Un estudio científico revela el impacto de los incendios de 2020 en el delta del Paraná

Los incendios, consecuencia de la lógica extractivista, se agudizaron por la sequía y la falta de controles. Foto: Mauricio Centurión

Según la investigación -realizada por especialista de la región- se registraron 83 especies de plantas y animales vertebrados afectadas por el fuego de forma directa e indirecta. Mientras tanto, el Congreso cierra su período ordinario sin tratar una ley que proteja a los humedales.

Un estudio realizado por el Conicet, la Universidad Nacional del Litoral, la Universidad Autónoma de Entre Ríos y el Foro Ecologista de Paraná revela el impacto de los incendios en los humedales de la zona del Paraná. Se registraron 83 especies de plantas y animales vertebrados afectados por el fuego de forma directa (mortalidad, corteza o nidos quemados, huida) como indirecta (semillas, frutos, heces y plumas quemados). A pesar de que el 94% de los incendios son intencionales -tal como lo reconoce el propio Estado en su informe diario de manejo del fuego-, el Estado no avanza en una ley que proteja a los humedales.

Los valores de severidad moderada-alta de los incendios en 2020 fueron -según el estudio-los más frecuentes (70%). Plantas como el ceibo y el timbó blanco fueron las especies leñosas más afectadas, mientras que sapos, tortugas de arroyo, teros y carpinchos presentaron los mayores porcentajes de afectación para vertebrados. 

Según el informe de la investigación, las quemas afectaron principalmente a los albardones (83%) siguiendo en orden de importancia las medialomas (47%), depresiones o lagunas internas (17%) y barrancas (5%). La profundidad del suelo quemado varió entre 2 a 12 centímetros, mientras que la altura de las llamas en especies leñosas alcanzó entre los 2,70 y los 4,20 metros.

"El uso de los humedales para la cría de ganado, para el cultivo de transgénicos como la soja y para la expansión de urbanizaciones exclusivas ponen en riesgo la conservación y restauración de los humedales", advierten los científicos. Por lo tanto, sugieren "la supresión y mitigación de dichos factores limitantes para valorar si la vegetación y fauna asociada puede regenerarse, o si se necesitaría a mediano y largo plazo de módulos de restauración activa". También, agregaron, es importante que en ese proceso se contemplen las visiones de los pobladores locales y la bajante extraordinaria del nivel del río Paraná.

Metodología del estudio

Los incendios en los humedales del río Paraná han aumentado en intensidad y severidad, particularmente en el año 2020. El objetivo del trabajo llevado adelante por las universidades y organizaciones socioambientales fue evaluar a corto plazo los efectos de los incendios intencionales sobre el suelo, flora y fauna en 17 humedales distribuidos en áreas de influencia del río Paraná Medio durante julio y septiembre de 2020.

Los datos de campo fueron vinculados a análisis de índices espectrales (severidad de fuego normalizada -dNBR- e índice de vegetación normalizada -NDVI). El estudio se realizó sobre la base de imágenes Sentinel.

Se siguieron metodologías estándares para la recolección de datos de campo, evaluándose tipos de unidades ambientales afectadas por el fuego (porcentaje), profundidad de quema en el suelo (centímetros alcanzados por los incendios), intensidad de quema (altura en metros de las llamas) y porcentaje de especies leñosas, especies vegetales y faunísticas dominantemente afectadas.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí