Hungría prohíbe contenido LGBTIQ en escuelas y medios de comunicación

El gobierno de ultraderecha de Viktor Orban dio un nuevo paso en contra de la población LGBTIQ con una ley que prohíbe contenidos que considera que «promueven la homosexualidad o el cambio de género» en menores de 18 años.

El parlamento húngaro aprobó una ley que prohíbe el contenido LGBTIQ en materiales educativos o en la TV y radio para menores de 18 años. Se trata de un nuevo paso en la agenda del gobierno de ultraderecha de Viktor Orban, que en enero ya había ordenado a una editorial «poner advertencias» en un libro para niñes por tener historias con «comportamiento incompatible con los roles de género tradicionales».

En mayo pasado, Hungría votó para poner fin al reconocimiento legal de las personas trans. En noviembre de 2020, el gobierno enmendó la constitución para declarar que en una familia “el padre es un hombre y la madre es una mujer”, lo que significa que las parejas homosexuales y trans ya no pueden adoptar niños. La nueva ley significa que los programas de televisión y radio y las películas con personajes homosexuales, o incluso una bandera del arcoíris, se permitirán solo en los horarios para mayores de 18 años, entre las 22:00 y las 5:00. También se prohibirá a las empresas y grandes organizaciones publicar anuncios en solidaridad con las personas homosexuales, si se considera que están dirigidos a menores de 18 años. Y sólo personas y organizaciones inscritas en un registro oficial pueden llevar a cabo clases de educación sexual en las escuelas, una medida dirigida a «organizaciones con antecedentes profesionales dudosos», instituidas «para la representación de orientaciones sexuales específicas», dijo el portavoz del gobierno. Los cursos escolares sobre sexualidad sólo podrán darse si respetan la «identidad constitucional» de Hungría y su cultura cristiana y si no propagan las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo o la reafirmación propia del género.

La ley, que equipara indirectamente la homosexualidad con la pedofilia, ha sido aprobada en el parlamento por 157 votos a favor y 1 en contra, ya que los partidos de la oposición de izquierda, decidieron como protesta no participar en la votación más que de forma testimonial con un voto. Desde Amnistía Internacional elevaron su repudio.

“Hay contenidos que los niños menores de cierta edad pueden malinterpretar y que pueden tener un efecto perjudicial en su desarrollo a una edad determinada, o que los niños simplemente no pueden procesar y que, por lo tanto, podrían confundir sus valores morales en desarrollo o su imagen de sí mismos o de la mundo ”, dijeron desde el gobierno húngaro.

Las organizaciones señalan que la legislación es muy parecida a la que Rusia aprobó en 2013 sobre la «propaganda gay», que conllevó un aumento de la homofobia en ese país. También se denuncia que «no tiene precedentes en la Unión Europea». El voto a favor fue puesto por la fuerza oficial de Orban, Fidesz, y un partido que es todavía más de derecha, el Jobbik.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí