Estados Unidos: Advierten que la variante Delta es «tan contagiosa como la viruela»

Con 100 mil contagios en un día, el mayor aumento diario desde febrero, y con solo la mitad de su población vacunada, Estados Unidos vuelve a ser el país con más casos diarios de Covid 19. El 99,5% de las muertes recientes se han dado entre personas no vacunadas. El gobierno de Biden evalúa estrategias para incentivar a ciudadanos a vacunarse.

Estados Unidos fue, durante gran parte de 2020, el epicentro de la pandemia en el mundo. A fines de ese año, el gigante del norte comenzó a vacunar masivamente: en playas, en supermercados, en aeropuertos, en farmacias, a ciudadanos yanquis y a extranjeros, casi sin distinción. Por eso, hasta allá, fueron muchos ciudadanos argentinos -con posibilidades de pagar pasajes y estadías en Miami- en busca de las vacunas que «acá no había», según rezaban a coro los grandes medios argentinos.

Con la vacunación a todo ritmo, Estados Unidos levantó buena parte de las restricciones en los últimos dos meses y volvieron las actividades presenciales, desde las escuelas hasta las fiestas, y se permitió dejar de usar tapabocas al aire libre, entre otras medidas.

Pero hoy, con la variante Delta propagándose a niveles mucho mayores que las anteriores, los contagios en Estados Unidos vuelven a ser el centro de atención de la comunidad científica. «Hemos chocado contra una pared. Llegamos al punto en el que hay que obligar a la gente a hacer lo correcto», advirtió a CNN el doctor Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia y miembro del Comité de Asesoría sobre Vacunas de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU.

Este viernes Estados Unidos volvió a ser el país con más casos diarios reportados de Covid 19, con más de 100.000 nuevos contagios, el mayor aumento en un día desde febrero. En el último mes, el promedio semanal de casos pasó de 14.000 a 76.000. Según el Dr. Offit, el culpable es la «tasa insuficiente de vacunaciones, y una solución puede ser exigir que las personas tomen medidas para protegerse a sí mismas y a su comunidad».

Actualmente, el 49,3% de la población de EE.UU. está completamente vacunada, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Cifra bastante lejana al rango de entre 70 y 85% que los expertos han estimado que sería necesario para frenar o detener la propagación del virus. «Hubo un tiempo en que dábamos tres millones de dosis al día. Si hubiéramos mantenido ese curso, podríamos tener aproximadamente un 80% de inmunidad de la población», dijo Offit.

Negacionismo antivacuna: el 99% de los muertos por Covid en Estados Unidos estaban sin vacunar

La pandemia de los no vacunados

«La guerra ha cambiado», dice un documento interno de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) difundido por The Washington Post. La presentación interna muestra que la agencia cree que está luchando por comunicar la eficacia de la vacuna en medio del aumento de las infecciones.

La variante delta del coronavirus parece causar una enfermedad más grave que las variantes anteriores y se propaga tan fácilmente como la varicela, dice el documento federal de salud interno que sostiene que los funcionarios deben «reconocer que la guerra ha cambiado».

En promedio, una persona infectada, vacunada o no, con síntomas o no, puede contagiar a ocho o nueve personas más (la variante original de coronavirus podía transmitirse a dos personas).

El documento captura la lucha de la principal agencia de salud pública del país para persuadir al público de que adopte medidas de vacunación y prevención, incluido el uso de mascarillas, a medida que aumentan los casos en los Estados Unidos y una nueva investigación sugiere que las personas vacunadas pueden propagar el virus.

El texto tiene una nota urgente, revelando que la agencia sabe que debe renovar su mensaje público para enfatizar la vacunación como la mejor defensa contra una variante tan contagiosa que actúa casi como un nuevo virus diferente, saltando de un objetivo a otro más rápidamente que el ébola o el virus de un resfriado común.

Cita una combinación de datos obtenidos recientemente y aún no publicados de investigaciones de brotes y estudios externos que muestran que las personas vacunadas infectadas con delta pueden transmitir el virus con la misma facilidad que las que no lo están. Las personas vacunadas infectadas con delta tienen cargas virales mensurables similares a las que no están vacunadas y están infectadas con la variante.

Los científicos de los CDC estaban tan alarmados por la nueva investigación que la agencia a principios de esta semana cambió significativamente la guía para las personas vacunadas incluso antes de hacer públicos los nuevos datos.

Los datos y estudios citados en el documento desempeñaron un papel clave en las recomendaciones renovadas que exigen que todos, vacunados o no, usen máscaras en interiores en entornos públicos en ciertas circunstancias, dijo un funcionario de salud federal.

El documento describe los «desafíos de comunicación» alimentados por casos en personas vacunadas, incluidas las preocupaciones de los departamentos de salud locales sobre si las vacunas contra el coronavirus siguen siendo efectivas y un «público convencido de que las vacunas ya no funcionan / se necesitan dosis de refuerzo».

Desde el CDC advierten que se debe continuar enfatizando la eficacia probada de las vacunas para prevenir enfermedades graves y la muerte, reconociendo al mismo tiempo que las infecciones de avance más leve pueden no ser tan raras después de todo, y que las personas vacunadas están transmitiendo el virus.

Nuevas recomendaciones y medidas

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lanzó este viernes una campaña más agresiva para vacunar a los estadounidenses, la cual incluye la obligación de que todos los empleados del gobierno federal, la fuerza laboral más grande del país, reciban la vacuna.

Biden alentó a los funcionarios estatales y locales a entregar 100 dólares a los recién vacunados, a forma de incentivo. «Si los incentivos nos ayudan a vencer este virus, creo que deberíamos usarlos», dijo el presidente. «Todos nos beneficiamos si podemos vacunar a más personas».

El Sistema de Tribunales del Estado de Nueva York anunció el miércoles que todos los empleados deberán someterse a pruebas periódicas de Covid 19 si aún no están vacunados; y la Organización Durst, uno de los desarrolladores inmobiliarios más grandes de Nueva York, dijo que los empleados que permanezcan sin vacunar después del Día del Trabajo serán despedidos.

El sistema de salud de Baylor Scott & White Health en Texas anunció el miércoles que los más de 49.000 empleados, voluntarios, proveedores y estudiantes deberán vacunarse en octubre.

El Departamento de Defensa anunció que se le pedirá a todo el personal militar y civil que certifique su estado de vacunación o se enfrente a nuevos requisitos «para usar una máscara, distancia física, cumplir con un requisito de prueba regular y estar sujeto a restricciones de viaje».

El 13 de mayo se había anunciado que la población ya no necesitaban usar tapabocas y máscaras en interiores o exteriores si habían sido vacunadas, pero eso ha cambiado a la luz de los nuevos contagios. «Dada una mayor transmisibilidad y la cobertura actual de la vacuna, el enmascaramiento universal es esencial para reducir la transmisión de la variante Delta», afirman desde los CDC.

El documento deja en claro que la vacunación proporciona una protección sustancial contra el virus. Pero también establece que los CDC deben «mejorar las comunicaciones sobre el riesgo individual entre [los] vacunados» porque ese riesgo depende de una serie de factores, incluida la edad y si alguien tiene un sistema inmunológico comprometido.

«Creo que el problema central es que las personas vacunadas probablemente estén involucradas en gran medida en la transmisión del delta», escribió Jeffrey Shaman, epidemiólogo de la Universidad de Columbia, en un correo electrónico después de revisar las diapositivas de los CDC. «En cierto sentido, la vacunación ahora se trata de protección personal: protegerse uno mismo contra enfermedades graves. La inmunidad colectiva no es relevante, ya que estamos viendo muchas pruebas de infecciones repetidas y progresivas».

Kathleen Neuzil, experta en vacunas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, dijo que vacunar a más personas sigue siendo la prioridad, pero es posible que el público también tenga que cambiar su relación con un virus que casi seguramente estará con la humanidad en el futuro previsible.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí