Adonde vamos no necesitamos científicos

Hoy en Argentina es más fácil ganar la lotería que ser investigador del Conicet. Esa es la conclusión que se puede sacar luego de conocer los resultados de la última convocatoria. Relatamos cómo la era Cambiemos fue demoliendo a la ciencia argentina.

El Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) informó el 5 de abril los resultados a la Convocatoria 2018 para el ingreso como Investigador del organismo. En los resultados se evidencia que solamente pudo ingresar el 17% de los postulantes. Esto implica un avance significativo en la destrucción del sistema científico-tecnológico del país.

Seguramente los aritméticos más estrictos dirán que lo más difícil es pegar los números de la lotería, pero bien puede utilizarse la frase “es más fácil ganar la lotería que entrar al Conicet” como metáfora de la realidad de la ciencia nacional. Esto se debe a que de los 2595 postulantes solo 450 fueron aprobados para su ingreso.

La convocatoria había sido efectuada en mayo del año pasado para las modalidades Temas Generales, Temas Estratégicos y Fortalecimiento de Universidades. En un primer momento, estaba previsto que cada una de las modalidades tenga 150 ingresos, lo que da como resultado en total 450 cargos, aunque hubo algunos retoques dentro de las categorías. Este número significa que prácticamente la cantidad de investigadores nuevos es prácticamente la mitad que los establecidos durante el período 2012-2015.

Avanza la destrucción de la ciencia nacional

Los resultados publicados el 5 de abril dejan afuera a más de 2000 científicos jóvenes que durante siete años hicieron un doctorado y fueron becarios postdoctorales. Esta situación va a dar lugar seguramente a una profundización de la fuga de cerebros que comenzó tímidamente en 2016.

Por recorte, cae 60% el ingreso de investigadores a Conicet

Vale recordar que Cambiemos comenzó su gestión con la expulsión de 500 científicos (con doble recomendación: de una comisión evaluadora y de una junta de expertos) del sistema hacia fines de 2015. Y luego continuó con una caída del 60% de los ingreso en 2016. Y al año siguiente ni siquiera hubo convocatoria. Esto es lo que devino en que los rezagados del sistema vayan engrosando el número de postulantes en cada convocatoria subsiguiente.

Ajuste total: en 2018 no ingresará ningún investigador nuevo al Conicet

La situación del sistema científico-tecnológico nacional es muy crítica. Este nuevo achique se enmarca en un contexto de ajuste permanente. De hecho, en agosto del 2018 más de 200 directores y directoras de institutos de investigación publicaron una carta en la que denunciaban que “Conicet está al borde de la parálisis”. Y luego, en septiembre, el gobierno nacional decidió eliminar el Ministerio de Ciencia y Tecnología y convertirlo en Secretaría.

“El CONICET está al borde de la parálisis”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here