Libros

He atado dulcemente mi vida a los libros. Desde pequeñita. Recuerdo el primer libro que mi mamá me compró para que “leyera sola”: uno...

Las ruinas

En mi adolescencia, durante el menemismo, la ciudad estaba llena de ruinas. El Puerto, las estaciones de trenes, el Puente Colgante y lo que...

Jack London

¿Alguno de ustedes no leyó a Jack London? Pues deberían. A mí London me vuela la peluca. Varios años atrás encontré en la librería Mafalda...

Brum brum el autito verde

Hoy anduve por la ciudad como una loca. En mi autito verde por las calles con el escape medio limado. Bruuum bruuum el autito...

Plantas

Este año me propuse aprenderle el nombre a las plantas. No saber cómo se llaman no es tratarlas como es debido. Eso fue algo...

Ruidos

Si yo fuera sorda, este barrio estaría muy bien. De hecho los feriados, como semana santa que la calle estuvo desierta, está muy bien. A...

Sin wi fi

En los últimos doce meses, por distintas razones –mudanzas, roturas de artefactos, un virus que encriptó todos mis archivos, problemas con la instalación del...

Gomeras

Cuando llegué al botero, dos chicos juntaban piedritas en la costa. No al tuntún, las elegían sopesándolas en la mano, y las metían en...

Amazonia

En el 2011 viajé a la amazonia brasilera junto con la organización Vagalume, de Sao Paulo, que implanta bibliotecas en las comunidades rurales de...

Los Pomporerá

Mientras esperaba al botero, escuché una vocecita desde atrás: —¿Señora, usted está esperando para cruzar? Giré la cabeza, y reconocí su carita. Me llevó unos segundos...