional Argentina 3 0,73%
    Seguridad privada 1 0,24%
    TOTAL 411 100%

    Y estas fueron las razones de las muertes:

    Modalidades en gestión Fernández Casos %
    Muerte en cárcel, comisaría o bajo custodia 272 66,18%
    Gatillo fácil 103 25,06%
    Muerte intrafuerza o intrafamiliar 17 4,14%
    Otras circunstancias* 12 2,92%
    Causa fraguada o consecuencia de otros delitos 7 1,70%
    Total 411 100%

    «Como hemos mencionado, las medidas sociales adoptadas durante el ASPO se mostraron insuficientes, con lo que el aspecto represivo cobró relevancia y el resultado fue un incremento exponencial de detenciones arbitrarias, con su natural correlato de aplicación de tormentos y muertes en comisarías, seguido por un importante número de fusilamientos de gatillo fácil en las calles. Nuestro Archivo registra un número preocupante de casos, más aún si tenemos en cuenta que la disminución notoria de la circulación de personas debió haber generado una mengua importante. En las barriadas, a la ya fuerte presencia policial y de otras fuerzas de seguridad, se sumó la facultad del control de circulación con lo que la arbitrariedad y violencia policial se reflejaron en centenares de situaciones que hemos ido denunciando en nuestros reportes», dice Correpi.

    Desde 1983 para acá

    En cada año, Correpi actualiza su archivo tomando nota también de los casos que en años anteriores no fueron consignados, por no haberse dado a conocer. Este año publicaron su 25º informe, con la incorporación de 496 casos al archivo, totalizando 7587 víctimas entre 1983 y 2020.

    En lo que refiere a la responsabilidad por las muertes, desde diciembre de 1983, las policías provinciales en conjunto ocupan el primer lugar, con el 46,63% de los casos, seguidas por los servicios penitenciarios con el 38,54% y por la policía federal, con 8,01%.

    De todas las gestiones de la democracia, la de Cambiemos fue la más homicida. Los cuatro años de Macri son los peores en el registro de la Correpi, en este orden: en 2018, 497 víctimas; 2019, 480; 2017, 455; 2016, 443. «La administración Cambiemos fue la más letal, con un promedio de 1,31 muertes por día. Dicho de otra forma, una muerte cada 18,34 horas», grafica Correpi. Luego señala que con Fernández hay un descenso a 1,19 muertes por día –una cada 20,09 horas-. Le sigue la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, con 0,91 muertes por día, y la de Fernando De la Rúa, con 0,65.

    ¿Encarcelamiento masivo?

    Correpi pone el acento en un fenómeno que suele ocupar un lugar marginal en la agenda pública, el de las personas encerradas. Lejos estamos todavía de la situación de Estados Unidos, que tiene por sí misma cerca de un cuarto de toda la población encerrada de todo el mundo. Sin embargo, las cifras absolutas llaman la atención: hay más 120 mil personas presas en Argentina. «De 34.000 personas presas antes de la crisis de 2001, en 15 años llegamos a 75.000. Luego, en los duros años del manodurismo puntivista del trío Macri-Bullrich-Ritondo, esa cifra superó los 100.000. A ese total hay que sumar otras 20.000 personas presas en comisarías, alcaidías e institutos».

    Los presos son jóvenes y están adentro por gilada y sin sentencia. «El 60% del total son jóvenxs de 18 a 30 años de edad. Más de la mitad no tiene condena, sino que cumple prisión preventiva como pena anticipada. Casi el 90% de las personas detenidas están acusadas o condenadas por delitos contra la propiedad (robos, tentativas de robo, hurto, etc.) o por infracción a la ley de drogas, siempre por narcomenudeo, u otros delitos menores sin violencia».

     

    Dejar respuesta

    Por favor, ¡ingresa tu comentario!
    Por favor, ingresa tu nombre aquí