¿Qué puede pasar si frente al aula hay un negacionista antivacuna?

Foto: Mauricio Centurión

Un solo docente sin vacunar contra el Covid 19 y sin usar tapabocas contagió al 50% de un curso –el 80% de los estudiantes en las primeras dos filas–,reportó el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos. En Santa Fe, no hay ninguna precaución con los docentes antivacuna. 

El profesor, que nunca se vacunó contra el coronavirus, dio dos días de clases sin usar tapabocas y ya con síntomas de haberse contagiado de coronavirus. El resultado: 12 estudiantes contagiados de un total de 24 –ocho estaban en las primeras dos filas–, aun en un aula con potente ventilación cruzada, la puerta abierta y un purificador de aire en funcionamiento. El total de contagios posteriores escaló hasta 26 personas, entre compañeros de escuela de otras aulas y familiares de los afectados. Esas son las principales conclusiones de un estudio realizado en California por Centro para el Control de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), una de las principales autoridades sanitarias y epidemiológicas de Estados Unidos. En Santa Fe, el 1º de septiembre se retoman las clases presenciales. El Ministerio de Educación apenas señaló que el personal no vacunado también debe volver «asumiendo la responsabilidad de cumplir los protocolos que evitan poner en riesgo al resto de la comunidad educativa». No se detallaron otro tipo de medidas para contener ese riesgo admitido en la propia circular ministerial.

El estudio del CDC se realizó en California, uno de los estados que sí tomó medidas de restricción durante la pandemia y que no se caracteriza por ser marcadamente antivacuna, como buena parte de la población del sur de Estados Unidos. Todos los estudiantes eran menores de 12 años, por lo que no estaban ni podían estar vacunados. La profesora estaba contagiada con la variante Delta, que se supone que será la predominante en Argentina dentro de cuatro a ocho semanas.

Como en Estados Unidos, en nuestro país no es obligatoria la vacunación y no pueden restringirse los derechos de quienes han elegido ponerse en riesgo a sí mismos y a los demás, ya que la vacunación reduce sensiblemente la carga del virus y la posibilidad de contagiar a los otros, en caso de tener la enfermedad.

De todos modos, algunos distritos de Estados Unidos, incluyendo la ciudad Nueva York, ya anunciaron que la vacunación será requisito obligatorio para el personal escolar, reporta el New York Times. Otros distritos anunciaron que puede llegar a hacer demandas en la justicia, entendiendo que la seguridad de las vacunas es firme gracias a la aprobación total que la Administración de Medicamentos y Alimentos le dio a Pfizer.

A partir de los 12 estudiantes contagiados, el coronavirus llegó a otros seis estudiantes de la escuela que no estaban en el mismo aula y a ocho familiares de los niños, tres de los cuales tenían las dos dosis de vacuna. El condado de Marin, donde se hizo el estudio, tiene el porcentaje de vacunación más alto de California, con el 72% de la población mayor de 12 años vacunada con el esquema completo.

El peso de los antivacunas en Estados Unidos es decisivo. Actualmente, tienen el 60,6% de la población vacunada con al menos una dosis, contra el 60,7% de Argentina, pese a que tienen vacunas de sobra. En el caso de los niños que tienen entre 12 y 17 años, sólo el 31,9% completó su esquema de vacunación, cifra que baja a poco más del 10% en estados antivacuna predominantemente sureños, como Mississippi o Alabama.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí